N° de Edición 6946
LOGO

Los Palabristas de hoy y de siempre: Alfred Tennyson

Los Palabristas de hoy y de siempre: Alfred Tennyson.

Estimados lectores: gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de Diario NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre, revista literaria que fundé y dirijo desde el año 2001.

La reseña biográfica de la semana es sobre (Somersby, Reino Unido, 1809 – Aldworth, id.,1892) Poeta británico. Creció en el seno de una familia acomodada que le inculcó el gusto por la lectura, y ya desde joven manifestó sus aptitudes poéticas en unas primeras composiciones a la manera de Pope y Milton.

A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas en colaboración con su hermano Charles, Poemas de dos hermanos (1823), y al año siguiente ingresó en el Trinity College de Cambridge:

Entró en contacto con una sociedad secreta de gran prestigio, The Apostles, y conoció al que sería su gran amigo, Arthur Hallan, a la memoria del cual escribió uno de sus poemas más famosos, In memoriam (1850), considerado su obra maestra.

Su primer libro importante, Poemas principalmente líricos, apareció en 1830, y tres años más tarde publicó el segundo, Poemas, que no recibió una acogida tan buena por parte de la crítica, a pesar de tratarse de una colección más consistente.

Abatido por este fracaso y por la muerte, ese mismo año, de su amigo Hallan, Tennyson estuvo diez años sin publicar.

En 1942 apareció su tercer libro de Poemas, con el que recobró cierto prestigio literario, hecho que lo animó a publicar, en 1847, un largo poema sobre la condición de la mujer moderna, La princesa, con el que se consagró como poeta.

Tres años más tarde apareció el ya citado In memoriam, tras el cual fue nombrado poeta oficial, con lo que ocupó el sitio que había dejado vacante William Wordsworth.

Como tal, escribió la Oda por la muerte del duque de Wellington (1852) y La carga de la brigada ligera, con el objetivo de cantar las glorias nacionales.

Respaldado por esta posición oficial, a la que vendría a añadirse, en 1884, el título de lord, trabajó en la composición de una serie de poemas en prosa sobre el rey Arturo, que culminaría en 1859 con Los idilios del rey.

A partir del año 1875, Tennyson pasó a escribir teatro (Becket, 1884; Tiresias, 1885), aunque sólo algunas de sus obras fueron representadas.

La muerte le sorprendió cuando aún estaba corrigiendo su último libro de poemas, La muerte de Enone (1892)

Poesía

 Poemas por dos hermanos (1827)

El cuento del amante (1828, publicado en 1879) «Tombuctú» (1829)

Poemas principalmente líricos (1830), incluyendo:

«Claribel»

«Oda a la memoria» «Recuerdos de las mil y una noches»

«Mariana en el Sur»

«El poeta nació en un clima dorado» «El amor y la muerte»

«Balada de Oriana»

«El cisne moribundo: endecha» «Un personaje» «The Kraken»

Poemas (primera edición, 1833), incluyendo:

«La dama de Shalott» «El sueño de las mujeres bellas»

«Enone» «Los lotófagos»

«El palacio del arte»

«La hija del molinero»

Las dos voces (1834)

Poemas (tercera edición, 1842), incluyendo:

«Lady Clara Vere de Vere» (1832) «San Simeón el Estilita» (1833)

«La hija del jardinero» «De camino al correo»

«El Lord de Burleigh» «Locksley Hall» «Titono»

«Visión del pecado» «Ulises» (monólogo dramático)

«Sir Galahad»

La princesa: miscelánea (1846-1847), incluyendo:

«La princesa» «Godiva» «El declive del esplendor»

«Lágrimas, ociosas lágrimas» «Ahora duerme el pétalo carmesí»

In Memoriam (1834-1850), incluyendo:

«Tañed, salvajes campanas» «El águila» (1851) «La margarita» (1851)

Oda a la muerte del duque de Wellington (1852)

La carga de la Brigada Ligera (1854) Maud: un monodrama (1854-1855)

Idilios del rey (primera serie, 1834-1859), incluyendo:

«Enid» (inicialmente publicado en 1857 y posteriormente dividido en «El matrimonio de Geraint» y «Geraint y Enid»)

«Vivien» («Nimue») (inicialmente publicado en 1857) «Elaine»

«Ginebra» (posteriormente ampliado) «Boadicea» (1859)

«Fusileros, ¡formación!» (1859) «La torre de Helen» (1861)

«Dedicatoria» de los Idilios del rey (1862)

Enoch Arden y otros poemas (1864), incluyendo:

«Enoch Arden» (1862) «Sea Dreams» (1864) «Aylmer’s Field» (1864)

«El granjero del norte» (1864) La ventana (1867)

La víctima (1868) Lucrecio (1868)

El Santo Grial y otros poemas (1868-1869), incluyendo en su primera edición

(Londres, 1869): «La llegada de Arturo» «El Santo Grial»

«Pelles y Ettarre» «La muerte de Arturo»

Idilios del rey (segunda serie, 1869), incluyendo:

«Enid» «Vivien» «Elaine» «Ginebra» «La llegada de Arturo» «El Santo Grial»

«Pelles y Ettarre» «La muerte de Arturo» La venganza (1878)

La defensa de Lucknow (1879)

Baladas y otros poemas (1880), incluyendo:

«La venganza» «Rizpah» «El hospital infantil» «La primera disputa»

«La defensa de Lucknow» «El zapatero del norte» Tiresias y otros poemas (1885),

incluyendo:

«Balin y Balan» (1885) «The Ancient Sage» «To-morrow»

Locksley Hall, sesenta años después (1886) Deméter y otros poemas (1889)

Idilios del rey (tercera serie, 1889), incluyendo:

«El último torneo» (1871) «Gareth y Lynette» (1872) «A la reina (Epílogo)» (1873)

La muerte de Enone (1892), incluyendo: «La muerte de Enone»

«El sueño de Akbar» «Kapiolani»

Teatro

Queen Mary (1875) Harold Torres Tejada (1876) El halcón (1879)

The Cup (1881) The Promise of May (1882) Becket (1884)

The Foresters: Robin Hood y la doncella Marian (1892)

Fuente: biografiasyvidas / Wikipedia

Poemas

Circunstancias

En vecinas aldeas, dos chiquillos, jugando
como locos, en medio de los brezos; en una
fiesta dos forasteros que se encuentran; bajito,

junto al muro de un huerto, dos amantes hablando;
dos vidas enlazadas con dorada ventura;
junto a la torre gris, dos tumbas, con el césped

que limpian mansas lluvias y donde margaritas
florecen; dos chiquillos en una misma aldea.
Así va, de hora en hora, la ronda de la vida.

La hija del molinero

Esa es la chica del molino
y tan linda, tan linda se hizo,

que quisiera yo ser el pendiente
que en la oreja le tiembla:
pues, oculto en sus bucles noche y día,

rozaría su cuello tibio y blanco.
Ser el cinto quisiera
de su talle tan fino, tan fino:

su corazón daría contra mí sus latidos,
dolorido o alegre;
si late como debe yo sabría,

abrazando su talle, muy apretado siempre.
Ser un collar quisiera
y así mecerme todo el día

en su seno aromado,
a una con su risa y sus suspiros :
y tan leve, tan leve allí estuviera,
que por la noche apenas me desabrocharía.

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la  dirección electrónica siguiente: E-mail: lospalabristas@hotmail.com.

Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo. Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre. Que tengan un excelente inicio de semana. Hasta la próxima.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close