N° de Edición 7069
Nacionales

Congreso Nacional: Perla Gallardo Recibió El Premio Rosa De Plata

CAB2 PERLA (1)

Tal lo anunciado oportunamente, Perla Gallardo fue distinguida con el Premio Rosa de Plata a la Mujer Trabajadora 2015; que la Asociación del Personal Legislativo del Congreso Nacional entregó en la tarde noche del 26 de marzo, en el Salón Azul del Honorable Senado de la Nación.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el secretario general de APL, Norberto Di Próspero entregó por décimo año consecutivo, la obra realizada por el maestro orfebre Juan Carlos Pallarols, con el objeto de premiar a aquellas mujeres que se destacan en diferentes áreas del quehacer nacional. A lo largo de estos años han sido premiadas importantes mujeres trabajadoras de nuestro país, entre ellas Marta Argerich, Florentina Gómez Miranda, Cristina Kirchner, Mónica Carranza, Elena Highton de Nolasco, Lydia Lamaison, Nelly Omar, Susana Trimarco y Elsa Sara Sánchez de Oesterheld, entre otras.

En esta ocasión el Premio Rosa de Plata edición 2015 fue para la continuadora de la obra del padre Mario Pantaleo.

Recordemos que Aracelis Gallardo, o doña Perla, nació en Goya, Corrientes. Es Presidenta de la Fundación Nuestra Señora del Hogar, una de las dos fundaciones que componen la Obra del Padre Mario, que nutre con educación, salud y alimentación al pueblo de González Catán y sus alrededores, en la provincia de Buenos Aires. Miles son los fieles que buscan alivio y curación en el santuario del padre Mario Pantaleo y Perla los recibe desde hace 30 años.

CAB2 PERLA (2)

Perla conto: “Tenía un tumor ginecológico que me producía muchos sangrados y me daban sólo 3 meses de vida. Incluso había ido a recorrer toda Europa para encontrar una solución, pero los médicos decían lo mismo. Mi marido me comentó sobre un cura en Buenos Aires que era sanador y fui solo porque me lo pidió uno de mis hijos. Yo no creía en esas cosas. El atendía en Carlos Pellegrini y Santa Fe. Cuando entré, él estaba arrodillado curando a una monjita. Sin conocerme ni saber nada de mi dolencia, me puso la mano en el vientre y de repente sentí que dejaba de correr esa hemorragia que tenía desde hacía años. ¿Usted me va a curar, padre?, le pregunté. Y todavía hoy recuerdo su respuesta: ‘No, arriba está el que la va a curar. Él es el guitarrero, yo soy sólo la guitarra’, me contestó”.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close