N° de Edición 7149
LOGO

El calvario de los gimnasios y la incertidumbre por no saber cuándo podrán reabrir

El calvario de los gimnasios y la incertidumbre por no saber cuándo podrán reabrir.

Marcelo Farias, titular del gimnasio Apolo Gym ubicado en Castelar Sur, contó la difícil situación y de qué forma se tuvo que reinventar para poder subsistir. Además, habló sobre la posible reapertura a fines de septiembre.

En diálogo con “Haciendo Radio”, una producción de Diario NCO que se emite de lunes a viernes de 10.30 a 13 por la 20.20 NCO Radio (https://diario-nco.com/radio/), el titular de Apolo Gym de Castelar, Marcelo Farias, aseguró que los trabajadores de los gimnasios la están peleando a “largo plazo” y se mostró con expectativas de que la reapertura llegue a fin de mes.

El rubro de los gimnasios es uno de los tantos que más está siendo castigado por la pandemia y la cuarentena. Es que posiblemente será de las últimas actividades que vuelvan a abrir sus puertas normalmente, y en el mientras tanto, los trabajadores le tienen que hacer frente a la situación económica.

“Estamos peleando a largo plazo, fuimos los primeros en cerrar y creo que los últimos en poder abrir las puertas. Es durísimo todo esto, pero estamos tratando de ponerle el pecho y levantar el ánimo”, confesó Farias.

“Día a día la gente pregunta cuándo abrís porque no solo es estética la actividad física, también es salud física y mental recomendada por los médicos. Estamos respondiendo y tratando de levantarle el animo a la gente diciéndoles de que ya falta menos, pero bueno se hace larga la espera”, aseguró.

Unasituación económica que agobia

También se refirió a que la reapertura es una “necesidad” de los trabajadores para poder mantener a sus familias y de los alumnos por volver a tener la posibilidad de entrenarse. “Es durísimo”. “Nos tuvimos que reinventar y muchos gimnasios han cerrado las puertas”.

“El 30 o 40 por ciento de los gimnasios han cerrado. No han podido mantenerse por los alquileres. Mucha gente se ha quedado sin trabajo, tanto los dueños como los empleados”, confirmó.

Asimismo, confesó que Apolo Gym se puede seguir manteniendo porque al estar ubicado dentro de una sociedad de fomento de Castelar, los directivos del lugar decidieron no cobrarle el alquiler. “Por eso todavía puedo mantenerlo”.

“Son muchos meses, pero bueno, me reinventé. Hice algunas ventas de artículos de gimnasios y con eso me fui solventando. Pero hay gimnasios y empleados que la pasaron mal y la seguimos pasando mal”, afirmó.

¿Llegará en las próximas semanas la reapertura?

Las actividades amoldadas a la virtualidad son lo que hoy en día salva a más de un ciudadano argentino, y no es la excepción de los profesores y las clases de entrenamiento. Es que dentro de todo el amolde, los trabajadores comenzaron a dar clases por Zoom para poder tener algún ingreso.

A propósito de esto, Farias dijo que prefirió dedicarse a otras “salidas”. “Empecé a vender productos químicos hasta que arranqué con los suplementos de nutrición y artículos de gimnasio. Pero hay muchos profesores que trabajan online”.

Por otro lado, habló sobre la posibilidad de la reapertura de los locales con protocolos: “El Desarrollo Social del Municipio (de Morón) y la Secretaría de Deportes se está encargando, le está mandando al Gobierno también los protocolos. Así que estamos esperando”.

“Algunos dicen que puede haber novedades para fin de mes o principios de octubre, pero esto no se sabe, según como vaya pasando el virus. La cantidad de contagios puede agravar la situación y quitar tiempo también”, manifestó.

Las pautas para volver a la presencialidad

Además, señaló que se está informando a los alumnos la manera en la que se va a proceder luego de la reapertura porque va a haber cambios en el ingreso, en el horario, en la cantidad de personas que puedan estar por turno y en la seguridad e higiene. “Va a ser duro, pero creo que estamos pasando lo peor y ahora tenemos que mirar al futuro y meterle la mejor disposición para que podamos salir todos”.

En tanto hizo referencia a que mientras se espera una respuesta de las autoridades para ver si aprueban los protocolos y así se pueda proceder a la vuelta a la actividad presencial, Apolo Gym ya está trabajando para poder brindarle a los alumnos el mejor cuidado.

“Estuve haciendo todo lo que es de seguridad e higiene en el gimnasio para poder abrir, para cuidar a los alumnos, pero ya no depende de nosotros, ni del club que está cercano a nosotros. Depende de más arriba”, expresó.

“Con turnos programados, con distanciamiento social, con todo lo que es higiene, el establecimiento ya tiene todo armado para que los alumnos y alumnas vengan a entrenar con la plena certeza y seguridad de que va a haber todo lo que marca el protocolo. También ellos tienen que ayudar en traer sus alcoholes, sus toallas, todo lo que es personal”, concluyó.

Imagen: argentina.as.com y Diario Río Negro

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba