N° de Edición 6713
Fototitulares

Arruga a 10 años: el derecho de saber la verdad

Arruga a 10 años: el derecho de saber la verdad.

El pasado 12 de enero se realizó, en las instalaciones del Galpón 3 de González Catán, el ‘Festival solidario’ para conmemorar los 10 años de la muerte de Luciano Arruga.

Familiares y amigos de Luciano Arruga junto a Vecinos Organizados de La Matanza organizaron ese evento para recaudar fondos que le permitan seguir en la lucha por sacar la verdad a la luz.

Luciano nació un 29 de febrero de 1992. Él y sus papás fueron trasladándose de un lugar a otro buscando un sitio donde poder vivir. Finalmente, una anciana amiga de la familia los recibió en su casa de Lomas del Mirador.

El 31 de enero del 2009 marcaría las vidas de quienes hoy y a pesar de tantas idas y vueltas siguen en la lucha por encontrar la verdad, por buscarle un descanso a Luciano que la policía en su afán de poder se lo arrebató.

Diario NCO dialogó con dos miembros, Matías y Daniel del colectivo ‘Familia y Amigos de Luciano Arruga’ quienes explicaron y relataron los hechos y vivencias de la familia de Arruga.

Diario NCO: “¿Cuál son los motivos o fundamentos que llevaron a organizar estos eventos?”.

Matías: “Desde el 31 de enero del 2009, que fue la última vez que Mónica Marta y Vanesa, mamá, abuela y hermana de Luciano, los vieran con vida se hizo un reclamo jurídico para buscarlo y que duro 6 años.

Gracias a las proclamas populares, trabajo colectivo donde Vanesa y Mónica se pusieron al frente de la búsqueda y de un montón de organizaciones, militantes y ciudadanos de a pie, la mayoría de acá, del Oeste, del conurbano de La Matanza.

Y en dar puja con la policía,  la política para que el Estado responda sobre el paradero de Luciano y que lamentablemente como sospechamos lo encontraron sin vida, enterrado como NN de un supuesto accidente.

Desde el 2009 y después de haber encontrado a Luciano ya con la certeza de que la policía bonaerense lo había asesinado, pedimos el reclamo de justicia esperando que la Justicia Federal, que es la que entiende en  la desaparición forzada seguida de muerte de Luciano ubique a los responsables materiales, políticos y judiciales.

Porque hubo un conglomerado de instituciones que desde el Estado lograron esa represión que siguió con la muerte de Luciano y el haberlo mantenido desaparecido durante tantos años.

Con todo el colectivo de instituciones, que año tras año organizamos las actividades de enero y desde el seno de nuestra organización, estuvo la invitación de aquí del Galpón N° 3 de Gonzáles Catán y de Vecinos Organizados de la Matanza (V.O.M) cuyos fondos es para solventar  gastos”.

Diario NCO: “¿Cómo empieza la historia de Luciano?”.

Daniel:” Luciano era un pibe que se negaba a robar para la policía, a nosotros nos interesa visibilizar lo que paso con Luciano y también la problemática que están viviendo los pibes y pibas de los barrios más vulnerables.

Luciano tuvo esos episodios donde se niega a robar para la policía, al darse esa situación de represión estatal, gatillo fácil, la desaparición en dictadura en democracia considera esto a los cual los pibes y pibas no puede negarse.

La idea de callar, portan un secreto que puede se hable, al negarse, son perseguidos, hostigados y torturados. Por esta tortura que sufrió en el 2088 solo un policía ha sido condenado.

Los demás policías que están implicados en la desaparición forzada, no han sido procesados y aún están libres. Consideramos que después de 10 años es un caso de total impunidad,  acompañamos a la familia  en el derecho de saber la verdad y  justicia por Luciano”.

Diario NCO: “¿Derechos Humanos y el Estado nunca dieron respuestas?”.

Matías: “Entendemos, o por lo menos aprendimos a caminar, fuimos acompañados por un colectivo de luchadoras y luchadores como ‘Abuelas de Plaza de Mayo’, ‘Madres de Plaza de Mayo’, también organismos independientes como PDH (Procurador de los Derechos Humanos) de  La Matanza que fue unos de los primeros que abrazaron y acompañaron a la familia de Luciano.

Y entendemos claramente, a esos organismos, esos luchadores sociales que defienden los Derechos Humanos independientemente de cualquier relación con el Estado, creemos que habrá independencia total para poder seguir con estas luchas, también puede haber un diálogo con el Estado, puede haber un diálogo con las diferentes carteras.

Pero claramente no puede haber una relación intrínseca ni tampoco una prestación económica como ha pasado en algunos espacios de Memoria que terminaron siendo una funcionalidad de ‘Centro Cultural’, o lugares como la ESMA donde se han realizados eventos de fin de año de los sindicatos.

Nosotros entendemos que hay todo un colectivo de luchadores y luchadoras en defensa de los Derechos Humanos como ya les mencione que tiene un camino donde denuncia esta represión estatal  sistemática, que denuncia que no se ha desarmado el aparato represor del Estado desde la última dictadura.

Y de todos los gobiernos, todos  los  gobiernos democráticos de cual fuese la bandera política, va atravesar esta represión estatal, con distintas formas, con distintas metodologías pero la represión que era para sindicatos y estudiantiles fue direccionado y trasformado para los sectores más vulnerados.

De ahí, hemos tenido una respuesta, después en materia de Estado, nada. Todo la ración que hemos hecho  de denuncias ,del acampe, hemos  realizado un acampe de casi 60 días frente al ex destacamento de Lomas del Mirador donde ahora funciona el espacio de Luciano Arruga para poder lograr esa expropiación, para poder lograr el avance de las pericias de  la causa que en ese momento había quedado trabado.

También fue puntapié inicial para promover con mucha fuerza un ‘habeas corpus’ que después de haber sido rechazado por el juez federal que entendía en la causa de Luciano, la peleamos y dio lugar que tenía que ser tomada por el juzgado federal de Morón.

A los 20 días de haber desaparecido Luciano, en ese momento estaba en la justicia de La Matanza el juez  Banco, decía también procesar un ‘habeas corpus’ que había presentado la familia.

El Estado tuvo todas las herramientas al servicio para encontrar a Luciano y los rechazó desde un primer momento, diferentes Estados, con diferentes  colores de bandería política.

El Estado representa claramente la conformación  del enemigo, de políticas que no incluyen a pibes y pibas, un modelo detractor que en mayor o menor medida por acción u omisión termina teniendo como víctimas a los pibes y pibas como así también a las ciento de mujeres víctimas de la red de tratas.

Hay un montón de olvidados en esta sociedad, pero aparte de la responsabilidad social que tiene cada individuo, de cómo se compromete en estas cuestiones, también está la responsabilidad clara del Estado, la justicia y el poder político que hace muy poco.

Este año, para los 10 años, estamos preparando con familiares, compañeros y compañeras, en base de algunos trabajos que hemos realizados más profundos sobre la causa con profesionales en áreas de sociología y psicología y otros compañeros sin títulos pero que tienen interés por fomentar esta información un desglose de toda las cosas que han pasado a lo largo de estos años.

La lucha, la causa, la pelea de la familia, de lograr la expropiación y cerrar una comisaría, como también e incendio de un auto, de la casa de la mamá de Luciano, que hayan secuestrado a compañeros, que tengan fotos nuestras en la comisaria de La Matanza.

Que amenacen a los vecinos y vecinas del barrio diciéndoles que nos conocían ¿Qué hacían con nosotros? sacándonos fotos en las actividades, persiguiendo a los compañeros, incluso hubo abuso por parte de las fuerzas de seguridad en La Matanza.

Nada, del Estado nada. Todo fue a base de lucha, de pelear, de sacrificio, hasta de tener que obligarlos porque creemos que  el Estado argentino no ha tenido ganas, ni gusto por resolver la situación. Si no fuera por toda la lucha de la  Vanesa de Marta  y de los que estuvimos acompañando Luciano  hoy seguiría desaparecido”.

Después se inició el evento, a cargo de Claudio Bevilaqua docente y escritor comprometido con las causas sociales. La diversidad de exponentes desde malabares y poesías, donde se lucieron Anahí Cao y Uno del Oeste,  donde hubo stands con artesanías y libros de los cuales uno exponía el libro ‘Detrás de Luciano’ escrito por el abogado y amigo personal de la familia: Damián Piraino

Un libro totalmente artesanal, armado por los miembros de  allegados a la familia y donde relata claramente el día a día de la vida de Luciano y la lucha por recuperarlo.

En la contratapa un mensaje que expresa todo el sentimiento y el deseo de quienes no han claudicado en la lucha: “Esperamos que ‘Detrás de Luciano’ conduzca a la reflexión sobre la forma de vida de los pibes pobres de los barrios, de las diferencias de oportunidades con el resto de la sociedad basadas en la demonización de los medios de comunicación y la utilización que hace la policía de ellos.

‘Detrás de Luciano’ no es una declaración definitiva sobre los hechos ocurridos. Sin embargo es una crónica específica y sumamente personal”.

Imágenes: gentileza de Rubén Alberto Paz.

 

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close