N° de Edición 6773
VIRAL

Un ejemplo: arregló los aires acondicionados de la guardia de un hospital y no cobró nada

Un ejemplo
Un ejemplo: arregló los aires acondicionados de la guardia de un hospital y no cobró nada

Se trata de un hombre de la localidad de Pontevedra, quien había concurrido al centro de salud para ser atendido por una herida y allí notó que las condiciones en que los profesionales atendían eran paupérrimas.

En una nueva emisión de “Haciendo Radio” (el programa de Diario NCO que se transmite por la AM850 los lunes, miércoles y viernes de 13 a 15), Micaela Morena Morel compartió con los oyentes la admirable acción que su padre hizo con el Hospital de Pontevedra.

El miércoles 20 de febrero, el protagonista del hecho, Julio Morel, según contó su hija al aire, había concurrido a la guardia del nosocomio por una herida con un clavo en su pie que se había producido durante un día laboral como cualquier otro.

Ya esperando a ser atendido, el hombre notó que en la sala el calor era sofocante, tanto para quienes aguardaban como para los médicos que atendían con sus batas mojadas por el sudor.

Los aires acondicionados no estaban funcionando, Morel se acercó a preguntar el motivo por el cual no los arreglaron y lo que le contestaron fue que “ya no había mantenimiento porque en el hospital no había recursos”, relató Micaela.

“Le pusieron una antitetánica a mi papá y se volvió a casa. Él se quedó todo el día pensando en que cómo podían trabajar así los médicos todos y, al otro día, en la mañana se levantó, fue al hospital, habló con la directora y arregló los aires acondicionados”, afirmó la joven.

Julio Morel es técnico en refrigeración y por la reparación no cobró nada. Lo hizo porque consideró que era lo correcto, porque es noble de alma y porque pensar en el otro fue lo más importante.

Una historia que merece ser replicada

Micaela manifestó su orgullo por su padre no sólo por lo que hizo, sino por la preocupación que él demostró por las condiciones que los profesionales y pacientes deben soportar estando allí.

“Él siempre pensó en el otro, en que cómo pueden trabajar en esas condiciones y cómo la gente, también, tiene que esperar. Él nunca quiso nada a cambio, es más cuando se enteró que yo lo publiqué en Facebook tanto no le gustó”, sostuvo la hija.

Un ejemplo
Un ejemplo: arregló los aires acondicionados de la guardia de un hospital y no cobró nada

En un principio, Micaela sólo compartió la historia para que sus allegados y vecinos del barrio supieran del accionar de su papá. Sin embargo, los compartidos superan al día de hoy los 120 mil.

“Tenía un montón de mensajes que, la verdad, ni uno solo es malo. Creo que tuve más de mil mensajes y fueron todos buenos. También recibí de otros profesionales que me decían que ellos ahora lo iban a tomar como ejemplo y lo iban a empezar hacer”, detalló.

Como bien indicó Micaela, el haber compartido la historia sirvió para que conozcamos que aún existen corazones nobles y para que muchos otros hoy se animen a multiplicarlo en todas partes.

Foto: Micaela Morena

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close