N° de Edición 7271
Nacionales

Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer

TESTESTE

Para tener en cuenta

“Es prioritario promover la prevención, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado”
Lo afirmó el presidente del IOMA, Antonio La Scaleia al señalar que el cáncer es en gran medida prevenible, otros se pueden detectar en las primeras fases de su desarrollo y ser tratados y curados. Aún en etapas avanzadas de la enfermedad, se puede retrasar su progresión
Al conmemorarse este 4 de febrero el Día Mundial de la lucha contra el Cáncer, el presidente del Instituto de Obra Médico Asistencial bonaerense, Antonio La Scaleia abogó por la necesidad de “promover medidas de prevención como una herramienta clave para, ante la aparición de la enfermedad, lograr un tratamiento eficaz”.
La Scaleia consignó que “el cáncer es en gran medida prevenible, otros se pueden detectar en las primeras fases de su desarrollo y ser tratados y curados. Incluso en etapas avanzadas de la enfermedad se puede retrasar su progresión y el dolor se puede controlar o reducir”.
“Por ello es recomendable incorporar en los hábitos y costumbre comportamientos de vida saludables, realizar controles regulares de salud y evitar la exposición a elementos tóxicos que predisponen al desarrollo de tumores”, precisó el máximo referente del IOMA.
Desde la Unidad de Prevención y Promoción de la Salud del Instituto, se informó que el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial y local. Se le atribuyen 7,6 millones de defunciones ocurridas en 2008, aproximadamente un 13% del total. Más del 70% de las defunciones por cáncer se registraron en países de ingresos bajos y medianos, y se prevé que el número de defunciones anuales mundiales por cáncer seguirá aumentando y superará los 11 millones en 2030.
En el desglose de esas cifras se desprende que, en nuestro país, es la causa del 20% de las defunciones que se producen por año. Los cánceres más comunes en mujeres son: mama, cuello uterino, colon y recto, pulmón, y ovario. Y en los hombres: próstata, pulmón, colon y recto.
La Scaleia, como presidente del IOMA y del COSSPRA -Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales-, subrayó además “la importancia de sumarnos a las políticas públicas; nosotros somos representantes de los trabajadores públicos y tenemos presencia en todas las provincias, en una línea rectora para usar mejor los recursos y llegar más a la población”.
Las estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud señalan que la mayoría de los cánceres están vinculados al consumo de tabaco, alimentación no saludable, el sedentarismo y algunos agentes infecciosos. Es por esto que comer sano, hacer actividad física y no fumar disminuyen el riesgo de presentar cáncer junto a otras enfermedades.
Los principales factores de riesgo a controlar son: el tabaco, a través de sus diversas formas de exposición, constituyen la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en todo el mundo entre los hombres y cada vez más, entre las mujeres. El sobrepreso y la obesidad están asociados causalmente varios tipos de cáncer: de esófago, colorrectal, mama de mujeres postmenopáusicas, endometrio y riñón.
Según la OPS, otros factores de riesgo son la inactividad física que contribuye de forma importante al aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad en muchas partes del mundo y de forma individual aumenta el riesgo de algunos cánceres; el consumo de alcohol, a mayor cantidad mayor riesgo de contraer cáncer, como por ejemplo en cavidad oral, faringe, laringe y esófago.
La lista también incluye la exposición al sol excesiva o a fuentes artificiales de radiación ultravioleta, como las camas solares, que aumentan el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer de piel; y la contaminación ambiental del aire, agua y suelo con sustancias químicas carcinogénicas es responsable del 1-4% de todos los cánceres. La exposición a carcinógenos también se produce a través de la contaminación de los alimentos por sustancias químicas, como aflatoxinas o dioxinas.
En ese marco, el presidente del IOMA expresó que “la detección temprana también es indispensable a la hora de prevenir muertes por cáncer, ya que en las fases iniciales de la enfermedad existe un alto potencial de curación, por ejemplo en cáncer de cuello de útero o de mama”.
La Unidad de Prevención y Promoción de la Salud del IOMA indicó que existen intervenciones que permiten la detección temprana y el tratamiento eficaz de un tercio de los casos aproximadamente. Estas consisten en la aplicación sistemática de una prueba de detección en una población asintomática con el fin de descubrir a las personas que presentan anormalidades indicativas de un cáncer determinado y así poder remitirlas prontamente para el diagnóstico y el tratamiento.
A modo de ejemplo, para la prevención del cáncer de cuello uterino, es aconsejable el Papanicolaou anualmente a partir del inicio de las relaciones sexuales; para el cáncer de mama, la mamografía a partir de los cuarenta años anualmente; y para la prevención del cáncer colorrectal: sangre oculta en materia fecal anual o fibrocolonoscopia cada 10 años, a partir de los 50 años.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba