Número de edición 7770
LOGO

Salud: Kira, doctora de cuatro patas

El proyecto está ligado a la figura de una perrita adiestrada como acompañante terapéutico de niños, niñas y adolescentes internados.

En el ámbito de la salud, uno de los aspectos a tener en cuenta no solo tiene
que ver con el tratamiento médico para las diferentes afecciones sino también
la atención hacia el estado emocional de los y las pacientes, principalmente en
los casos de internaciones.

En este contexto, se destaca la importancia de implementar medidas que
contribuyan a lograr acompañamiento emocional a los y las pacientes para que
esta manera avance el tratamiento de sus respectivas afecciones.

En ese sentido y relacionado con la información a la que tuvo la oportunidad de
acceder Diario NCO, se enmarca el proyecto "Kira, la doctora de cuatro patas",
una perrita de tres años adiestrada como acompañante terapéutico de niños,
niñas y adolescentes internados.

La labor de Kira

En cuanto al comienzo de Kira como acompañante terapéutico, el informe
señaló que la perrita "fue adiestrada para terapia asistida y visita desde el 2019
a bebés, niños y adolescentes internados y hace más amigable el ámbito
sanatorial

A través de sus intervenciones, se consigue que los pacientes expresen sus
miedos, bajen la ansiedad y tengan mayor adhesión a los tratamientos", añadió
y destacó el escrito.

En lo que respecta a la manera en que lleva a cabo su labor, el informe
describió que Kira espera el gesto de aprobación y sin dudarlo salta para
subirse a la cama. Primero, se hace la dormida.

Luego levanta el hocico para jugar con un chico que, por un rato, toma el rol
de doctor para revisarla y aplicarle una inyección de fantasía. Cuando termina
la consulta imaginaria, ella “choca los cinco” con su patita y sale de la
habitación moviendo la cola", detalló el documento.

A su vez, el reporte planteó y remarcó: Esta escena de juego entre un niño y
una perra es tan habitual que podría ser parte de la vida cotidiana de miles de
familias. Pero esta vez hay algo distinto: el escenario. Todo transcurre dentro
de un centro de salud y lo que sucede entre ambos es mucho más que un
simple juego.


Historia de la Dra de cuatro patas;
Kira es una perra de raza Australian Labradoodle, mezcla de Labrador y
Poodle. Tiene 3 años y desde cachorra fue entrenada por un adiestrador
especializado en terapia asistida con animales.

De acuerdo a la información brindada a este medio en 2019 fue incorporada al
servicio de psicología en internación pediátrica de Swiss Medical Medicina
Privada y es guiada por la psicóloga Carolina Micha para trabajar con pacientes
pediátricos en su recuperación o tratamiento, desde bebés hasta
adolescentes;

“El objetivo de la visita es terapéutico. Kira no es simplemente una perra de
visita. Hay una díada profesional-can con fines específicos. Luego de realizar la
interconsulta con el equipo de salud, se plantean las necesidades de cada
paciente, por ejemplo la movilización en pos del alta o la canalización de la
angustia”, explicó Micha.

Asimismo, el escrito difundido señaló: "Las visitas se concretan una vez que se
obtiene el aval del equipo médico y de infectología. El rol de Kira es el de una
mediadora, una facilitadora para lograr ese objetivo clínico-terapéutico que se
pautó de antemano.

En relación al impacto de la propuesta, la licenciada Micha manifestó en el
informe que superó las expectativas porque rompe con el clima sanatorial y a
través de Kira se consiguen objetivos terapéuticos que muchas veces son
difíciles de lograr, como que un paciente exprese con facilidad sus emociones,
miedos y ansiedades, y acepte indicaciones médicas.

Una vez que la conocen, muchos chicos esperan con alegría la próxima visita
de “Kiri”, como la rebautizaron en ese pequeño universo mágico que se genera
en cada encuentro. La reciben con dibujos, regalos, le hacen casitas con las
sábanas, improvisan cuchitas, la disfrazan, comentó la profesional.
En sintonía y ya para finalizar, la especialista agregó y destacó que esto ayuda
mucho a la psicoprofilaxis, porque el paciente toma un rol activo de control y
familiarización con las situaciones que va a experimentar, desde un lugar de
poder y no de pasividad;.

Fuente fotografía: prensa proyecto Kira

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba