N° de Edición 6960
Provinciales

Provincia: Escuela trabaja en huertas para que los chicos no olviden la naturaleza

1- Familia con las lechugas: Virginia, Agust’n, Renata y Luisa (la bebe) Minoyetti junto a M’a Dondi y Salvador Caviglia. FOTO GUSTAVO BOSCO

Huertas. El desafío de la modernidad escolar parece ser el de acercar a la educación y las nuevas tecnologías. Pero, curiosamente, con el desarrollo de las nuevas formas de urbanidad, hay un alejamiento que se produce paulatinamente y pasa casi inadvertido: es el del contacto entre los chicos y la naturaleza.

Parece cuento, pero en las ciudades, el crecimiento de las edificaciones alejó a los pibes de lugares que hace algunos años atrás constituían espacios de recreación y sociabilización comunes.

El proyecto pedagógico de la Escuela Primaria 35 de Turdera, precisamente, busca que niños y niñas recuperen el contacto con la naturaleza a través de una huerta escolar y las visitas a la Reserva  Natural Santa Catalina,  pulmón verde en Lomas de Zamora.

“En esto de recuperar la identidad a través de un proyecto que tenga que ver con el sentido fundacional de la institución, muchas maestras  tomaron la idea de realizar una huerta” explicó la directora Sandra Lafourcade. En paralelo, surgió la idea de llevar a los chicos a un espacio donde hay un cuidado especial de la naturaleza: la Reserva Natural Provincial Santa Catalina.

“Allí fuimos con los chicos de primer grado a realizar una visita guiada -relató Lafourcade-  Ellos estaban muy interesados y los sorprendió que hubiera muchos árboles juntos, quizás porque están acostumbrados a verlos separados uno en la esquina, otro a mitad de cuadra. La experiencia del bosque les atrajo y otra cosa que les llamó la atención fue el paso del tren por el medio de la reserva”.

La reserva está al sur del Gran Buenos Aires. Posee una amplia superficie y en ella persisten aún bosquecillos nativos de tala, pastizales, bañados y matorrales autóctonos. Además de los bosques implantados mixtos, junto a las parcelas agropecuarias y una docena de edificios históricos de fines del siglo XIX rodeados de parque.

La directora del establecimiento agregó que al concebir el proyecto, tuvieron en cuenta que las experiencias infantiles significativas quedan en la memoria para toda la vida. En ese sentido, consideró que la visita fue “muy significativa para ellos, así que desde ese punto de vista nos pareció muy valiosa. Pudieron caminar por un sendero en medio de las arboledas, ver un hormiguero gigante, descubrir animales que circulan por la reserva, encontrar sus madrigueras. Fue una primera aproximación y todo esto constituye un descubrimiento que ellos hacen de lo que es un espacio verde, ya que la plaza es la única propuesta que la mayoría conoce”.

Como muchas localidades del conurbano, Turdera se urbanizó velozmente y no cuenta con grandes espacios verdes. “De los chicos que asistieron en esta salida a la reserva natural,  uno sólo había ido a ese parque con su familia” explicó la docente.

La Escuela Primaria Nº 35 toma su nombre del Ingeniero Agrónomo Joaquín Barneda, quien donó los terrenos para su creación. A comienzos del siglo pasado  este profesional fue un gran impulsor de la enseñanza agrícola en las escuelas primarias. La provincia de Buenos Aires creó en 1919 una Dirección de Orientación Agrícola que dependía de la Dirección General de Escuelas, cuyo primer director fue, precisamente, Joaquín Barneda.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close