Número de edición 7649
LOGO

Cultura: Alegoría irrespetuosa de los lirium

Una obra teatral arriesgada que juega con los límites del pudor, la vergüenza y el asco.

“Alegoría irrespetuosa de los lirium” es la nueva propuesta del director Demian Cirigliano, junto a su grupo teatral “Las pulsiones de Yamyla”, equipo que ya nos tiene acostumbrados al empuje desbordante del performance psicológico y el activismo artístico que pone en juego la sexualidad y sus destinos como eje de discusión.

Por FERNANDO L. CABRAL

letrasfernandocabral@gmail.com

Sobre la obra, su creador se animó a deslizar algún subtitulo; un enunciado que susurra “el amor y el desamor intervenido por el arte”. Es cierto que la obra pone en tensión el elemento amoroso, pero se encuentra en la antinomia del absurdo romanticismo que nos harta en las redes sociales y de las produccionessuperficiales Hollywoodenses; a su vez, rompecon los ideales de superación egosintónica del coaching individualista frente al desamor, y se desentiende de la búsqueda de la aceptación política de los movimientos sociales actuales.

En su lugar, nos invita a adentrarnos en la mente de un grupo de personajes plenos de desborde pulsional; al ser ubicados como objetos de deshecho, por aquello que sostenía su esencia y su identidad. Seres desterrados del Edén narcisista del amor monógamo, que convulsionan en una pesadilla tortuosa, de sensaciones que los exceden y de vivencias terroríficas que amenazan con hacerlos pedazos.

La presencia del espectador en la obra es clave. De hecho, la obra no existiría sin esta figura; y no es sólo un decir metafórico. Esta producción exige la presencia de un espectador que sea algo más que “un ojo que mira”; requiere de gente osada que esté dispuesta a conectarse de una manera activa con las sensaciones más íntimas de la subjetividad, donde los objetos pulsionales se disponen arriba de la mesa para ser masticados, devorados, omitidos, vomitados y expulsados, de la misma forma en la que se sintió uno de sus personajes al intentar sublimar el desdén del olvido a través del arte.

El silencio del engaño, la envidia de los cuerpos y el abuso susurrado son sólo algunos de los temas que hallamos en el recorrido onírico de la obra.Lo mismo y lo ajeno, lo siniestro y lo celestial, amalgamados en una estética que no es digerible para cualquier espectador desatento de sus propios fantasmas.

Preguntarán por qué me referí a la vergüenza, al pudor y el asco al principio, pues esos son los diques de pulsionales, son los ladrillos que conforman ese muro que vela lo más íntimo y lo más propio de cada uno de nosotros. Por eso esta obra no es para todos (ni se propone serlo), no es para las masas, es para los osados y los atrevidos, es para lo que están dispuestos a ahondarse en lo más oscuro de sí mismos y mirarse en ese sombrío espejo, que es la mente humana.

Alegoría irrespetuosa de los lirium es la sexta obra del grupo teatral “Las pulsiones de Yamyla”. Volverá a estrenarse en el mes de julio en el Club Cultural Otra Historia. Estomba 851 (CABA). Columna redactada por el licenciado en Psicología y escritor, Fernando Luis Cabral.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: