N° de Edición 7328
NacionalesPolítica

Enfoque: YO NO SOY NISMAN Por: Carlos Enrique Galli

TESTESTE

NISMAN

La Matanza

19-02-2015

Si desmenuzamos la composición de la concurrencia a la marcha convocada por una tropa de truhanes enmascarados como fiscales, cabecillas gremiales con mejores pasares que sus simbolizados y en complot con los primeros, (¿Piumato, te acordás cuando brillabas en 6-7-8?) y dirigentes políticos impresentables asilados por el grupo terrorista mediático, encontraremos gentes que lo hicieron tras ideas genuinas y propias, lo cual es respetable.

También son de destacar quienes lo hicieron por motivos políticos, (discrepancias, deseos de cambios, rencor). Hasta resulta comprensible que quienes se están quedando sin, o perdiendo privilegios, convoquen a estas demostraciones, pero que expresen que no es en respaldo del señor Nisman, sino en beneficios propios. Lo sorprendente fue la enorme cantidad de incautos que se mimetizaron con otras clases sociales a las que tal vez se hayan “arrimado” pero a la cual nunca van a pertenecer.  Marchaban a la par la señora de fachada normal, acusando a la presidenta de “ladrona”, a quien habría que citar para que denuncie con más fundamento, junto a la blonda madura de paquete aspecto solicitando equidad. ¿Se la brindará ella a “la muchacha que me ayuda” o el esposo a sus peones u obreros? Difícil.

Mención especial a quienes integraban las primeras filas por su valentía o inconsciencia, ya que circulaban por la “seguridad y la justicia” sin reparar que a su lado lo hacían el multiPROcesado MM, el visitante ilustre de la Embajada, S. Massa, el otrora brillante Gil Lavedra, el fotógrafo Campagnoli, la procesista C. Pando, los “fiscalizadores” encubridores, el aforístico rabino Bergman y la dirigente del RAP (Rictus Amargo Perpetuo) P. Bullrich Luro Pueyrredón. En definitiva, tan heterodoxa caravana no se atuvo estrictamente al  lema convocante de permanecer en silencio precisamente, sino que, en más de una oportunidad profirieron consignas más duras y soeces contra CFK titular de un ejecutivo que tanto hizo y sigue haciendo a meses del fin de su mandato, que en épocas sí verdaderamente aciagas, como fue la expulsión del imputable F: de la Rúa, liberado de todas las causas por la sangrienta represión del 19 y 20 de diciembre de 2001.

Con respecto al fiscal extinto, recordemos la divulgación de un mensaje de su señora esposa, donde le endilgaba “ya saliste en los diarios y la televisión”. El mismo tal vez no previó que, el tratamiento que dispensa la mafia a quienes se apartan de ella o caen en desgracia, no es justamente olvidar el hecho. Para destacar, naturalmente, la enorme cobertura brindada por quienes fueron los verdaderos mentores de este –y otros- operativos tras su ambición de dar por tierra con la experiencia mas reivindicativa de las últimas décadas, pasando desde incitaciones, tergiversaciones o falsedades hasta suculentas mesas donde su conductora, ex mediocre actriz, al tiempo que pregona cobrar de lo “privado”,- dando por descontado que Papel Prensa no fue arrebatada a sangre y fuego-, reúne hombres y mujeres pudientes arrastrando denuncias por peculados y trabajo esclavo, ignorando recíprocamente sus delitos y permitiéndose acusar a los demás.

Respecto a estos personajes, es normal que sean defendidos por juristas prestigiosos que se mueven solamente por una fenomenal cantidad de “Evitas”, lo extraño es que sean los mismos letrados que se ocupen de actores que rondan la menesterosidad. Tal vez haya pactos, canjes o los clientes, tal como procedía el Don, quedan a disposición hasta el momento de devolver los favores. Apostaría que, de los miles de manifestantes, sólo podríamos extraer un puñado que, a lo largo de los años hayan ganado las calles por los centenares de casos de gatillo fácil perpetrados por las policías de todo el país, por W.  Bulacio, por J. L. Cabezas, por M. Bru, por S. Bordón, por E. Demonty, por Maxi y Darío, por los tres pibes ejecutados en Floresta, por Pocho Lepratti, por A. Márquez, C. Almirón, G. Benedetto, D. Lamagna o Gastón Riva.

Por todo esto, por lo expresado, yo soy Néstor bajando los cuadros genocidas, quitando deuda, reparando injusticias, soy Padres de la Plaza acompañando, averiguando, diligenciando, soy Abuelos apoyando, soportando, soy el médico público, el docente de Formosa, el futbolista de la “D”, el enfermero del Posadas, el cartonero, soy el estudiante nocturno, el “seguridad” muerto de frío o calor en la garita, soy Francisco, Evo, Maduro, Correa y soy Cristina inclaudicable en mi gestión. Evidentemente, al ser quienes digo que soy, va de suyo que… YO NO SOY NISMAN.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba