N° de Edición 6910
LOGO

Astrología: “son momentos de revelaciones y de mucha claridad”

Astrología: “son momentos de revelaciones y de mucha claridad”.

En el mes de Escorpio, la columnista Mariana Laudani se refirió en “Haciendo Radio” a la Luna Llena en Tauro y explicó sus características, cómo es la energía y el protagonismo que tiene el cuerpo.

En esta oportunidad, el cielo forma una conjunción de tierra y de agua. La tierra por parte de Tauro y el agua en lo que respecta a Escorpio. Es así como, entre estos dos elementos, más las otras conjunciones de Saturno y Plutón que están en trígono, se forma una conjunción filarmónica.

Tauro se asocia con el cuerpo, el amor propio, la autovaloración, con la materia y los procesos. Como es Luna Llena, lo que se refleja es la energía del Sol en Escorpio y Laudani aseveró: “Son revelaciones que comenzaron el martes pasado”.

“Son cuestiones inconscientes que se van a manifestar con los temáticas de este signo ya mencionado, a través del cuerpo, del dinero, y hasta puede ser alguna situación que nos hayamos sentido desvalorizados”, agregó

Luego, Laudani mencionó la armonía que hay con la Luna Llena, ya que primero el cuerpo se fija por dónde se dirige el proceso adecuado y segundo, hay cuestiones que se nos van a facilitar como por ejemplo: el cuidado, la posibilidad de hacer dieta, realizar ejercicios o incluso para cuestiones del placer.

La especificidad taurina

Es el segundo signo y como señaló la astróloga: “Es el momento en que nos sentimos separados de un otro, como en la separación con la madre, porque nosotros somos un cuerpo y ellas otro”.

También, es simple y sencillo, tiene conciencia a la luz  puesta en el cuerpo, la forma física y  se relaciona con lo que está en contacto con lo sensorial, es decir,  la comida y naturaleza. Además, como está en la materia, tiene que ver con el dinero, por eso, se dice que les gusta acumular y darse lujos.

Para sumar otras características, se destacan las de los momentos de contacto con el otro; la realización de algún masaje; se lo distingue por acumular; es apegado;  no le gusta cambiar o perder algo porque suele estaren un lugar, y no moverse.

Opuestos-Complementarios

Por un lado, la energía de Tauro, que es pura vida, que  no tiene registro de la muerte, ni la oscuridad y lo equilibra a Escorpio. Mientras que esta última constelación zodiacal, se ocupa de la parte que su opuesto no quiere ver, que es lo oscuro y lo que tiene que observar por medio de la transformación.

En el ámbito de valoración personal, la especialista en astros ejemplificó: “Puede ser que haya alguna situación que nos haga dar cuenta de que no valoramos o tener una conversación donde la persona no se sienta valorada; esto nos lleva a un cambio, y a decir ‘yo valgo, lo que tengo es importante y le doy ese lugar’”.

“Es importante, porque vivimos muy rápido, acelerados y Tauro tiene sencillez  para acertar procesos orgánicos, y saber que todo tiene un tiempo. Tenemos que volver a esos tiempos de la naturaleza y la tierra. Estar conectados al propio ritmo, respetarlo y ser consciente  que no es el mismo al que tienen el resto de las personas”, planteó la columnista.

Los otros signos del zodiaco y la corporalidad

 Primero, cabe nombrar que “las cruces” muestran una serie cíclica, por lo tanto los signos pueden ser cardinales, fijos o mutables. Los primeros (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio) se corresponden con el comienzo de la estación; los fijos (Tauro, Leo, Escorpio y Acuario) coinciden con la plenitud, y los mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis) son los que preparan el fin y el comienzo de la siguiente.

Asimismo, a los que más les cuesta interpretar las señales del cuerpo son a los de Aire y de Fuego porque van muy rápido, tienen otra velocidad y son visionarios; siempre piensan en el futuro.

“Si no podés darte el espacio para tener tus tiempos y estar en contacto con vos mismo, alguna situación o el propio cuerpo te va a frenar para que lo registres”, detalló.

La etapa de cruz fija corresponde a Escorpio, Leo, Acuario y Tauro. En ellos por lo general, lo que motiva es la conservación de lo que se ha conseguido y no hay un interés en lo nuevo, sino en sacar el máximo provecho de lo que hay porque da como resultado la seguridad.

Para continuar, en la etapa cardinal, el motor es el deseo que pone en marcha y provoca cambios para lograr el objetivo. Y en la mutable se amplía la visión, se corrige  lo que no funciona y se exploran nuevas vías para mejorar los recursos. Es un ciclo de adaptación a las personas y a las circunstancias.

Para más novedades pueden ingresar a su Instagram, que es @Marulaudani o a su Facebook, Mariana Laudani Astróloga. En síntesis es un momento revelador, claro y  como finalizó: “Es una linda Luna Llena de aspectos fluidos, trígonos; que invita a valorarnos, con cambios positivos y que eso se refleja en nuestras relaciones y en la vida diaria”.

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close