N° de Edición 7218
LOGO

«Otras plataformas»: un análisis sobre la problemática digital y las alternativas

«Otras plataformas»: un análisis sobre la problemática digital y las alternativas.

El libro aborda el tema de la desigualdad de conectividad e indaga sobre las opciones de servicios de TV e internet que ofrecen los medios y prestadoras cooperativos, populares y comunitarios.

En la actualidad y en particular desde que el mundo se vio afectado por la pandemia producto del coronavirus, se produjo un incremento del uso de las nuevas tecnologías a partir de que muchas de las actividades sociales se trasladaron al mundo de la web.

En este contexto cobró visibilidad una problemática cuyos debates vienen de larga data y tiene que ver con el tema de la desigualdad en materia de conectividad y la concentración digital en las grandes plataformas tales como Google, Facebook, Netflix y Amazon, entre otras.

En ese sentido, Diario NCO dialogó con el especialista en medios de comunicación, Ezequiel Rivero, para conocer detalles sobre el libro en el que participó titulado «Otras Plataformas», que estará disponible de manera gratuita y online a partir de la primera quincena de febrero y el cual plantea un análisis y alternativas respecto a las problemáticas antes mencionadas.

Un libro y una propuesta de alternativa tecnológica

Cabe mencionar que el libro «Otras plataformas» es el resultado del trabajo realizado dentro del marco del proyecto “Industrias Culturales en la Convergencia: Demandas Populares, Políticas, Economía y Derechos”, Secretaría de Ciencia y Tecnología. Universidad Nacional de Córdoba en el período 2018-2021

En relación a lo que significó el hecho de haber participado en la realización del libro «Otras plataformas», Rivero comentó: «Otras Plataformas es un libro colectivo, que realizamos desde la Universidad Nacional de Córdoba, pero en el que participan 16 autoras y autores de distintas universidades del país».

«Junto a las especialistas  Daniela Monje, Judith Gerbaldo y Alina Fernández coordinamos este trabajo que tiene más de 350 páginas, de contenidos y reflexiones teóricas, análisis de casos concretos y un dossier especial de entrevistas a expertos y expertas tecnologías, cooperativismo y comunicación», detalló el entrevistado.

A su vez y ligado a la  realización del libro, el especialista en medios explicó y precisó que «Requirió algo más de un año de trabajo, la mayor parte en tiempos de pandemia, por lo que fue un libro hecho íntegramente en aislamiento y a distancia, y que recupera cuestiones urgentes de la coyuntura que estamos viviendo».

Convergencia digital y los grupos comunitarios

Por otro lado,  ante la consulta sobre un análisis respecto a la convergencia digital y los sectores populares, alternativos y cooperativos, Rivero manifestó: «La convergencia digital desde el sector no lucrativo de la comunicación se da en términos absolutamente desiguales, en comparación a los actores más pesados que ocupan el centro del sistema».

En ese sentido, el investigador del CONICET comentó que «en el equipo de investigación que realizó este libro trabajamos con el concepto de “convergencia periférica” para describir estas formas de enfrentar la convergencia desde las márgenes del sistema de medios».

«Encontramos que hay en todo el país numerosos medios de comunicación de radio y televisión populares, alternativos, cooperativos; portales digitales de noticias e incluso cooperativas que prestan servicios como internet y TV paga», señaló el entrevistado.

Asimismo y en relación a los mencionados medios de comunicación populares, alternativas y cooperativos, el profesional sostuvo: «Aportan diversidad y una vitalidad que no se observa en el centro, fuertemente y cada vez más concentrado en no más de cuatro o cinco grandes empresas».

A su vez, el especialista también hizo hincapié en el hecho de que «en términos tecnológicos, los proyectos de la periferia se enfrentan a la necesidad de realizar inversiones continuas de grandes sumas de capital para no quedar rezagados en materia de convergencia digital».

En línea con su planteamiento sobre los proyectos de la periferia y el hecho de que puedan quedar «rezagados en materia de convergencia digital», Rivero planteó que «es una cuestión que no pueden enfrentar en soledad y requieren, todavía, la atención de las políticas públicas de fomento y protección al sector».

Los porqués de la desigualdad en la conectividad tecnológica

 Por otra parte, ante la consulta acerca de los posibles factores que inciden en la problemática vinculada a la conectividad, el especialista mencionó: «La extensión territorial vinculada a la dispersión poblacional son dos aspectos clave».

En ese sentido, Rivero agregó y precisó que «en Argentina el 70 por ciento de la población vive en el 30 por ciento del territorio, y el resto está desigualmente distribuido en una geografía muy vasta a la que no es fácil llegar con infraestructura de conectividad».

«Se trata de un tema que no puede resolver el mercado porque las empresas no tienen incentivos para llevar sus servicios a lugares donde no hay un número potencial de usuarios que asegure el retorno de las inversiones», sostuvo el profesional.

Además y en lo que refiere a las empresas, el investigador también planteó que «en ocasiones cuando lo hacen se trata de servicios de mala calidad o costos muy altos lo que igualmente inhibe el acceso y buen uso de esos servicios».

Por otro lado, en cuanto a las alternativas que se conformaron ante la problemática de la conectividad y las empresas que ofrecen los servicios, Rivero señaló: «La respuesta a esta situación, que no es para nada novedosa, ha sido la conformación de un muy nutrido sector cooperativo de telecomunicaciones que prestan servicios en zonas del país más alejadas de los grandes centros urbanos».

«Hay más de 500 cooperativas que tienen licencias para ofrecer TV paga o banda ancha en el país, y algunas experiencias demuestran que son capaces de competir de igual a igual y ofrecer servicios de igual o mejor calidad y a menores precios que las grandes empresas como Telecom, Telefónica, Claro o DirecTV», sostuvo el entrevistado.

 Desigualdad digital en épocas de coronavirus

Por otra parte, el especialista también se refirió al incremento del uso y consumo de las tecnologías de la información y la comunicación en el contexto de la pandemia y la cuarentena y la incidencia de esta situación en la desigualdad digital.

En ese sentido, el investigador del CONICET manifestó: «La desigualdad en el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación no es una consecuencia de la pandemia, pero quedó expuesta en toda su magnitud gracias a ese hecho».

«Con la pandemia quedó mucho más claro que tener dispositivos, internet de calidad y conocimientos mínimos sobre cómo usar esas herramientas marca la diferencia entre acceder a ciertos derechos o no hacerlo. Me refiero a la salud, la educación, el sistema bancario, la información en general y la conexión con los demás», precisó Rivero.

A su vez, el entrevistado señaló que «tenemos más de 35 por ciento de hogares en Argentina que no cuentan con servicio de banda ancha, y entre los que sí tienen hay enormes desigualdades en la velocidad y también entre las distintas provincias del país».

En línea con su planteamiento acerca de la incidencia de la situación del Covid-19, el profesional añadió: «La pandemia confrontó al Gobierno con la necesidad de hacer prioritaria la conectividad. A estos fines se tomaron diversas medidas para llevar internet a barrios populares, se congelaron tarifas y se devolvió al servicio su carácter esencial, que había sido suprimido de la legislación durante el macrismo».

Desigualdad digital y sus consecuencias

Por otro lado, respecto a los usuarios y las posibles consecuencias para los mismos que pueden derivar de la desigualdad de conectividad, el investigador del CONICET comentó que «existe un consenso a nivel internacional sobre el carácter esencial del acceso a internet».

En ese sentido, el profesional agregó y remarcó: «Numerosos países han declarado el acceso a internet cono servicio público o utilizado otras figuras para remarcar ese estatus».

«Internet es una plataforma para el cumplimiento de otros derechos fundamentales como el acceso a la información, a la educación, el trabajo e incluso al debate público, que en la actualidad tiene lugar, al menos en parte, en redes sociales y otros espacios en la Red», sostuvo y enfatizó el entrevistado.

A su vez y ligado al tema de la desigualdad de conectividad, Rivero planteó que «la consecuencia de no estar adecuadamente conectados es la supresión de derechos humanos fundamentales y la imposibilidad de ser miembros plenos de la comunidad y de participar en ella».

 Alternativas ante la problemática de la desigualdad digital

El especialista en medios de comunicación también hizo referencia a las medidas se podrían implementar para abordar e intentar resolver la problemática de la desigualdad en la conectividad.

En ese sentido, el profesional señaló y mencionó como una primera acción el caso de: «Las medidas de difusión tecnológica son un primer paso interesante y necesario».

«Argentina entre 2009 y 2015 repartió cerca de cinco millones de netbooks a estudiantes de escuelas secundarias de todo el país a través de Conectar Igualdad, aunque ese plan fue reducido y reformulado durante el macrismo sentó las bases mínimas del acceso a dispositivos», mencionó y remarcó el entrevistado.

A su vez y ligado al tema de las computadoras del program Conectar Igualdad, Rivero hizo alusión y recordó que «aquellas notebooks fueron en muchos casos las primeras computadoras que entraron en algunos hogares, por lo que tuvieron efectos positivos dentro y fuera de la escuela»

En línea con su planteamiento acerca de las medidas respecto al tema de la desigualdad de conectividad, el investigador propuso también: «La alfabetización digital, que necesaria para formar ciudadanos digitales con capacidad de hacer usos provechosos de esos dispositivos».

«Además el despliegue de infraestructura de conectividad es fundamental para regular el mercado de precios, fijar precios de referencia nacional y llevar el servicio a lugares poco atractivos para el mercado, esto el Estado lo inició en 2009 con el plan Argentina Conectada y continúa hasta la actualidad», mencionó Rivero

Por último y para finalizar, el especialista en medios de comunicación sostuvo y destacó que «los miles de kilómetros de fibra óptica enterrada son una herramienta clave que tiene el Estado para articular políticas públicas de conectividad de calidad a precios razonables».

Fuente fotografías: Twitter Ezequiel Rivero.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba