N° de Edición 7068
LOGO

Cupo laboral Travesti-trans: la biología no es un destino

Cupo laboral Travesti-trans: la biología no es un destino.

La Comisión de Mujeres y Diversidad del Congreso de la Nación, comenzó sus reuniones con la finalidad de lograr la sanción a nivel nacional del Cupo Laboral Trans, que ya ha logrado ser aprobado en algunas Provincias argentinas, pero que aún no ha conquistado su implementación de forma completa.

Por Anahí Cao

… Olé, olé, olé oh lá, al calabozo, no volvemos Nunca más. Olé, olé, olé oh lá, al calabozo, no volvemos Nunca más. Olé, olé, olé oh lá

Travestis golpeados, reprimidos, asesinados, humillados, encarcelados, antes y durante la década del 70, por una dictadura que ejerció el Terrorismo de Estado sobre todo aquello que no obedecía su Ideal Prusiano, Católico y Liberal, como una nube de langostas arrasando todo aquello que cuestione el ejercicio de su Poder, en nombre del Orden y la Seguridad Nacional.

La generación de las y los travestis que sobrevivieron a esa década infame, hubieran imaginado, quizás, una transición democrática libre de persecuciones. Sin embargo, tendríamos que esperar cuarenta años más, para que el Congreso de la Nación Argentina, considerara los derechos laborales del colectivo Travesti-Trans, como parte de una Reparación Histórica

Luego de la Guerra de Malvinas, y ya en los inicios de la democracia, la Policía Federal Argentina, no cesó las represiones ni los hostigamientos, sino que continuó encarcelando y torturando personas que expresaran una identidad distinta.

Será recién en el año 2018, cuando la sociedad argentina empiece a tomar conciencia de los crímenes de odio como un hecho sistemático contra las personas Travestis-Trans, lográndose instalar la figura legal del Travesticidio, tras el asesinato en el año 2015 de la militante Diana Sacayán, mediante un Juicio Histórico que encabezara su hermano.

Estas conquistas se alcanzaron en el contexto de fuertes luchas masivas internacionales, que realizaran en conjunto el Movimiento de Mujeres y el Movimiento LGTB, evidenciando la violencia estructural, que comienza a definir su nombre: Patriarcado.

Nuestra sociedad no ha logrado aún superar la hipocresía ni la doble moral, ya que la prostitución travesti-trans, es un negocio que reditúa abundantes ganancias, y no precisamente para las personas que la ejercen.

Cualquiera que conozca los barrios porteños y los conurbanos, ha podido observar la cosificación de los cuerpos travestis-trans, a lo largo de las rutas nacionales y provinciales; la cosificación de esos cuerpos en las esquinas de nuestros barrios o en las zonas dispuestas por los gobiernos de turno, denominadas Zonas Rojas.

Queda claro que hubo una decisión del Estado Nacional de estigmatizar, perseguir y violar sistemáticamente las definiciones identitarias de las personas travesti-trans, empujándolas a la marginación, y al ejercicio de la prostitución, como un depósito de fobia y odio social.

La mejor forma de homenajear a nuestras compañeras muertas es hacer algo por las que aún están vivas. Paula Raigada.

El pensamiento de Lohana Berkins, como expresión genuina de una intelectual orgánica del Colectivo LGBT, logra expresar con claridad, concepciones revolucionarias acerca de la relación sexo-género, impulsando fuertes debates al interior de nuestra sociedad.

Yo soy salteña, gorda, negra, periférica, de origen boliviano. No es sólo el travestismo lo que da origen a mi identidad. A mí, el travestismo no me conflictúa en nada. Sí, claro, la sociedad puso traba a mi travestismo: instaría a todas las personas, sean de la orientación sexual que sean, de la identidad de género, de la nacionalidad, de la etnia, de la raza, que reamente se atrevan a vivir en sus propios términos. Porque si no, qué sentido tiene la vida.

En mi lápida me gustaría que escribieran: acá yace la travesti más feliz del mundo, porque realmente elegiría ser travesti.

Estas palabras de Lohana Berkins, me hicieron comprender hasta qué punto esta propuesta, interpela las prácticas sexuales heteropatriarcales, sin perder de vista las opresiones propias del colonialismo latinoamericano.

Inclusión laboral formal Trans y Travesti

La exigencia de una reparación histórica, la esperanza de transformar la forma de vida de cientos y miles de Travestis y Trans, sostiene la demanda legitima de estos proyectos, debatidos democráticamente, durante años, en las organizaciones que representan legítimamente este colectivo a nivel nacional.

Apostamos al paradigma de la inclusión sobre el de cupo, dice Claudia Vázquez Karo, señalando la necesidad de una Ley de Identidad más abarcativa, que responda a una política pública que apunte a erradicar la discriminación laboral.

No alcanza con que algunes de nosotres comencemos a trabajar en el Estado. Se requiere de una intervención estatal, para que nuestra inserción laboral no se limite al ámbito público. Queremos poder trabajar en cualquier ámbito, público o privado.

Marcela Romero, aporta una reflexión interesante, cuestionando que la inserción de Travestis y Trans no se debe reducir a puestos políticos en algunos Municipios, como áreas de diversidad,  me parece buenísimo, pero dónde está la otra población, la que no tiene terminado ni siquiera la escuela primaria.

El número de personas Trans en Argentina, según las fuentes datan entre 10 mil y 12 mil personas. ¿Puede ser que no tenemos una Política Pública para 12 mil personas a nivel nacional?. Pensemos que a esas 12 mil personas hay que dividirlas en 24 provincias. Quiero decir,  12 mil personas a nivel nacional, divididas por Municipio,- la mayoría se encuentran en la Provincia de Buenos Aires, algo de 1500.

Tenemos que ver cómo vamos por una Ley Integral, donde nadie quede fuera. Hay que capacitar; sabemos que hoy hay que capacitarse porque este es un mundo sumamente competitivo.

 El Cupo Laboral trans, hay que debatirlo en cada Concejo Deliberante con su presupuesto correspondiente, para que las personas Trans ingresen al circuito. Por supuesto, que ese Cupo Laboral debe ser para las mujeres u hombres Trans, más vulnerables de ese Partido, de ese Municipio.

Debemos pensar una Ley pensando en las necesidades de las distintas generaciones  Travesti-Trans: población adulta, adultas mayores, jóvenes, o niñxs, y adolescentes,  para que nadie quede fuera.   

Romina del Pla, defendiendo la línea de una política laboral libre de discriminación, sostiene,  que el Estado debe proveer el acceso a los puestos laborales de las personas Travestis-Trans, y que estos puestos no deben depender de la idoneidad del interesado, ya que entiende, debe ser el Estado Nacional, quien brinde la capacitación correspondiente.

Romian del Plá hace eje en el tema de la salud: todos sabemos cuán diezmada está la salud pública y conocemos las dificultades que ponen las obras sociales para hacerse cargo de los tratamientos.

Hay que tomar la decisión política de avanzar, no sólo en un dictamen común, sino en lograr los elementos presupuestarios, para que eso no sea un impedimento para la aprobación de la ley. En el 2018, se avanzó mucho en un dictamen común, pero finalmente se bloqueó el tratamiento, porque la Comisión de presupuesto no quería abordar la cuestión.

El Congreso Nacional tiene que avanzar, porque mal se le puede reclamar a un Municipio que avance, si el propio Estado Nacional no lo hace.

La Gesta del nombre propio: Diana Sacayán

Quiero recordar a Diana Sacayán, fundadora del Movimiento Antidiscriminatoria de Liberación, con una fuerte base territorial en el Partido de La Matanza, sin el trabajo de la compañera Diana Sacayán hubiera sido imposible, tratar el Cupo trans a nivel nacional.

Diana Sacayán, demostró su compromiso en las luchas contra la opresión sexual, declarándose Abolicionista, y Travesti, desde el primer día en que la conocimos, siempre sencilla y espontánea. Pero también demostró su compromiso en luchas sociales, como la lucha contra el Megabasurero de González Catán, sin ocultar jamás su condición de Travesti y comunista. Fue su firme voluntad y  su visión la que hizo posible que en el año 2015, se aprobara la Ley de Cupo Laboral para personas Trans en la Provincia de Buenos Aires.

La vida de Diana, fue interrumpida el 18 de junio de 2018, dejando en evidencia, la continuación de la opresión estructural de la violencia contra los y las travestis. Su hermano Say Sacayán, declara: “Hemos logrado una sentencia histórica, donde por primera vez la Justicia argentina se pronunciara sobre la violencia estructural que existe en nuestra población contra las travestis, poniendo de relieve la responsabilidad del Estado frente al Travesticio- Travesti- Trans.

Nuestra comunidad se encuentra expuestas a violencia simbólica y física, sometida a la exclusión estructural: nos echan de nuestras familias, nos expulsan de la escuela, nos niegan el acceso a la salud. Nos niegan el acceso al mercado laboral. Contamos con un promedio de vida entre 35 y 40 años. Siendo el motivo de las muertes evitables 98%. El 80 % del colectivo se encuentra en condición de prostitución”.

Por todas estas razones exigimos un Cupo Laboral del 1% en la planta del Estado Nacional, medida mínima y paleativa en el nivel de desamparo que nos encontramos, frente a la nueva etapa de difícil economía que vendrá.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close