N° de Edición 7092
La MatanzaPolítica

Salud: Según La APS “El Presentismo Es Extorsivo”

APS 1

La Comisión Directiva de la APS viene realizando reuniones con los profesionales en los centros de salud del Municipio, hasta ahora lo han hecho en el Policlínico Central, CEMEFIR, Odontológico, el Hospital del Niño de San Justo, y siguen en la lista el Materno Infantil de Laferrere y González Catán, el Centro de Salud Mental y las unidades sanitarias de Dorrego y Oro Verde.

Por: Emilio González Larrea

La Dra. María Rosa Rodríguez es la presidente de la APS (el gremio que nuclea a los profesionales de salud publica municipales), previo a una reunión con sus colegas en el hospital del Niño de San Justo, conversó con el NCO.

-¿Cuál es el objetivo de estas reuniones que vienen realizando en los distintos centros de salud?

-El objetivo fundamental es discutir con los profesionales cómo preparamos una medida colectiva de fuerza para enfrentar la variable del presentismo que nos ha impuesto el Municipio y que representa entre el 30 y el 37% de nuestro sueldo conformado. Esto es una irregularidad absoluta; la actual secretaria de Salud (Gabriela Álvarez) prometió la corrección, pero no lo hace.  Esta medida injusta comenzó en la gestión del Dr. Grosso, en ese momento no era tan importante el presentismo sobre nuestro sueldo, pero todas las correcciones salariales que se nos han hecho ha sido sobre la base de sumarle sumas al presentismo para llegar a la situación actual en que es decisivo en el sueldo. Lo perdemos  hasta cuando estamos enfermos; se ha dado el caso de colegas que han estado con enfermedad oncológica varios meses y se les ha visto reducido el sueldo en una tercera parte. El presentismo es un premio que se usa como incentivo para la asistencia y se quita por falta injustificada, pero no se debería  perder por razones de ausencia por enfermedad o a situaciones de ese tipo, ni tampoco tener ese peso sobre el sueldo de los profesionales. Esta medida de precarizar el sueldo  comprimiendo el básico lo acordaron con el sindicato. Claro que a ellos se lo han puesto más ligth que a nosotros.

APS 2

-Además funciona como una medida de extorsión frente a situaciones como  paros o donde hay que ejercer medidas gremiales ¿no?

-Y si; es una apriete que impide a los compañeros participar libremente en medidas como el paro general, ya que un día de paro les representa  perder un tercio de su sueldo y hay casos más graves en el que se les quita 50% por presentismo, como en algunas salas que tienen 6 mil pesos en esta categoría como parte de su sueldo y por un día de enfermedad o el ejercicio de derecho de huelga pierden 3 mil pesos e incluso, en algunos casos, llega al 75% y si son dos o tres días como una faringitis lo pierden todo. Por eso hay compañeros que van a trabajar enfermos o como sucede en un día de paro, que van en bicicleta, pero no porque no estés de acuerdo con la medida, sino porque no están en condiciones de perder una parte tan importante de su sueldo.

-¿Cuál es la situación con respecto a los equipos de salud en hospitales y salas? ¿Cómo están los planteles?

-La secretaria de Salud habla de partidas desaparecidas, cuando en realidad tienen un proyecto de cómo quieren la salud, que tiene que ver con el acomodo, es decir, colocan en áreas estratégicas a gente de su “palo” desconociendo los concursos y la carrera médica municipal. Cambian las partidas genuinas para generar puestos de profesionales de un lugar y lo usan en otro donde colocan algún amigo. No crean nuevas partidas para tomar más personal, no invierten para mejorar los planteles básicos. Un ejemplo de esto se da en el Policlínico donde yo trabajo, donde la Secretaria de Salud dice ‘para qué voy a poner 14 médicos de emergencias si tenemos 6 camas’ y así van vaciando los servicios; como jefa de servicio, reservo lugares de alguno que se jubila o fallece, pero la Secretaría los saca para usar en otro lugar y cuando lo devuelven lo hacen en forma de contrato por un año. Y así van precarizando el trabajo de salud.

-Se ha planteado por parte de los distintos secretarios de Salud del Municipio, que los médicos no quieren venir a trabajar a La Matanza por las condiciones laborales, principalmente por la inseguridad en los hospitales. ¿Cuál es su opinión?

-Eso es una parte del problema, pero no es totalmente así. El hospital Piñero se encuentra al lado de la villa 1114 y está considerado como un hospital muy inseguro para trabajar, como lo son el Argerich o el Penna que son considerados como hospitales “duros”, algo que se les avisa a los residentes médicos antes de que los elijan, sin embargo los profesionales se ofrecen para trabajar en ellos. Hay que preguntarse por qué no sucede esto en La Matanza. Básicamente tiene que ver con que los médicos jóvenes tienen una mirada sobre el salario en el momento de tomar un puesto de trabajo,  lo que me parece muy bien, en ese sentido son diferentes que nosotros, los viejos, que poníamos el acento en trabajar y cuando se encuentran con todo bonificado, presentismo de seis mil pesos, se preguntan cuánto van a cobrar si tienen que faltar. En esas condiciones es obvio que no quieren venir a trabajar aquí; una doctora en mi servicio, el 9 de abril tomó su puesto interino por un concurso y el 27 de mayo renunció ya que tenía su hijo enfermo y tenia que faltar algún día, lo que significaba que iba a perder todo el presentismo, entonces directamente renunció y emigró a otro hospital. Ese es el tema principal porque no vienen los profesionales de salud o cambian del distrito.

APS

-¿Cuántos trabajadores de salud se necesitarían mínimamente para recuperar los planteles básicos de salud en los distintos servicios municipales?

-Hay muchos contratos, monotributistas, distintas variables contractuales que han ingresado a cubrir algunos espacios, pero nosotros ya no podemos hablar de los planteles históricos de salud. Creo que tenemos que juntarnos los diferentes directores y ver el proyecto de cada centro de salud y en base a eso determinar las necesidades, pero esta administración no lo permite, no da posibilidades de diálogo para que podamos participar en el diseño de la salud pública municipal del distrito. Las pocas veces que nos hemos reunidos e intentado proponer cosas, nos han aplastado con la soberbia.  Quienes estamos en la trinchera conocemos los problemas y necesidades de salud, pero no nos escuchan, son muy autoritarios. Dicen que tienen un proyecto de salud; nosotros no lo conocemos.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close