N° de Edición 7324
Policiales

Otro caso de Violencia de Género en Hurlingham que termina en muerte

TESTESTE

 

Murió Verónica Poggi, la mujer que había caído desde la terraza de su casa en Hurlingham y que, poco antes de morir, había logrado balbucear a los investigadores que en realidad su accidente no había sido tal sino que fue arrojada por su pareja, Gustavo Huerta, tras una discusión.

El hecho, investigado por la fiscal de violencia de género número 10 de Morón, Paula Hondeville, cambió abruptamente de carátula y ahora la causa pasó a denominarse homicidio agravado por el vínculo, además de la causa inicial en la que se le imputa al hombre la muerte del bebé.

Luego de la caída, ocurrida en enero, la víctima alcanzó a dar a luz a su bebé, que murió a poco de nacer. Ella sobrevivió y, mientras su cuadro evolucionaba, de repente sufrió una infección pulmonar que fue letal. La familia de la chica vive en Devoto, y es de un buen pasar económico. Aparentemente se alejaron cuando Verónica empezó su relación con Huerta. De hecho, la pareja se fue a vivir a una casa en precarias condiciones edilicias en Hurlingham.

Huerta está detenido en la seccional Hurlingham Primera por la muerte del bebé, pero ahora su situación se complicó por el deceso de la mujer. Tenían una hija de un año y medio en común y el embarazo en gestación.

La justicia intenta obtener elementos de prueba más contundentes para Hay esclarecer la muerte de Verónica, porque hasta el momento dos testigos declararon que los vieron discutir en la terraza, pero ninguno observó el momento en que la empuja. Según las pericias realizadas, por la forma y el lugar en el que cayó el cuerpo es muy poco probable que haya sido una caída accidental.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba