N° de Edición 7096
LOGO

El nuevo satélite de CONAE

El nuevo satélite de CONAE.

“Lo importante era cumplir con ese requerimiento de misión que se puede lograr con los dos satélites”

Laura Frulla, doctora en Ciencias Físicas e investigadora principal de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales del proyecto SAOCOM, habló de este novedoso instrumento.

La doctora contó los principales objetivos de este proyecto. “La misión SAOCOM está en el plan espacial de CONAE, que justamente apunta a satisfacer las necesidades socioeconómicas y productivas de nuestro país. En ese marco y en base a distintas entrevistas que tuvimos con usuarios, nosotros identificamos que obviamente la agricultura era la aplicación que más requería”.

“Nos enfocamos para ese lado y pusimos como objetivo de misión que el satélite pudiera generar mapas de humedad del suelo con una cierta restricción, que era con seis días de visita aproximadamente”, añadió la investigadora.

La científica reveló que además de eso, se usará para apoyar en situaciones de emergencia, especialmente en lo que refiere a prevención de inundaciones, y también destacó la versatilidad de este instrumento, que adicionalmente permite identificar desplazamientos del terreno y otros tipos de alteraciones.

La experta dijo: “Esos serían los objetivos y ahí se enmarcan. Ahora, a partir de eso pueden ser un montón de otras cosas, porque justamente la característica que tiene este instrumento es que tiene un gran rango dinámico, es decir, una gran sensibilidad”.

“De manera que puede identificar tanto pequeñas variaciones de humedad del suelo como identificar distintos patrones en las ciudades. Cuando vas a ver los valores que mide es muy variado, la sensibilidad le permite justamente distinguir de ambientes que son bien diferentes y se comportan muy distinto”, detalló Frulla.

El funcionamiento del satélite

La doctora explicó que la capacidad del instrumento es que al ser microondas las que se están trabajando, estas tienen una longitud de onda larga, al contrario de la región óptica que es más corta, pueden penetrar por debajo de la superficie del suelo y además interactúan con el agua.

Y agregó: “Como funciona el microondas, que cuando vos vas a cocinar al microondas tenés que poner un poquito de agua, no podés poner nada. ¿Para qué es el agua? Para que justamente los alimentos se calienten por la vibración que tiene el pulso de la onda del microondas con las moléculas de agua que se encuentran”.

“Es lo que está pasando acá, es lo mismo. Y además identifican todo lo que hace a la geometría y a las estructuras, justamente que es lo que tiene una ciudad. Entonces con esa combinación de cosas podés distinguir en distintos ambientes”, comunicó la investigadora.

Al mismo tiempo que agregó que esto se haría satisfaciendo el requerimiento de la misión. Y justamente por eso hay dos satélites, porque es una constelación, son idénticos y tienen un ciclo de repetición de 16 días.

La científica manifestó: “Con los dos satélites, el ciclo de repetición pasa a ser de ocho días. Y además, dependiendo de la forma en que observe un cierto lugar, puedo verlo más veces incluso, y puedo verlo hasta cuatro veces dependiendo de la latitud en que estemos parados”.

¿Qué tipo de satélite es?

“Lo que caracteriza a este satélite es la antena y eso es lo que le da la capacidad de poder identificar variaciones de humedad en el suelo, es de 35 metros cuadrados y está constituida por cinco paneles”, detalló la experta sobre las características principales de este nuevo instrumento.

Y dijo que dentro de esta antena principal hay 140 “mini antenas”, cada una encargada de mandar un pulso y pasar información. El cuerpo del satélite llega a casi cinco metros de alto, al metro y medio de ancho. Frulla confesó que en varias oportunidades lo vio y dijo: “‘¿Cómo puede volar esto?’, pero pasa”.

 

La doctora enumeró: “Primero se hace a lo que se le dice un prototipo, empiezan con diseños en papeles, obviamente. Después se lleva a lo que es los fierros pero como un prototipo, y tiene distintas instancias hasta que llega a lo que es el modelo final de vuelo, que es lo que se está lanzando”.

“Para eso pasamos diferentes revisiones, entre todas las revisiones que se pasan hay una revisión preliminar donde todavía se pueden cambiar ciertos aspectos de diseño. Ahora, una vez que se pasó la revisión crítica de diseño, ya el satélite es el que está. No se cambia nada, y no hables de cambios porque te matan”, continuó la investigadora.

La revisión crítica de diseño del satélite 1A fue en 2013 y ahí ya se definió. Se terminó en 2017 y en 2018 se testeó y se lanzó. Después siguieron únicamente con el 1B y lo testearon en 2019. Se lanzaría en marzo de este año, pero se vio postergado por la pandemia.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar