Número de edición 7716
LOGO

Matías Castagnino: música y literatura desde Rosario al mundo

Matías Castagnino: música y literatura desde Rosario al mundo

Matías Castagnino es un cantautor y escritor rosarino de basta trayectoria. El pasado viernes ocho de julio, presentó, en el restobar Alimme de Colegiales, su tercer disco independiente llamado Librepensador.

Por Matías Rodríguez

matiasrodriguezghrimoldi@gmail.com

Las influencias del rock nacional clásico, el folk estadounidense, se mezclan con el mundo de la literatura del que Castagnino es habitué como escritor y lector voraz. Su obra artística consta además de seis libros editados.

El artista viajó mostrando su obra por todo el país y varias ciudades de Latinoamérica y Europa. Diario NCO asistió al show de Buenos Aires y entrevistó al cantautor quien habló de sus comienzos, sus obsesiones e influencias.

NCO: ¿Cuáles son los hechos que te llevaron a escribir y a componer canciones?

MC: Qué pregunta…la cosa empezó con la literatura en la escuela primaria. Primero escribiendo, ahí nomás, cerquita aprendiendo guitarra con una vecina, temas de folklore, Zamba de mi Esperanza, Yo vengo a ofrecer mi corazón, Mercedita.

Después lo retome en la secundaria con mucho más énfasis y ya con todo el brillo y la lucidez de la adolescencia, las luces de la adolescencia que en mi me picaron re fuerte porque fue en el año 92. Ese fue el año que volvió Seru Giran, largo Fito El Amor después del amor, fue ese año que vinieron Paul McCartney, Madona que el Menemismo trajo los artistas internacionales, quizás fue lo único bueno.

Bueno, yo me enganche con el Rock nacional. De ahí no paré de estos treinta años, no paré. Siempre con la necesidad de componer, de tener una voz propia y dejar un registro propio. Siempre tuve el sentimiento de tener cosas para decir, que uno considera muy íntimas, muy importantes que tienen que ser dichas. Muchas de ellas sin escucharselas a nadie.

Produjo una química muy linda mezclando esa literatura con el rock con el que me venía nutriendo: Charly, el flaco Spinetta, Los Rolling, Dilan. Mezclado todo eso con el cóctel de la literatura generó algo muy bueno. Yo estoy muy orgullosa de mis canciones, nunca me subiría a cantar nunca una canción si no estuviera orgulloso de ella.

NCO: Hablamos de tus influencias, pero un poco me esquivaste la pregunta ¿Cuáles fueron las circunstancias personales que te llevaron a componer? ¿Alguna ruptura amorosa en la adolescencia, alguna decepción?

MC: Claro, claro (risas). Mirá, haciendo memoria fueron un par de cosas. Primero quise entrar a una escuela técnica y no entré. Tenía la intención de estudiar arquitectura. No se dio y después venía escribiendo muy bien en la primaria, me ponían buenas notas, me gustaban autores como Bioy Casares, Borges que ya los leía desde la primaria y que no se me haya dado por lo técnico fue como una señal.

Por otro lado, me surgió una necesidad, un sentimiento de que yo tenía algo que decir, algo que no me podía quedar callado, lo que tenía que decir, un mensaje. Eso mismo siento hoy en día. La música empezó a ser un vehículo mejor que la literatura para transmitir esas cosas. Una cuestión del medio, el medio resultó ser mejor.

El arte te proporciona medios, pero lo fundamental es tener cosas para decir, algo que, como dije, no puede ser callado. Esa convicción, esas palabras, esas ideas son las que me llevan a transmitirlas en la música.

NCO: Bueno y yendo al mensaje que transmitís: ¿Cuáles son las obsesiones de Matías Castagnino?

MC: Obsesiones, por un lado, las personales: yo soy hijo de padres separados, la separación de mis viejos es una marca que me quedó en mi historia. Eso también quizás inconscientemente me movió a hacer música, hacer arte. Mis viejos se separaron cuando yo tenía tres años. Eso por un lado y el arte te viene como anillo al dedo para hacer catarsis, canalizar el dolor, las heridas.

Por otro lado, de fondo, tenemos los grandes temas existenciales que nos cruzan a todos los seres humanos, que son básicamente tres o cuatro: la vida, el amor, la muerte y la libertad. Son esos cuatro pilares, con sus expresiones e infinidad de matices de esos pilares. Las grandes obras artísticas dan vuelta sobre estos temas desde que el hombre es hombre.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba