N° de Edición 6911
Morón

Morón pierde la guerra contra roedores de Haedo

Morón pierde la guerra contra roedores de Haedo. Todo comenzó el viernes cuando vecinos del barrio se comunicaron con está redacción. Sobre la calle Magnasco al 1.100, en Haedo, hay una invasión de roedores.

Morón pierde la guerra contra roedores de Haedo
Morón pierde la guerra contra roedores de Haedo

Morón pierde la guerra contra roedores de Haedo. Recién cuando la éste medio dio a conocer los hechos, el Gobierno Local se activó, incluso, Zoonosis, ubicada a 2.000 metros del barrio, estuvo en el lugar por primera vez.

El municipio colocó cebos el viernes en varios puntos de la cuadra declarandole la guerra a los roedores. Los vecinos sintieron alivio.

Pero 48 horas después, los roedores volvieron a desplazarse en masa de una punta a la otra de la cuadra. Incluso cruzando la calle para ingresar a la fábrica abandonada en donde funcionó 5 Hispanos.

La primera batalla está perdida por completo.

Sólo hay un roedor muerto producto de un accidente de auto. O sea, el vehículo la aplastó. Acá la foto:

Morón pierde la guerra Diario Anticipos

El punto en conflicto es la vivienda de Magnasco 1.177 en la que vive una mujer mayor sola. La mujer no quiere que entre el municipio a su domicilio en donde concentran los roedores.

A su vez, el Gobierno Local realizó gestiones ante la Justicia de Faltas de Morón por los problemas de salubridad que hay en el barrio y los que genera la vecina ya que no permite el ingreso a su domicilio de manera voluntaria.

Datos científicos indican que la reproducción de roedores tiene un tiempo máximo de 40 días. Por lo tanto, durante ese período se multiplican de 2 a 16 miembros más de la familia. Mientras esto ocurre, los vecinos ya no saben qué hacer.

La enfermedad más conocida es el Hantavirus, pero también transmiten Leptospirosis Salmonelosis.

“Las ratas no aparecen muertas. Hay un pájaro muerto. Y un auto piso una rata. El resto aparecieron en la cuadra como siempre. Los cebos no funcionan”, le dijo un vecino de nombre y apellido A.V.L..

Pero hay una esperanza aún. Los cebos no se vieron el domingo. Quizás, y sólo quizás, los roedores se los comieron todos. Y falta tiempo para que hagan efecto.

Fuente: Anticipo.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close