N° de Edición 7416
Ciencia y Tecnología

Una científica argentina elabora un mapa de riesgo de rayos

TESTESTE

Una científica argentina elabora mapas de riesgo de rayos, de gran utilidad para la seguridad ciudadana y para los planificadores de infraestructura.

“Estos mapas deberían tenerse en cuenta, por ejemplo, al diseñar una red de líneas de alta tensión; al instalar radares e, incluso, para que las compañías de seguros puedan asegurar una casa”, explicó la geofísica Gabriela Nicora.

La científica, investigadora del Conicet en el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citedef), trabaja en estos mapas para su tesis doctoral en la Universidad Nacional de La Plata, dirigida por los investigadores Rodrigo Bürgesser y Edgardo Ávila de la Universidad Nacional de Córdoba.

Para ello, Nicora comenzó a relevar datos de la World Wide Lightning Location Network, una red de estaciones meteorológicas perteneciente a la Universidad de Washington que cuenta con más de cincuenta estaciones esparcidas por todo el mundo.

Antes, lo mapas «se realizaban a partir de datos obtenidos por un observador meteorológico. Es decir, por una persona que cada vez que escuchaba un trueno hacía una marquita en un cuaderno», contó Nicora.

Ahora, refirió, “estas estaciones están formadas por una antena con un amplificador y un GPS, y pueden captar una onda de baja frecuencia”.

“Cuando se genera un rayo, se emite muchísima energía en ese momento. Se libera mucha energía de amplio rango en el espectro electromagnético. Y también se emite una onda muy larga, de baja frecuencia, que tiene la característica de poder viajar largas distancias. Esas son las ondas que pueden detectar las estaciones”, detalló.

Comentó que «al ser la Tierra redonda, y debido al largo recorrido de estas ondas, una misma señal puede ser captada por distintas estaciones y eso a nosotros nos sirve, porque cuanta mayor redundancia de datos haya, existe un menor margen de error”.

Al pertenecer a una misma red internacional, todas estas estaciones recaban datos homogéneos y de calidad similar, lo que permite confeccionar mapas con mayor precisión y detalle que los antiguos.

En la Argentina hay actualmente tres estaciones funcionando: en Córdoba, en Trelew y en Río Gallegos. “Además, ya hay una cuarta antena que se está instalando en Villa Martelli, Buenos Aires. Con eso vamos a lograr mayor cobertura”, afirmó la científica.

Con los datos recabados hasta el momento, la investigadora confeccionó un mapa general y cuatro estacionales.

Informó que “las mayores cantidades de rayos se registran en verano y primavera en tres grandes focos: la región mesopotámica; la zona central, San Luis y Córdoba; y en Tucumán y Salta”.

Por contrapartida, “en invierno casi no hay rayos tanto en la Patagonia como en la Puna. Por ejemplo, en Tucumán y Salta la probabilidad de rayos desciende casi a cero, es muy baja. Mientras que la zona central del país tiene alta densidad de rayos”, afirmó.

Nicora quiere mejorar estos mapas, trabajando con una grilla más pequeña, porque «los mapas actuales tienen una grilla de un grado por un grado, que es aproximadamente 100 kilómetros por 100».

«Tienen un margen de error. Sirven para ver regionalmente cómo van produciéndose los cambios. Pero la idea es tener una grilla de un cuarto de grado para poder hacerlos más precisos y tomar conductas de protección eléctrica adecuadas a cada subregión”.

La experta dijo por la importancia de las pérdidas que puede provocar este fenómeno natural, «es fundamental a tener en cuenta cuando se planean cosas como la radarización del país, la instalación de las líneas de electricidad y muchas otras cuestiones de planificación que hacen a la seguridad nacional».

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba