N° de Edición 6848
Morón

Morón: Mariano Potel, un comediante del oeste (I Parte)

moron-reportaje

Mariano Potel. Hasta hace un tiempo el Stand Up era una novedad en la Argentina, no solo los famosos se volcaron a este camino sino también vecinos de distintos barrios de La Matanza y otros distritos se apasionaron por este estilo de teatro.

Hoy es un género más que rompe taquilla en distintos escenarios de la Ciudad de Buenos Aires y el Oeste, además de ocupar un lugar con programas específicos en la televisión.

Por: Melanie Martínez
martinez.melanie@outlook.com

En notas anteriores se relató la historia del Stand Up con motivo de las presentaciones solidarias anuales que dan los comediantes citados por la Liga Federal Universitaria que lidera el centro de estudiantes de la casa de altos estudios local. En esta oportunidad, NCO invita a sus lectores a disfrutar en estas líneas la experiencia de uno de los comediantes más queridos y reconocidos de la zona, Mariano Potel.

El mencionado prestó algunos minutos de su preciado tiempo entre presentaciones para dar a conocer en una entrevista su relación con este estilo, su preparación y experiencia en las tablas. A sus 46 años, cuenta con diez años de trayectoria en el género en cuestión y un reconocimiento a nivel internacional en países como España y Uruguay, donde trabajó y aún continúa sorprendiendo. Además de haber recorrido gran parte del interior del país.

Sus inicios

“La carrera fue gradual pero un poco vertiginosa también – cuenta Mariano – porque cuando terminé de hacer el curso de escritura de Stand Up con Alejandro Angelini, ni bien terminé de estudiar me puse a trabajar”. Y aclara que “los que hacemos Stand Up escribimos nuestros propios textos”. Previo a eso, antes de meterse de lleno a ser comediante, realizó talleres de teatro e improvisación de la mano del especialista Oggi Guzmán.

“Empecé a trabajar en ‘Liberarte’ en Corrientes al 1500, en un show que se llamaba “Selección de Stand Up”. Elegí trabajar ahí porque me iba bastante bien para lo nuevo que era, estuve un año en ese lugar”, cuenta Potel con una incansable predisposición que además “colaboraba con áreas de producción, era como el gordito que llevaba la pelota para asegurarse jugar” (risas).

Allí, su actual compañero de escenario, el comediante que ya venía trabajando en el género, Vinchu Rivera, lo convocó para hacer “Criticonas” en el Paseo de La Plaza, dirigidos por primera vez por Carlos Belloso, con un formato que contenía squetch y monólogos, y cerraba la apuesta que hicieron los hombres todos vestidos de mujer. Vinchu es uno de los tantos amantes del Stand Up que Mariano conoció haciendo su primer éxito como trabajador del rubro.

Después vinieron los unipersonales que garantizaban una hora de risas, que los llevó en una gira por el interior del país, a Uruguay y a España. Recuerda como una gran experiencia hacer shows en cruceros de una conocida empresa naviera porque “eran muy seguidos, había mucha gente y era redituable”. Lo cierto es que tiene la fortuna de volver cada año al país europeo por su vocación.

“En noviembre se estrena un spot que grabé este año para “Comedy Central”, un canal español al que no es fácil acceder siendo extranjero”. Actualmente trabaja en “Happy” con Fer Crisci, quien participa en el programa “Hora de Reir”; Marito, locutor de Bendita TV y conductor de “Hora de Reir”; Vinchu Rivera y Nicolás Bifi. Dirigidos nuevamente por el célebre Carlos Belloso giran por el interior intercalando presentaciones mensuales en Buenos Aires.

“Esto no es un hobby”

Contrariamente a lo que muchos piensan, Mariano Potel dejó muy en claro lo que significa este género: “A pesar de que yo empecé en una época en donde era más fácil trascender si te iba bien te conocían y hoy hay muchos que hacen stand up y es difícil destacarse, la clave para dedicarte al stand up, como en otras actividades de la vida, es la pasión: si algo te apasiona seguramente le vas a poner tantas ganas hasta que te salga bien”.

“A mí siempre me movió la pasión, -cuenta el comediante- me subí por primera vez a las tablas y quise volverme a subir al escenario todas las veces que pueda para revivir esa experiencia orgásmica que acababa de tener. Asique le puse toda la garra, incluso estuve a punto de fundir una mini empresa que tenía por desatenderla y darle prioridad a hacer stand up”.

Anécdotas

Entre las miles de vivencias y frustraciones, Potel eligió contar que una temporada en Pinamar, en el Partido de la Costa, formaba parte de uno de los dos shows que se presentaban con una entrada cara. Una noche fue solo una pareja a ver el espectáculo a la sala del balneario apta para 200 personas, lo cual desde el escenario no era posible verlas. Nadie se prestaba a hacer el show y él salió por respeto a los que habían pagado su entrada.

Otra anécdota rica es del cholulaje de la gente, en este caso en el momento en que hacía sus unipersonales en los cruceros, en la época en la que Canal 9 era el único que transmitía Stand Up y Mariano, que fue reconocido por el director del Crucero, era presentado como el cómico de Bendita TV. “Cuando terminaba el show y la gente me cruzaba en el barco había muchos que me decían yo te sigo siempre en Bendita (programa que actualmente se transmite por ese canal)”.

El remate de esta graciosa vivencia es que “me decían yo te veo siempre en Bendita, te veo todos los días en Bendita, y yo iba una vez cada cuatro, cinco, seis o siete meses al programa” (risas). Aunque los productores de la emisora a veces repetían sus monólogos en días diferentes. Lo que Potel hasta el momento no sabe es que esta periodista también lo sigue en Bendita You Tube y Hora de Reír, formato que también se proyecta por Canal 9.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]

Te puede interesar

Close
Close