N° de Edición 7328
Política

Enfoque: Guasón A Dedo. Por: Carlos Enrique Galli

TESTESTE

EDITORIAL

Por: Carlos Enrique Galli

La Matanza                                                                                

No habrá rodado .en su momento- por la mente de los regentes de la editorial norteamericana DC Comics, entroncar a su inefable Guasón, mítico personaje de filmes e historietas con aspecto de payaso y una eterna y egocéntrica sonrisa en su rostro, con algún político argentino nacido en 1965.

Según palabras del Guasón,  nadie sabía nada de su pasado. En este breve introito, conviven similitudes y diferencias. De Horacio R. Larreta, puesto que de él se trata, sabemos bastante de su presente como Jefe de Dislates de la CABA, pero, muchos ignoran su desagradable trayectoria.

Nieto del PROcurador General de la Nación (mismos nombres) que avaló la destitución del Dr. H.Yrigoyen en 1930, “Horacito”, es economista recibido en la UBA y ostenta un master de Harvard. Se inició laboralmente en ESSO, para pasar, en pleno califato a ocupar la gerencia general de la Anses, siendo removido por irregularidades e investigado por el juez H C Corral. En la política argentina, mora una especie de fauna tocada por los dioses, pues, a despecho de lo dicho, en 1998 se incorpora a la Secretaría de Desarrollo Social de la cual, tras un suceso nunca aclarado al frente del Foncap (Fdo. Nac. De Cap. Social) por otorgar un préstamo millonario a la Fundación Emprender que desvió tal suma, recala, durante el simulacro de gobierno de Fernando de la Rúa como interventor del Pami.

Si bien a Horacito nunca le faltó trabajo, tampoco le faltaron problemas, ya que, luego del fatídico suicido del Dr. René Favaloro, el 29 de julio de 2000, asomaron viejas y cuantiosas deudas (según Pami no verificadas), pero sí admitidas, siendo acompañado en esta gestión por Gerardo Morales como secretario de Desarrollo Social y el malogrado Tomás Bulat como jefe del Área de Pagos.

Desplazado del Pami, la fortuna le hace un nuevo guiño y, durante la gobernación de Carlos Ruckauf, comanda por un año el IPS para saltar, a finales del trágico 2001 a desempeñarse como Director General de la DGI. En 2002, inicia junto al ex presidente de Boca Júniors y actual multiPROcesado MM la creación de “Compromiso para el Cambio” y desde allí, se convierte en su innato escudero. Bajo el apaño de MM, Horacio, acopió cargos y denuncias a saber: en 2010 por tráfico de influencias a favor de Irsa, empresa eterna y oscuramente beneficiaria de obras faraónicas, donde su hermano, Augusto R. Larreta fungía de gerente comercial (actual funcionario PRO); en 2012, la sala II de la Cámara, reabre la causa Foncap; luego, es imputado por sobreprecios ($43 millones) en la remodelación del CGP de Belgrano; en 2014 por ilegalidades en la construcción del Metrobus Sur y en 2015, su ex compañera PRO, Gabriela Michetti lo instó a no utilizar recursos del estado para su campaña.

Esta punta de iceberg que transformó la ciudad en una inmensa unidad de negocios, se mantiene en pie por el incondicional apoyo del búnker terrorista de la calle Piedras y por la porción capitalina orgullosamente reaccionaria al gobierno de CFK que sí, más allá de la rencor que les provoca la verba, inteligencia y manejo de Cristina, piensan que un inimaginable mandato de MM los “salvaría” a todos, se equivocan. Solo lo harán los eternos acaudalados de siempre ya que, ante la rotura de un eslabón, todo saltaría por los aires.

La gestión PRO en su conjunto, está teñida de una pátina espuria y sospechosa y por ende, la designación a dedo del Guasón le garantiza a Macri, por un lado tener las espaldas cubiertas en lo político y penal, y por otro, la continuidad de los negocios menores (comparándolos en caso de jugar en alguna liga mayor). En cuanto a lo estético, cuánto va a costar despintar la urbe de amarillo ya que, por si el ingeniero no lo sabe, dentro de la escala cromática, tal color tiene una triple posición: puede generar inestabilidad emocional y denota, tanto alegría y felicidad como cobardía y engaño. La primera, se palpa en el  nerviosismo de las derechas porteñas, (más irritadas que R Nadal quitándose el slip de la entrepierna) ante la segura derrota en octubre, la segunda implica gratos momentos pero, sólo a un núcleo de sus acólitos y en cuanto a cobardía y engaño, tenemos tan solo los ejemplos de apaleamientos de la ex Ucep a menesterosos y los sucesos del Borda a manos de su Metropolitana o lo acaecido en Iron Moutain y tantas falacias más.

Concluyendo, muchachas y muchachos PRO, dirigentes, pseudos, candidatos, aspirantes a cualquier cosa, no nos timen más, sáquense las caretas (exceptuando Horacito ya que es propia), admitan que su único afán(o) es conseguir un puesto, una prebenda, algo, y acepten que, de acuerdo a los no planes de gobierno, a los no proyectos políticos, al estilo aneuronal y balbuceante que muestra su multiPROcesado líder, a su aversión al trabajo, finalmente, MM nos (y les) transmite, que no quiere ser presidente.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba