Número de edición 7770
LOGO

Rehabilitación: un factor clave para sobreponerse a un infarto

Informe de Rehabilitación: un factor clave para sobreponerse a un infarto

El Instituto Cardiovascular de Buenos Aires presentó un informe sobre cómo se puede recuperar una «vida normal» luego de sufrir un episodio cardíaco.

En los casos en los que un o una paciente logra sobreponerse de una afección de salud compleja, resulta clave llevar adelante distintos procesos de rehabilitación para poder retomar con su estado de previo.

En este contexto, desde el ámbito profesional apuntan a brindar información y generar conciencia respecto de la importancia que supone el acompañamiento médico y la incorporación de hábitos saludables para los procesos de recuperación.

En ese sentido y vinculado con la información a la que tuvo la oportunidad de acceder Diario NCO, el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) difundió un informe acerca de cómo se puede recuperar una «vida normal» tras sufrir un infarto o insuficiencia cardíaca.

Precisiones del estudio

En cuanto a los señalamientos que expone el informe, el mismo indicó que «los especialistas coinciden en que la clave está en retomar la actividad guiados por un equipo interdisciplinario compuesto por médicos, brindando educación al paciente, para que pueda incorporar hábitos saludables y ejercicio supervisado»

«Lo más importante es que, al menos durante los primeros tres meses, es necesario realizar actividad física en contexto de la rehabilitación cardiovascular (RHCV)”, explicó la Dra. Cecilia Zeballos, jefa de Rehabilitación Cardiovascular del ICBA Instituto Cardiovascular en el escrito consultado por este medio.

«Los programas de RHCV incluyen un conjunto de estrategias a largo plazo que se basan en la educación de un estilo de vida saludable, alimentación, manejo de los factores de riesgo cardiovascular, asesoramiento psicosocial, y ejercicio físico prescrito acorde con el estado clínico de los pacientes», describió el documento.

En sintonía, el reporte añadió que «además de ser un tratamiento científicamente probado, para estos pacientes la RHCV es una herramienta útil que brinda confianza y acelera la reinserción en la actividad física habitual».

“Es tan importante realizar actividad física en el contexto de la rehabilitación como, por ejemplo, tomar la medicación, pero se trata, a decir verdad, de un tratamiento subutilizado», aseguró Zeballos en el relevamiento difundido.

Asimismo, la especialista precisó: «Existen estudios clínicos con miles de pacientes que compararon realizar actividad física en el hogar o en un gimnasio versus actividad física en contexto de RHCV, y la comparación arrojó resultados contundentes y favorables para los pacientes que concurrían a un centro de RHCV”,

En relación a estos pacientes, desde el ICBA, explicaron que «se probó una reducción del 26 por ciento del riesgo de muerte por causas cardiovasculares y del 20 por de nuevas hospitalizaciones, gracias a estos múltiples estudios»

Informe de Rehabilitación

Aspectos claves de la rehabilitación

En lo que refiere al momento que es aconsejable comenzar con la RHCV, luego de un infarto, desde el instituto de salud indicaron: «Tan pronto como sea posible luego de la externación: no hay por qué esperar si las condiciones clínicas son las adecuadas».

Asimismo, el estudio hizo hincapié en que «cuando se evalúa a un paciente para comenzar a rehabilitar luego de un infarto, hay que tener en cuenta el tamaño del infarto, pero, sobre todo, miramos con especial atención la función del ventrículo (cómo bombea el corazón)».

«También si tuvo complicaciones durante el evento coronario, los días de internación, el estado físico previo, los síntomas actuales, y en función de esos datos programamos un plan de ejercicio adecuado a su condición clínica y acompañamos al paciente a lograr una capacidad igual o mejor a la previa», añadió el documento.

Mientras tanto, el reporte facilitado a este medio detalló: «Para lograr una mayor adherencia al programa, es fundamental poner especial atención en los objetivos del paciente en cuanto a la actividad física, sus preferencias y las limitaciones del tiempo».

«En el caso de los infartos más grandes con peor función ventricular, con complicaciones durante el evento, con la presencia de síntomas, etcétera, se indica actividad física de menor intensidad», indicó la investigación.

En sintonía con lo planteado, el escrito agregó que dicha actividad física también tiene que ser de «progresión es más lenta, pero con esfuerzo y con una adecuada adherencia al programa se logran resultados tan buenos como en los pacientes de menor riesgo».

Para concluir y en cuanto a las señales de alarma, desde ICBA explicaron: «Los pacientes deben tener en cuenta la presencia de síntomas como dolor de pecho, falta de aire, palpitaciones, cansancio extremo, mareos, etc.“Lo importante es dar aviso en forma inmediata al profesional de la salud que se encuentra en el servicio de RHCV”.

Fuente fotografía: siacardio.com y fisiologiaclinicadelejercicio.es

Te pueden interesar:
https://www.instagram.com/diarioncomatanza

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba