N° de Edición 7299
LOGO

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos interviene en un litigio en relación a una menor de edad

TESTESTE
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos interviene en un litigio en relación a una menor de edad

La APDH le pidió a la Corte Suprema que no le quite a una madre argentina su hija de tres años nacida en Francia, donde quiere llevarla su padre, denunciado por violencia de género.

Belén Mogno

 

 

 

En Argentina como en otras tantas regiones del mundo, en los últimos años se lograron múltiples avances en lo que respecta al tema de género y al reconocimiento de la igualdad entre las personas, en gran medida debido a las luchas del movimiento feminista.

 

Sin embargo, en este contexto aún prevalecen en niveles muy altos los casos de violencia de género que sufren principalmente las mujeres y como víctimas secundarias, los hijos y/o hijas de las mismas.

 

En este sentido y de acuerdo a la información a la que pudo acceder Diario NCO, se conoció la noticia de que la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) solicitó a la Corte Suprema «que no le quite a una madre argentina su pequeña hija nacida en Francia, a donde la quiere llevar su padre, denunciado por violencia de género».

 

Precisiones del pedido

 

En relación al accionar del organismo se informó: «La APDH de Argentina presentó un «Amicus Curiae» ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación solicitando el rechazo del pedido de restitución internacional con destino a Francia de una niña de tres años».

 

Cabe señalar que de acuerdo al documento consultado, el concepto de «Amicus Curiae» se traduce como «Amigo del Tribunal» y que «consisten en presentaciones que pueden realizar terceros ajenos a una disputa judicial, pero con un justificado interés en la resolución del litigio».

 

En ese sentido se agregó: «Son presentaciones que pueden realizar ajenos a una disputa judicial que tienen justificado interés en la resolución de la misma,  expresando sus opiniones tendiente a reducir al mínimo posible las consecuencias dañosas de este tipo de procesos».

 

El caso puntual

 

Por otra parte, en el informe brindado a Diario NCO se brindaron detalles acerca del caso particular que impulsó el pedido de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos ante la Corte Suprema.

 

«El presente caso plantea una situación que pone en peligro los más elementales derechos humanos de la niña A.A en resguardo de su identidad, de tres años de edad, quien reside en la República Argentina, junto a su madre, Sofía Troszynski», precisó el escrito.

 

Asimismo, en el texto judicial también hicieron referencia al hecho de que «la niña se encuentra con tratamiento médico en Argentina en razón de sufrir trastorno generalizado del desarrollo (TEG)».

 

En este sentido, la APDH fundamentó en este recurso judicial: «Razones plenamente humanitarias, en particular, el estado de salud de la niña, atravesada por distintos padecimientos en salud mental, con un diagnóstico de los equipos de salud del ámbito público y familiar de no innovar, de no interrumpir el tratamiento ni el centro de vida de la nena».

 

La lucha contra el peligro

 

Por otro lado, el informe de la causa realizó una reseña del caso de las damnificadas, Sofía Troszynski y su pequeña hija y así se detalló que «la Sra. Troszynski, en el año 2016, viajó a la República de Francia y aquí conoció al Sr. Pichon, con quien comenzó una relación de convivencia».

 

«Al tiempo observó conductas de control y presión hacia ella de parte de su compañero. Posteriormente quedó embarazada, tomándolo esto con alegría y deseando que la llegada de la criatura, hiciera modificar esas conductas del Sr. Pichon, cosa que no ocurrió», especificó el texto judicial.

 

En relación a cómo fue avanzando el grado de violencia hacia la víctima, el escrito informó que «cuando nació su hija, la Sra. Troszynski, sufrió una fuerte anemia, debiendo hacer reposo, durante varios meses y continuando el maltrato de su pareja; llegando hasta amenazarla de muerte».

 

«Troszynski manifestó que si no cumplía las órdenes de su pareja, este agarraba a la beba y se la llevaba, volviendo a las horas. Así fue que procedió a realizar una denuncia por violencia, quedando radicada una causa penal, teniendo como respuesta que Pichón cambió la cerradura y las dejó afuera a ella y a su hija», agregó el informe.

 

El peligro creciente y la causa judicial

 

En línea con el relato, se señaló y recordó: «Lograron hablar y se reconciliaron, dado que Pichon le prometió a Troszynski, que iba a cambiar y que no iba a consumir más drogas y alcohol, que eran la causa de su accionar violento».

 

«Al tiempo decidieron viajar a la Argentina y una vez afincados, el Sr. Pichon, intensificó su violencia, hecho que motivó una nueva denuncia de parte de la Sra. Troszynski, en febrero de 2019 ante la Oficina de Violencia Doméstica», explicó el documento consultado por este medio.

 

Además y vinculado a la segunda denuncia que la víctima realizó contra su pareja, el texto detalló: «La Oficina de Violencia Doméstica y los profesionales de la misma entendieron que se encontraba en riesgo, tanto ella como su hija, iniciándose una actuación judicial, en la que se resolvió ordenar una perimetral».

 

«Dicha medida no fue suficiente para el Sr. Pichón, dado que la transgredió e ingresó en dos oportunidades al departamento que habitaban madre e hija, razón por la cual la Sra. Troszynski tuvo que activar el botón anti pánico», añadió y destacó el informe sobre la causa.

 

Como continuación de lo relatado se señaló: «Al tiempo llegó a la Argentina el padre del Sr. Pichon, quien se lo llevó de regreso a Francia y en ese país realizaron la denuncia de secuestro de la niña A.A, de parte de su madre, con la solicitud de restitución internacional».

 

Solicitud para el rechazo de la restitución de la menor.

 

En el pedido que la APDH presentó ante la Corte Suprema se hizo hincapié en «que el Alto Tribunal desconozca la situación de salud de la niña, como el contexto de violencia de género que rodeo la separación de la pareja».

 

En línea con este planteamiento, en el texto judicial  sostuvieron y enfatizaron: «Sería incurrir en una fuertísima vulneración de los derechos de la niña y de la abundante jurisprudencia en la materia».

 

En este sentido, la copresidenta de la APDH María Elena Naddeo, quien es una de las firmantes del «Amicus Curiae», señaló que «el Poder Judicial debe incorporar la perspectiva de género en sus resoluciones».

 

A su vez y ligado a la incorporación de la perspectiva de género en el Poder Judicial, Naddeo agregó: «También tiene que tener en cuenta las circunstancias especiales que atraviesan estos conflictos familiares y cómo impactan negativamente en la vida de los niños y niñas».

 

Por su parte, uno de los autores del texto presentado y Secretario de Niñez y Adolescencia de la APDH Gustavo Gallo, se expresó acerca del «principio de interés superior» que debe ser tenido en cuenta para estas resoluciones».

 

En línea con el concepto manifestado, Gallo planteó y destacó: «La concluyente opinión de diversos profesionales de la salud» es que A.A. debe continuar sus tratamientos con los médicos y terapeutas que la asisten, porque de lo contrario se pondría en riesgo su salud por lo que debiera descartarse la restitución a la República de Francia».

 

Por último y para finalizar, el documento judicial consultado por este medio puntualizó que el «Amicus Curiae» ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la nota presentada ante el Juzgado Nacional Civil Número. 4, fueron firmados por María Elena Naddeo, Soledad Astudillo y Guillermo Torremare, los/las tres copresidentes/as de la APDH de Argentina a nivel nacional.

Fuente fotografía: apdh.org.ar

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba