N° de Edición 7097
Opinión

RESPETAR LA CONSTITUCIÓN NACIONAL NOS LLEVA A LA LIBERTAD

RESPETAR LA CONSTITUCIÓN NACIONAL NOS LLEVA A LA LIBERTAD. FOTO: Expreso Judicial.

RESPETAR LA CONSTITUCIÓN NACIONAL NOS LLEVA A LA LIBERTAD. El Preámbulo de nuestra Constitución Nacional fija como objetos de la misma constituir la unión nacional, afianzar la Justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad.

Al día de hoy, tras mas de 100 dias de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, resulta una obviedad, la abierta y palmaria violación a numerosos preceptos constitucionales, como al mismísimo Preámbulo citado, puesto que, para comenzar, lejos de afianzar la Justicia, el Estado Nacional y la Provincia de Buenos Aires, confinaron, en forma conjunta y coordinada, con el beneplácito de la CSJN y de la SCBA, a la Justicia, al Poder Judicial, A UNO DE LOS TRES PODERES DEL ESTADO, PILAR DE LA FORMA REPUBLICANA DE GOBIERNO, a una misérrima reclusión y funcionamiento excepcional de turno. Por otra parte, aunque el Estado Nacional y la Provincia de Buenos Aires juren y perjuren lo contrario, los mas de 100 dias de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, difícilmente promuevan el bienestar general de la población, siendo numerosas las publicaciones, los estudios científicos, referidos a las graves consecuencias que el aislamiento produce en la salud psicofísica de las personas, abiertamente ignorados, sumando a ello las GRAVES E INNEGABLES consecuencias sobre las economías individuales de cada ciudadano, de cada familia, de cada Pyme, y sobre la economía de nuestra Nación… El mismo Aislamiento Social y su extensión de más de 100 días ha destrozado las libertades individuales, puesto que la concentración de poder en el Ejecutivo Nacional, ha decantado, sin posibilidad de evitarlo, en un gobierno autocrático, autoritario, que, lejos de asegurar los beneficios de la libertad, desterró el Estado de Derecho y se aboca a perseguir y a gobernar la vida de los ciudadanos como medio de purgar culpas y responsabilidades propias, convirtiéndose, lenta e insidiosamente, en un Estado Policial. El 19/03/2020 el Sr. Presidente nos informo la decisión de decretar el Aislamiento Social por 14 días, justificando la medida en la necesidad de equipar a los sistemas de salud, mas camas de terapia intensiva, mas respiradores, mas profesionales, y de esa forma, evitar un eventual colapso que, informaba, habría de acontecer a mediados del mes de Abri. En mayor o menor medida, la ciudadanía acato lo resolución del Poder Ejecutivo, habida cuenta el derrotero de hechos observado tanto en Asia como en Europa, puesto que indicaba como prudente iniciar UN AISLAMIENTO ANTICIPADO como medio de evitar una larga extensión del mismo, y, sobre todo, minimizar la pérdida de vidas humanas y los impactos sobre la economía. Al 19/03/2020 en nuestro país se contaban 97 casos positivos y 3 fallecidos, en aquella ocasión el Poder Ejecutivo Nacional juzgo como más conveniente confinar a los más de 45 millones de Argentinos que solo a las menos de 100 personas contagiadas y a quienes hayan tenido contacto directo con ellos.
97 casos positivos representaba el 0.000215 % de la población total del país, tres ceros antes de llegar al 1%, aun así el Poder Ejecutivo Nacional, quizás por temor, quizás por ligereza, quizás por ausencia de criterios y de conocimiento, quizás por responder a una decisión e imposición supra nacional, quizás por no poder ejercer la utópica soberanía nacional, en lugar de aislar a los casos positivos y a sus contactos directos, de imponer protocolos de prevención obligatorios, resolvió aislar a la totalidad de la población, paralizar la economía del país, y mutilar la Republica, al cercenar a los Poderes Judicial y Legislativo, todo ello como medio de proteger la vida y la salud, relegando, en tal ideario, la economía a un segundo plano. Desde el inicio del aislamiento, el propio Poder Ejecutivo instalo la dicotomía entre la vida y la economía, como si fueran valores antagónicos, utilizando, sin ambages, el miedo y la coacción psicológica para lograr que la población se someta a sus decisiones sin cuestionamiento alguno, la intimidación desde los medios de comunicación y la propaganda oficial, aun a la fecha, es lapidaria, salir de casa no implica la “posibilidad” de un contagio, salir de casa implica “un inevitable contagio, el desprecio a la vida y la repulsión a la solidaridad”. Llegando al brutal extremo en que la viceministro de salud Carla Vizzotti, sin fundamentos científicos, lógicos, ni muchos menos jurídicos, de manera totalmente desaprensiva, con la única finalidad posible de sembrar el pánico en la población, expuso, sin rodeos, “cualquier resfrió que tengamos durante este invierno es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario”. Pocas veces resulta tan meridianamente claro el desprecio por el Estado de Derecho, las Garantías y Derechos Constitucionales, por parte de un Gobierno Nacional, que, ya sin matices, expone las formas y medios de un verdadero Estado Policial… La dicotomía entre la vida y la economía, una vez más, como en todos los experimentos de ingeniería social, divide a la población, nos enfrenta, entre quienes están a favor del aislamiento y entre quienes lo cuestionamos. El Poder Ejecutivo Nacional postula como en un soliloquio que protege la vida por sobre la economía, omitiendo que las restricciones trascienden, por lejos, la mera economía, afectando palmariamente las libertades individuales, el derecho de trabajar, de ejercer industria licita, de transitar libremente, de reunión, el derecho de propiedad (entendida esta como el fruto del trabajo), de manifestación, VIOLA Y VULNERA la Forma Republicana y Federal de Gobierno, las Autonomías Provinciales, el Principio de la División de Poderes del Estado Nacional, CORROE el Estado de Derecho, DESTIERRA la Independencia del Poder Judicial y SEPULTA los Principios de Acceso Irrestricto a la Justicia, Tutela Judicial Efectiva, el Acceso a la Jurisdiccion y la propia Administracion de Justicia, puesto que llevamos mas de 100 dias sin un pleno funcionamiento de la justicia. Asimismo, QUIEBRA constantemente el Principio de Igualdad ante la Ley, no solo en lo obvio de que el Aislamiento y las medidas de prevención aplican solo para la ciudadanía y no para los funcionarios, todos hemos visto las imágenes del Sr. Presidente en distintas provincias sin respetar las normas que el mismo Poder
Ejecutivo Nacional impone, sino, además, en la ausencia de consecuencias. Tanto en la CABA como en la Provincia de Buenos Aires el uso del barbijo es obligatorio y su omisión acarrea la aplicación de SEVERAS Y DESPROPORCIONADAS MULTAS, mas no para los funcionarios, puesto que, sin dudas, ha de resultar un anacronismo predicar con el ejemplo. Dicha violación al principio de igualdad se extiende, cuando menos, a dos dimensiones mas, por un lado a la prestación de servicios y por otro lado a la merma y/o interrupción de ingresos. Los Sres. Jueces y demás funcionarios del Poder Judicial, como asimismo la administración pública (ANSES, AFIP, SRT, MTEYSS, etc.), se encuentran eximidos del deber de asistencia a los lugares de trabajo. Concretamente, si la decisión de CONFINAR a la JUSTICIA a la RECLUSION y funcionamiento excepcional “de turno”, y de EXIMIR a los Sres. Jueces y a los restantes Funcionarios y Empleados Judiciales del deber de prestar servicios y de asistir a sus lugares de trabajo, OMITIENDO la aplicación de protocolos de prevención, SIN DISTINGUIR si se trata de personas incluidas en los grupos de riesgo, obedece a una supuesta intención de “Preservar la Salud Publica”, “Evitar la Propagación del Virus”, “Impedir la Reunión Masiva de Personas”, y/o cualquiera de los argumentos derivados, imperioso es responder los siguientes interrogantes: ¿Por qué SI EXIMIR a los Sres. Jueces y a los restantes Funcionarios y Empleados Judiciales del deber de prestar servicios y de asistir a sus lugares de trabajo, Y NO A UN EMPLEADO BANCARIO?, y NO A UN CAJERO DE SUPERMERCADO?, y NO A UN OFICIAL DE POLICIA?, y NO A UN EMPLEADO DE SEGURIDAD PRIVADA?, y NO AL PERSONAL DE LAS EMPRESAS DE LIMPIEZA?, y NO A LOS EMPLEADOS DE COMERCIO?, y NO A LOS CHOFERES DEL TRANSPORTE PUBLICO DE PASAJEROS?, solo por mencionar algunos ejemplos, disculpándome por la enorme cantidad de trabajadores no mencionados… NO PUEDE PROTEGERSE A UNOS DE AQUELLO A LO QUE SE EXPONE A OTROS… La JUSTICIA DEBE SER EJEMPLAR, DEBE DEMOSTRAR ESTAR A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS, DEBE ESTAR DE PIE JUNTO A LA POBLACION en sus horas críticas, en lugar de permitir su reclusión, su retracción y empequeñecimiento. Derivado de lo anterior, NO EXISTE IGUALDAD en cuanto al tratamiento dado a los ingresos, su merma y/o interrupción. Mientras millones de argentinos vemos reducidos drásticamente o directamente interrumpidos nuestros ingresos, ya se trate de empleados privados en relación de dependencia, abogados, contadores, arquitectos, ingenieros, todo profesional que ejerce su actividad en forma liberal, monotributistas, cuenta propistas, comerciantes, empresarios, vendedores ambulantes, y todo aquel que ejerce cualquier actividad económica en forma licita con esfuerzo y dignidad, los Sres. Jueces y los demás funcionarios del Poder Judicial, los funcionarios del Poder Ejecutivo, de la Administracion Publica, los legisladores y empleados del Poder Legislativo, CONTINUARON PERCIBIENDO SUS MAS QUE ABULTADOS
INGRESOS SIN NINGUNA MERMA Y/O INTERRUPCION. Lisa y llanamente ES UNA INMORALIDAD que el Poder Ejecutivo Nacional haya reducido drásticamente y/o interrumpido los ingresos de millones de argentinos, sin exigirle esfuerzo alguno a los privilegiados que integran los Poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial y la Administración Publica. ES UNA INMORALIDAD sumir a millones en la pobreza y en la dependencia de las limosnas del Estado en forma consiente y consensuada mientras unos pocos continúan percibiendo sumas obscenas… Como justificación de tales circunstancias, el Poder Ejecutivo Nacional atenta contra la inteligencia de la población al sostener que “no es la cuarentena lo que afecta la economía sino lo pandemia”, manifestación cinica y descarada que equivale a sostener que “el coronavirus no produce la muerte, lo que produce la muerte es el paro cardiorespiratorio”… Así llegamos a esta nueva extensión del Aislamiento en la zona que comprende la CABA y gran parte de los municipios que conforman el Conurbano Bonaerense. El día 26/06/2020 el Presidente de la Nación, el Jefe de Gobierno de la CABA, y el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, anunciaron que el Aislamiento retrocedería a la fase inicial, a aquel lejano 19/03/2020, utilizando, palabras más palabras menos, LOS MISMOS ARGUMENTOS que al inicio de la cuarentena, la necesidad de equipar a los sistemas de salud, mas camas de terapia intensiva, mas respiradores, mas profesionales, y de esa forma, evitar un eventual colapso que, en esta ocasión, se informo como inminente. Que el Área Metropolitana de Buenos Aires haya retrocedido a la fase 1 de la cuarentena no es responsabilidad de la población, eso equivale a cuestionar y castigar siempre al más débil, si ello sucedió de tal forma es por EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD del Poder Ejecutivo Nacional, por inoperancia, por improvisación, por mala praxis, por resultar un experimento de ingeniería social, o por una fatal combinación de todas estas variables. Descontando que en la Salud Publica, al igual que en otras tantas áreas públicas, existe un atraso sistemático desde hace décadas, un virtual y total abandono, una desidia crónica y una palmaria ausencia de inversión útil, no por casualidad la enorme mayoría de los hospitales del conurbano, descontando honrosas excepciones, se llaman “Presidente Perón” o “Evita Pueblo”, ¡es porque las ultimas inversiones útiles tuvieron lugar HACE MAS DE 65 AÑOS! Y, mientras tanto, la Justicia, el Poder Judicial, permanece sin funcionar plenamente… El DECRETO DE NECESIDAD Y URGENCIA 297/2020, a través de su articulo 6°, inciso 3, se arrogo la facultad de DECLARAR que el PLENO FUNCIONAMIENTO del PODER JUDICIAL NO ES UN SERVICIO ESENCIAL EN LA EMERGENCIA, sometiéndolo, en su lugar, a su mínima expresión y funcionamiento “de turno”. Es decir, el Poder Ejecutivo Nacional NO CONSIDERA ESENCIAL en la emergencia EL PLENO FUNCIONAMIENTO DE LA JUSTICIA, motivo por el cual, VIOLANDO Y VULNERANDO la Constitución Nacional, artículos de distintos Tratados Internacionales con Jerarquía Constitucional, artículos de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, y
principios que refieren a la forma republicana de gobierno, a la división de los Poderes del Estado Nacional, y al propio Estado de Derecho, CONFINA A UNO DE LOS TRES PODERES DEL ESTADO NACIONAL, PILAR DE LA FORMA REPUBLICANA DE GOBIERNO, a una misérrima reclusión y funcionamiento excepcional de turno. Contra dicha situación, somos los abogados los que iniciamos distintas ACCIONES DE AMPARO y de DECLARACION DE INCONSTITUCIONALIDAD a fines de lograr que se restablezca el PLENO FUNCIONAMIENTO DEL PODER JUDICIAL, tanto en la Provincia de Buenos Aires como a nivel Nacional. Los abogados que ejercemos la profesión en forma liberal, sin apoyo ni contención ninguna más que la podemos brindarnos entre los propios colegas, puesto que los Colegios de Abogados han dejado al abogado, a sus propios colegiados, en la más absoluta orfandad. NO EXISTEN ACCIONES CONCRETAS a nivel institucional dirigidas a lograr que se restablezca el PLENO FUNCIONAMIENTO DEL PODER JUDICIAL. NO EXISTE VOLUNTAD en los Colegios de Abogados dirigida a plantear una “Acción de Clase”. En las antípodas cabe destacar las siguientes acciones iniciadas, todas en trámite al día de la fecha: “Nieves Román Federico, c/ Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en tramite por ante el Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 de La Plata. “Campos Jesica Elizabeth c/ Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en tramite por ante el Juzgado Contencioso Administrativo N° 2 de La Plata. “Dousdebes Diego Martín, c/ Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en tramite por ante el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° de La Plata. “Franculli Jorge Lujan s/ Pretensión Declarativa de Certeza, en tramite por ante el Juzgado Contencioso Administrativo N° 2 de La Plata. “Cuenca Marcela Fabiana c/ Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en tramite ante el Juzgado Contencioso Administrativo de Lomas de Zamora. “Morini Dante Gabriel c/ Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en tramite ante el Juzgado Civil y Comercial N° 1 de Quilmes. “Culaciatti Darío José y otro c/ Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en trámite ante el Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 de La Plata. “Vignoles Sebastian Fernando y Otro c/ Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires s/ Amparo”, en trámite ante el Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 de La Plata. “Contreras Andrea Claudia Elizabeth y Otros c/ Poder Ejecutivo Nacional s/ Amparo”, en trámite ante el Juzgado Nacional Contencioso Administrativo Federal N° 3.
De tal forma, tal y como ha sucedido en otros momentos de la historia de nuestro país, somos lo abogados independientes los que impulsamos acciones judiciales ante las violaciones sistemáticas que el Estado comete contra la población, los que permanecemos de pie, firmes, enfrentamos la adversidad, y peleamos por defender el Estado de Derecho, la Republica y la Democracia, mientras las instituciones permanecen en un irreproducible silencio que se oye en todos los rincones de nuestra Nación. En el mensaje del 26/06/2020, dos extremos sobresalieron de la alocución del Presidente de la Nación, uno de ellos es cuando expreso “no saben cuánto valoro la libertad”, el otro es cuando manifestó “estamos enamorados de la vida, por eso la cuidamos tanto”. La contradicción entre la palaba y la acción en la persona del Presidente de la Nación es una afrenta a la inteligencia y a la ética. No existe en la historia de nuestro país gobierno constitucional y democrático que en épocas de paz haya cercenado las libertades individuales como lo ha hecho y lo hace a la fecha el gobierno del Sr. Presidente de la Nación Alberto Fernández. Primero la dicotomía fue entre la economía y la vida, quizás hoy pretenda instalar una nueva dicotomía entre la libertad y la vida, como medio de continuar sometiendo a la población, siempre, apelando al medio a la muerte. Quizás desconoce el Sr. Presidente el pensamiento del Libertador de América, General José de San Martin, quien el 27/07/1819, en la Orden General impartida al Ejercito de Los Andes, expreso “SEAMOS LIBRES Y LO DEMÁS NO IMPORTA NADA… …LA MUERTE ES MEJOR QUE SER ESCLAVOS”. Desde inicios del mes de Marzo de 2020, los medios de comunicación e incluso el mismo Estado han inoculado el miedo a la muerte, postulando la muerte como lo peor que puede sucedernos en la vida, quizás, como medio de lograr que, masivamente, la población acepte ver sus libertades constitucionales vulneradas, su libertad económica y su propia independencia coartadas, ante el miedo a la muerte. Pero señores, la muerte no es lo peor que puede sucedernos en la vida, la muerte es parte inevitable del ciclo vital del ser humano, y más tarde o más temprano todos atravesaremos su umbral, solo es cuestión de cuando y como. Señores, hoy y siempre, lo peor que puede sucedernos en la vida, es vivir de rodillas… El segundo extremo, “estamos enamorados de la vida, por eso la cuidamos tanto”, merece ser analizado en contexto con otra manifestación de parte del propio Presidente de la Nación, quien, días antes, expreso que postergo el envió de la LEY DE ABORTO al Congreso de la Nacion por la pandemia. Momento!, el Presidente de la Nación está enamorado de la vida, pero enviara al Congreso el Proyecto de Ley de ABORTO? Corresponde preguntarnos si el Presidente de la Nación y la Secretaria de Legal y Técnica Vilma Ibarra, IGNORAN cuanto regulan el artículo 19 del Código Civil y Comercial y el artículo 4° de la Convención Americana de Derechos Humanos, conocida como “Pacto de San José de Costa Rica”.
El artículo 19 del CCyC dispone: “Comienzo de la existencia. La existencia de la persona humana comienza con la concepción”. El artículo 4° del Pacto de San Jose de Costa Rica prescribe: “Derecho a la Vida. 1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.” El Estado Nacional, no solo el Gobierno del Presidente Alberto Fernández, sino el Estado Nacional Argentino, en conjunto con los medios de comunicación, organismos e instituciones tanto nacionales como supranacionales, como parte de una agenda internacional, han sembrado en un sector de la población, la idea, que germino hasta florecer, en cuanto a la necesidad de legalizar el aborto, con fundamentaciones que exceden el objeto de este análisis, centrándonos, únicamente, en la hipotética legalidad constitucional de su eventual aprobación. Sin posibilidad de error, si el Congreso de la Nación aprobase la Ley de ABORTO, la misma seria INCONSTITUCIONAL por colisionar con el articulo 4° del Pacto de San Jose de Costa Rica que posee JERARQUIA CONSTITUCIONAL, descontando que, además, colisionaría contra el artículo 19 del CCyC. Entonces, volvemos a preguntarnos ¿el Presidente de la Nación y la Secretaria de Legal y Técnica IGNORAN Y DESCONOCEN el articulo 4° del Pacto de San Jose de Costa Rica y el articulo 19 del CCyC?. No es imposible, aunque difícilmente lo ignoren, quizás sucede algo mucho peor, poseen PLENA CONCIENCIA de su existencia, pero, no obstante, han de promover la sanción de la Ley de Aborto con otros fines encubiertos… Una REFORMA DE LA CONSTITUCION NACIONAL es un sempiterno anhelo de, sino todos casi todos, los gobiernos democráticos, los que encuentran graves escollos a sortear para materializarla, ni siquiera los gobiernos Kirchneristas con el enorme poder acumulado tras 12 años de gobierno pudieron lograrlo. ¿Y qué relación hay entre el ABORTO y una eventual REFORMA DE LA CONSTITUCION NACIONAL? Imaginemos el siguiente escenario, el Congreso Nacional aprueba la Ley de ABORTO, una vez publicada la misma, el sector de la sociedad que se opone a su sanción, inicia una acción a fines de que la misma SEA DECLARADA INCONSTITUCIONAL, la Justicia, en dicha encrucijada, o bien tergiversa la letra de la Constitución Nacional y se expone a un escándalo jurídico sin precedentes (otra vez), o bien DECLARA LA INCONSTITUCIONALIDAD. Declarada la inconstitucionalidad, el Estado Nacional se enfrentaría con el sector de la sociedad a quien el mismo inoculo la idea de legalizar el aborto, y allí se abren, cuando menos, tres posibilidades a saber:
a) Explicarles que la sanción de la Ley de Aborto FUE UN ERROR JURIDICO puesto que colisiona con la Carta Magna. b) Derogar la Ley 23.054 que aprueba el Pacto de San José de Costa Rica y enfrentarse a la comunidad Latinoamericana, puesto que, además, dejaría de pertenecer a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Modificar, además, el CCyC. c) Explicarles que la RIGIDEZ de la Constitución Nacional, o cualquier otra fundamentación huérfana de argumentos jurídicos, IMPIDE la VALIDEZ DEL ABORTO, y así, insidiosamente, sembrar la falsa idea de que el problema es la Constitución Nacional. La última opción, aunque terrible, es la que mayores visos de posibilidad presenta. ¿Qué otro motivo más que cuestionar la Constitución Nacional podría soslayarse debajo de la sanción de la LEY DE ABORTO cuando la esencia de la misma ES INCONSTITUCIONAL? Es difícil imaginar que el Estado Nacional se aboque a la tarea de manipular a las masas para lograr sus fines, pero no imposible, de hecho, sobran ejemplos. En este caso los sectores de la sociedad que promueven la sanción de la Ley de Aborto serían utilizados por el Estado, primero, para lograr la aprobación de la ley, más luego, ante la declaración de inconstitucionalidad, e inoculada la falsa idea de que el problema es la Constitución Nacional, para exigir una reforma constitucional, de esta forma el Estado Nacional se liberaría del costo político de promover una reforma constitucional, siendo ello, paradójicamente, reclamado por un sector de la sociedad… Lo sé, suena a fantasía, a teorías conspirativas y a delirio, como a todos nos habría sonado si en el mes de Diciembre de 2019 nos hubiesen alertado que desde el mes de Marzo de 2020 la totalidad de la población iba a ser confinada en sus hogares por más de 100 días, que se nos iba a impedir la libre circulación, el concurrir a nuestros trabajos, el ejercer industria licita, que no íbamos sostener nuestros ingresos, que íbamos a tener que pedir permiso al Estado para salir de casa, para ir a trabajar, que no íbamos a poder reunirnos con nuestros afectos, y que veríamos pasar el tiempo indefinidamente y nuestra vida misma desde una ventana… Por otra parte, el mismo Presidente de la Nación que hoy jura y perjura proteger la salud de la población, como justificación para violar abiertamente la Constitución Nacional, contradice palmariamente dicha postura al promover la Ley de Aborto, puesto que soslaya la existencia de las ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL, entre ellas el VHI/SIDA, HEPATITIS B, HPV, HERPES, las que a la fecha SON INCURABLES. Concretamente, el Presidente de la Nación, a través de promover la Ley de Aborto, contradice los argumentos referidos a proteger la salud de población, esgrimidos como medio de fundamentar el AISLAMIENTO SOCIAL, e IRRESPONSABLEMENTE expone a la población a la posibilidad de contraer enfermedades incurables, IGNORA que el VIH es una EPIDEMIA REAL, que hubo 1,7 millones de nuevas infecciones en 2018, y que 770 mil personas murieron en 2018. (Recuperado de “https://www.bbc.com/mundo/noticias-52732701”).
Asimismo, IGNORA que el VHI/SIDA continúa siendo la principal causa de muerte para las mujeres entre los 15 y los 49 años, y a día de hoy alrededor de 6000 mujeres jóvenes de 15-24 años contraen el VIH cada semana. (Recuperado de “https://www.unaids.org/es/resources/presscentre/pressreleaseandstatementarchiv e/2020/march/20200305_weve-got-the-power”) En muchas de las marchas que han tenido lugar no solo vemos mujeres, sino, una alarmante cantidad de niñas, a las que, sin hesitación, el Estado Nacional debería, nuevamente en función del preámbulo de la constitución, inculcar otro tipo de valores. Las niñas en los barrios, en el interior del país, cuando quedan embarazadas no necesitan que el Estado les garantice el aborto, necesitan que el Estado les garantice, desde su propia concepción, su educación, condiciones de vida dignas, y posibilidades de progreso real, mediante las cuales evitar llegar a los 12, 13, 14 años con un embarazo no deseado, pero, en su lugar, el Estado propone aniquilar el problema de raíz, legalizar el aborto, y así evitar tener que responder por una vida más que nace en la pobreza, en la marginalidad, cercenando ya no solo posibilidades de progreso, sino la posibilidad de nacer… Consecuentemente, mal puede valorar la libertar aquel que desaprensivamente la restringe desde hace mas de 100 días, mal puede amar la vida y proteger la salud quien promueve el aborto y omite las enfermedades de transmisión sexual, mal puede observarse lealtad en un discurso contradictorio e incoherente. El Estado Nacional de los últimos 65 años, sin importar el partido político de que se trate, fomento una población pobre e inculta, a la que únicamente asegura su subsistencia y la permanencia en su misma condición, JAMAS se pondero una reforma estructural que permita la evolución social, laboral, económica, cultural, de la población, el Estado Nacional tiene pavor de que los ciudadanos tengamos criterio y conciencia propias, que podamos subsistir y progresar por nuestros propios medios, puesto que, cuanto mayor sea nuestro conocimiento e independencia, mucho más libres seremos y difícil ha de resultar nuestra dominación, sino es por medio de la violencia y la coacción. Aquellos que estamos cercanos a los 40 años, década mas, década menos, sin duda recordamos como eran los barrios de nuestra infancia, como era jugar en las calles, como eran las personas, como era el respeto a los mayores, a las instituciones, los valores, la solidaridad, como era nuestra educación, sin duda podemos preguntarnos ¿Qué nos pasó?, y la respuesta es simple, NOS PASO EL ESTADO, los gobernantes corruptos, las pésimas políticas públicas, la ausencia de soberanía, y, sin posibilidad de evitarlo, la violación de nuestra Constitución Nacional, como decía el genial Jorge Abelardo Ramos “…para ser completamente ecuánimes, resulta bastante rara en el mundo, de ayer y de hoy, la aplicación escrupulosa de las leyes…”. (J.A. Ramos. Historia de la Nación Latinoamericana. Peña Lillo. Ediciones Continente. 2011. Pag. 49).
El peor virus que enfrenta Latinoamérica desde hace décadas es la CORRUPCION y el SAQUEO ORGANIZADO por parte de los estados nacionales, no el Coronavirus… Los argentinos vivimos en un constante error temporal, Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón lamentablemente murieron, y con ellos sus ideas y proyectos de Nación, salvo 2 o 3 casos, todos los gobernantes que posteriormente levantaron sus estandartes TRAICIONARON al país, ENVILECIERON la política y EMPOBRECIERON a generaciones. Vivimos en una suerte de Síndrome de Estocolmo colectivo, la sociedad argentina adora a sus captores, desde hace décadas alimentamos una clase política parasitaria que nos mantiene por debajo de nuestras posibilidades como medio de mantenerse en el poder, pero todo concluye. La historia nos observa, es este el momento adecuado para decir BASTA, para dejar de SOPORTAR INJUSTICIAS, hay momentos de meridiana e innegable gravedad institucional en los cuales se debe EXIGIR... Si bien debemos tener presente que el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes, y que, por sobre todo, por el bien de nuestra Nación, debemos sostener y proteger nuestras instituciones democráticas, debemos exigir… EXIGIR el cumplimiento y observancia, la preservación, respeto y primacía de los Derechos Constitucionales, reconocidos en la Constitución Nacional, en los Tratados Internacionales con Jerarquía Constitucional, en la Constitucion de la Provincia de Buenos Aires. EXIGIR JUSTICIA a quienes tienen la posición de impartirla. EXIGIR LEGALIDAD, ETICA Y MORAL a nuestros gobernantes. EXIGIR que se constituya la unión nacional, que se afiance la Justicia, que se promueva el bienestar general, y se aseguren los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo ARGENTINO. Solo a través de someternos a nuestra Constitución Nacional lograremos vivir en libertad y en un verdadero ESTADO DE DERECHO.

DR. JORGE LUJAN FRANCULLI. ABOGADO

Te puede interesar:

https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar