Número de edición 7886
LOGO

Fran Carzino brilló con su show uwu en el Teatro Pasillo al Fondo

Fran Carzino brilló con su show uwu en el Teatro Pasillo al Fondo

El cantautor se presentó en el centro cultural ubicado en la localidad de Boedo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde presentó un variopinto crisol de canciones, donde generó una energía armoniosa y un ida y vuelta con el público. Cobertura exclusiva de Diario NCO.

“Quiero mostrar mi esencia, mostrarme tal cual soy”, esas fueron las palabras con las que logró explicar minutos antes del show, lo que quería transmitir a la gente que esperaba en la puerta del centro cultural para ver un show diferente, con matices, con el color violeta y sus tonalidades como el clima guía de lo que sería una presentación con una conexión fuerte entre todos los presentes.

Poco a poco, el escenario se fue montando con una alfombra de color rojizo, muchos peluches, un círculo de luces violetas y algunas frases que terminaban de decorar el lugar. También alguna sorpresa que con el correr de la presentación se fueron develando. “Quiero mostrar todo lo que pasó este año, de la energía uwu, de este primer show temático, que se despliegue y la gente se lo lleve”. Y así fue como la energía uwu fue llenando el ambiente.

Fran Carzino brilló con su show uwu en el Teatro Pasillo al Fondo

Minutos después de las siete de la tarde, se dio sala y la gente comenzó a ocupar sus asientos, con las luces apagadas, que anunciaban la inminente presencia de Fran en el escenario. Con toda su energía, comenzó a presentar al equipo que lo acompañó, a Yumi (en toda la puesta en escena), a Tati (que leyó algunos poemas), a Facundo (que lo acompañó tocando el violoncello) y tras tomar cada uno su asiento, comenzó el show.

Canción a canción, la energía uwu se fue desenvolviendo acorde a acorde, melodía a melodía, con Fran portando su guitarra, y también el ukelele, desnudando su esencia más profunda en forma de canciones. Sus próximos dos discos irán de la mano con esto, con un Fran desnudo, dejándose llevar por sus emociones, por sus sensaciones, por la música que lo lleva y lo trae, de un lugar a otro, porque de eso de trata, de “Existir”.

Plantando una semilla, plantando una canción

Después de algunas canciones siendo Fran y su guitarra, se sumó Facundo con el violoncello y evocaron a María Elena Walsh con la Canción del Jardinero, y el lugar se llenó hojas, de un jardín y del viento que atravesaba en monopatín. Fran, con un sombrero florido, se mimetizó con el tema y al finalizar la canción, los presentes, que tenían una pequeña maceta cada uno, plantaron una semilla, para que generen raíces, para que crezcan y sean el punto de partida de un mundo mejor.

Siguieron los temas, y Fran fue plantando una a una las canciones. “Y mi mundo al fin cambió, creo que me siento en paz”, retumbó en los pasillos del centro cultural, con otra de sus creaciones y casi como una experiencia personal volcada en forma de música, sin tapujos, sin censura, sin cercenar ninguna de sus expresiones. “Creo que puedo volar, ya no hay más oscuridad”, y se iluminó el lugar, con la energía uwu que llegaba a su máxima potencia.

En otra parte emotiva de la presentación, Fran compartió el escenario con su hermano Germán, con quién interpretó un tema y volvieron a reencontrarse después de muchos años sin hacer música juntos, desde la etapa pre solista de Fran. Todo fue magia y música en un par de minutos.

La emoción, las risas, el ida y vuelta con el público, se fue profundizando con el correr de las melodías. “Por eso siento que esto es lo mejor, aunque me cueste hacer esta canción, porque revelo un poco lo que soy, yo me siento más grande”, como una declaración de principios, otra frase que resonó en el ambiente, cada canción que sonaba eran canciones, pero también preguntas que interpelaban a los presentes, a repensar lo que cada uno es y puede llegar a ser.

Fran Carzino , cantautor

Con el show llegando a su epílogo hubo un momento en el que los peluches que adornaban el escenario comenzaron a “hablar”, a comunicarse con la gente que era parte del show. Y así, dos personas del público se acercaron hasta Fran y tuvieron cada una un regalo sorpresa. Como obsequio de Dino y sus amigos, la ofrenda fueron unos caramelos y la lista de canciones.

Y casi como un presagio, como una despedida del viejo Fran y la bienvenida a un nuevo Fran, el último tema que sonó fue Parabá, que fue parte de su primer disco “Universo”, pero, así como una mariposa que hace su metamorfosis para convertirse de oruga en mariposa, Fran deja atrás un viejo cuerpo para renacer en energía, en nuevas canciones, en un nuevo otro yo que lo interpela y lo reconoce como él mismo, pero diferente. Un show que dio paso al nuevo Fran que vendrá.

Fuente de las fotografías: María Clara Díaz Coronel

Te pueden interesar:
https://www.instagram.com/diarioncomatanza

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba