Número de edición 7825
Fototitulares

Ricky Espinosa: punk, popularidad, pobreza y legado

Ricky Espinosa: punk, popularidad, pobreza y legado

El pasado 30 de mayo se cumplieron 20 años de la muerte de Ricky Espinosa. Cantante de Flema, ícono punk del under de los 90, dejó un legado artístico y cultural que inspiró a cientos de bandas, músicos y dejó grabadas a fuego en la memoria colectiva un conjunto de canciones de una honestidad directa y brutal. Primera parte de una extensa nota.

Por MATÍAS RODRÍGUEZ

matiasrodriguezghrimoldi@gmail.com

Metamorfosis adolescente

Manuel Ricardo Espinosa nació el 31 de diciembre de 1966 en Gerli, una localidad del sur del conurbano bonaerense. A los quince años empezó a ir a clases de guitarra, pero luego recibió una mala nota y dejó para volcarse a hacer sus primeras experiencias en bandas. Ricky no fue un músico punk desde el principio. En sus comienzos se volcó por el metal con Stress, Armagedón y Overkill.

El acercamiento al punk sucedió unos años después. A finales de los ochenta Ricky conoció a Juan Fandiño, miembro fundador de Flema que lo invitó a incorporarse a la banda como guitarrista. En esa formación el cantante era Fernando Cordera, el hermano del ex cantante de Bersuit Vergarabat.

En 1990 de la formación inicial de Flema solo quedaba Ricky quien llamó a Santiago y Fernando Rossi y Alejandro Alsina. El padre de Ricky recuerda en el documental sobre su vida que le expresó: “Ricky como vas a cantar, no sabés entonar ni el arroz con leche” a lo que su hijo le respondió que no hacía falta saber cantar, solo había que gritar.

Ricky grabó su primer cassette en el grabador de un amigo: Pogo, Smosh y Slam salió en 1992 con las composiciones de Ricky, quien se encargaba de hacer cada copia, de repartirlas y fotocopiar cada una de las tapas.

Dos años después salió su primer CD, llamado El Exceso y/o Abuso de Drogas y Alcohol Es Perjudicial para tu Salud… ¡Cuídate, Nadie lo Hará por Vos! Este álbum tiene canciones que aún hoy reconocemos como Aún yo te recuerdo y Metamorfosis adolescente. En 1995, Flema tocó como telonero de los Ramones en el estadio Obras Sanitarias y ya se notaba que tenía una importante popularidad en el circuito punk local.

Popularidad y pobreza

A pesar de recibir cada vez más reconocimiento del público Ricky nunca dejó de ser pobre, nunca pudo vivir de la música y gran parte de su masividad fue póstuma.

NCO habló con Chary de Loquero y Juan de Madrugada, vocalista de Los Mentirosos Melodramáticos. Estos referentes del Punk hablaron de estas contradicciones en el éxito de Ricky Espinosa, analizaron su legado y las transformaciones que se generaron en la escena cultural desde su aparición.

“Al principio de los años noventa él ya sabía por dónde iba a ir su vida, que era por el lado del punk rock, por el lado de Flema. Lo que pasó después fue que había dos bandas importantes que eran dos minutos y Flema y mil millones de bandas más que empezaron a salir a tocar, siendo parte de todas esas bandas yo. Fue ahí que   conocí a Ricardo, toqué por primera vez con Flema, compartí escenario en el 93 0 94. Me acuerdo de que fue en el Sindicato del cuero de Morón”, recuerda Chary, vocalista de la singular y emblemática banda Loquero. Chary además se está lanzando a un nuevo proyecto llamado Chary Pop.

Chary cuenta cómo era el contexto en el que surgió la figura de Ricky Espinosa: “La escena era muy amplia, había un montón de estilos: estaba el Buenos Aires hardcore, los anarcos pacifistas, militantes del punk rock y estaban las bandas que empezaban a sonar en el mainstream de la música argentina”.

“Eran bastante cuestionados, se los acusaba de venderse, esas pavadas que pasan siempre cuando alguien se hace más popular, un montón de pavadas y prejuicios que son parte del ambiente rockero argentino. Yo creo que eran esas tres bandas y no había más. Flema, Dos Minutos y Ataque 77 que era, en ese momento como Soda Stereo, no sé, pero ya estaba a otro nivel”, afirmó.

A pesar de esta creciente popularidad, las cosas no fueron nada fácil para Ricky Espinosa, al respecto el cantante de Loquero cuenta que “Ricky la pasaba mal, vivía con los padres. Sí a nivel popular o a nivel de boca en boca eran reconocidos. Yo lo conocí a Ricky y no teníamos un mango, la pasábamos mal, no nos daban una nota, que ahora Flema toque dos veces en La Trastienda es otra cosa, pero mientras Ricky vivió, era pobreza. La primera vez que vi la cara de Ricky en una revista fue dos años después de que murió”.

“Yo trabajaba con Ricardo en el disco Resaka e hicimos una nota con Mario Pergolini. Él se quejaba de que no podía vivir de la música, de que tenía como diez discos y de que no había caso, no le iba bien al grupo, estaba todo el tiempo rodeado de empresarios que se quedaban con el 50% de la recaudación. Bueno lo eterno de todas las bandas, lo que le pasa a todas las bandas. Ese era el éxito entre comillas que él se daba cuenta que tenía. La popularidad y el reconocimiento de la gente, eso sí mucho, pero pegarla como en ese momento Attaque 77, no era under lo de Flema”, indicó.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba