N° de Edición 7324
actualidadAnálisisOpiniónPolítica

Enfoque: “TAPITA”. Por: Carlos Enrique Galli

TESTESTE

EDITORIAL

Una de las sabias máximas proferidas por el Gral. Perón, rezaba “desensillar hasta que aclare”. A pocos días de la culminación de las PASO, me decido a hacer un breve ejercicio de memoria invitando a meditar concienzudamente a quién le vamos a confiar nuestro destino individual y colectivo por los próximos cuatro años.

Ante la imposibilidad de un nuevo mandato de CFK, asomaron una vez más -dentro de una oposición carente de gestiones-, tantos bucaneros viejos como nóveles aventureros en pos de, renovar su puestito actual, u obtenerlo en caso de no poseerlo.

Carlos Enrique Galli

carlosgalli@yahoo.com

Cuántos árboles perdieron la vida alimentado boletas kilométricas que incluían en ellas a individuos que, al margen de no indicar cómo solucionarían aquello que critican, debieran explicitar porqué aspiran a puestos ejecutivos que les quedan tan grandes como inaccesibles con “todo lo mal que va el país”. Asistimos durante días a las más variadas, insólitas y descabelladas propuestas de candidatos que, en definitiva no pudieron saltar la vara del mínimo exigido del padrón. Dos ejemplos: Manuela Castañeda presentando como principal argumento ser “la candidata más joven” como si ello ostentara un mérito en sí mismo y un eterno Víctor de Genaro proponiendo “un millón de chacras”. Loable pero, ¿de qué forma?

De los aspirantes al sillón en la Rosada, exceptuando al candidato oficial del cual esperamos la continuación del modelo, del resto, repasemos: Adolfo RodríguezSaá, recordémoslo en 2001, enfrentando, eufórico y arremangado a un Congreso diezmado anunciando “el no pago de la deuda”. Su demagógica irresponsabilidad nos legó un feroz incremento que aún hoy estamos costeando, en tanto él, se recluyó en su alambrado feudo provinciano y desde allí se lanza, impúdicamente,a esta aventura presidencial. Margarita Stolbizer, pregonera desde hace años de una hibridez no exenta de la malicia de su mentora (Elisa Carrió), sólo que con más sutileza. Nicolás del Caño, novel candidato “socialista”, vencedor de José Saúl Wermus (Jorge Altamira) portador del mismo eterno y anacrónico discurso de la supuesta “izquierda”.

Sergio Massa, típico caso de la fiera que mordió la mano de quien lo alimentara. Luego de sus inicios en la década del ‘90 dentro de la UCD, emigró de la misma a prestar servicios a Luis Barrionuevo, impresentable “líder” gremial y luego al “changuito cañero” Ramón Ortega devenido en gobernador tucumano. Asiduamente mencionado en los cables de Wikileaks, se atrincheró en un Frente Renovador desde donde se empeña en atender los llamados del pasado. Y por último, están equivocados quienes marcan la ignorancia, el lobotomismo o la  brutalidad de las declaraciones del multiPROcesado Mauricio Macri como errores. En tal contexto, a quienes lo instalaron como presidenciable, lo que menos les preocupa son tales actitudes, en realidad, para dichos grupos, cuánto peor sea, mucho mejor.

En su fuero íntimo, la opo mediática, los dinosaurios opositores, los periodistas millonarios, la rancia oligarquía, saben que en octubre, van a tener que raspar la tapita y seguir participando por cuatro años más, dentro de los cuales, no debemos olvidar dos acepciones de Cristina: todo tiene que ver con todo, y tener la conciencia que va a pasar aquello que nosotros queramos que pase.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba