N° de Edición 7071
LOGO

Agustina Grasso: “En el momento que vivimos es un privilegio comunicarnos y que las historias viajen de un lado a otro”

Agustina Grasso: “En el momento que vivimos es un privilegio comunicarnos y que las historias viajen de un lado a otro”.

La periodista se refirió en “Haciendo Radio” acerca del sitio web de noticias “Escritura Crónica” y en especial, a cómo fue el proceso de su nuevo libro “Crónicas de una millennial”.

Además, leyó una de las historias referidas al Tren Sarmiento  que se titula, “El viaje de las sardinas”.

La cronista concretó la publicación de su primer libro de la mano de su propia editorial, “Cascabel”.  Por lo tanto, sobre la ’idea madre’ anunció: ”Es un compilado de 28 historias reales que muchas sucedieron en el Oeste y otras en distintas  partes del mundo”.

Luego, en relación al término ‘millennial’ aclaró:” Se cuenta desde mi generación, la que nació ente el 88’, 92’ y está muy fomentada con los arquetipos de nuestra adolescencia, la llegada del internet, la cuestión del cuidado del medio ambiente y la ansiedad de vivir apuradxs”.

Al aire del programa producido por Diario NCO que se emite de lunes a viernes de 10:30 a 13 por la 20 20 NCO Radio (https://diario-nco.com/radio/) Agustina Grasso nombró que dentro del universo de relatos se encuentran por ejemplo, la del taller de celos y otra de una pareja con historias de crímenes (Lomas del Mirador).

En este sentido, sobre aquellos testimonios plasmados señaló: “Como soy periodista hay varias historias reales, como por ejemplo un viaje en tren de Castelar a Once, un chico que se hizo poeta en la cárcel (‘Carlos Gardel’) y otro sobre Nora Cortiñas”.

Una semilla que florece: ¿qué es “Escritura  Crónica”?

Actualmente,  es un sitio de crónicas, de periodismo narrativo y feminista donde se cuentan historias reales que muchas veces quedan por fuera de los medios tradicionales. “Primero fue mi blog y muchos de esos relatos que vuelco en mi proyecto han salido de allí”, confesó.

El equipo se conforma por cuatro integrantes: Cynthia Finvarb (Co-editora/ La Matanza), Mailen Britos (Community manager/ La Matanza), Lucía Sierra (Directora de arte y diseño/ San Antonio de Padua) y la entrevistada (Fundadora, co-editora/ Castelar).  Asimismo, brindan talleres online, de escritura y de podcasts.

“Compartimos todos los lunes, una nueva historia actual,  que tenga mirada de género y respete los derechos humanos. Apostamos por el periodismo que evoluciona a la par de las luchas que se dan en las calles. Amamos los relatos en primera persona”, indicó la docente universitaria.

Entonces, mencionó el trabajo “cuidado” que siguen realizando a diario en dicho espacio web.  La semana pasada contaron una historia sobre cómo se desarrolló  la cuarentena en Nicaragua  y esta semana tendrán el relato de Irak.

Primera parte: “El viaje de las sardinas”

“(A ) empieza a escribir una mujer desde el teclado de su celular: ‘KA ESTAMOS sigue. ‘PARECEMOS SARDINAS’. Y sí. Parecemos sardina, atún enlatado, caballa’. ‘Señor le está sonando el celular’, le digo a un hombre sobre el que tengo medio cuerpo apoyado. (Como no hay espacio las distancias acordadas técnicamente por el reglamento social no se cumplen en el viaje del Tren Sarmiento que une Zona Oeste del Conurbano con la Ciudad de Buenos Aires).

Es que mi cadera vibra, y mi celular está en la cartera .Entonces no hay duda de que el telefonito del hombre es el que suena. Gira medio cuerpo y con la mano derecha saca del bolsillo que da contra su nalga izquierda, el aparato.

‘Es el de ella me dice’, y mira fijo a una mujer que está apoyada frente a él. Es su marido el que llama- aclara entre risas. Calculo que me explica esto porque a esta altura tal vez yo ya sea de su confianza; nuestros  cuerpos se vienen rozando hace ya más de media hora. Yo me río ante su respuesta. Se nota que entre él y ella pasa algo. No sé bien qué, pero huele a trampa.

Llegando a Liniers, una estación importante de recambio de pasajeros, el vagón se detiene. Varias personas entran, más de las que podríamos imaginarnos. La mujer atiende y se ríe. El hombre del tren trata de acotar la conversación. Ella con una risa socarrona le hace gesto para que se calle. Él no le hace caso y le pregunta en silencio quien es. ’Mi hermana’, le dice ella, sonriendo sin decirle. Alrededor no hay nada gracioso. Sólo empujones, insultos.

Continuación segunda parte

Anuncian por  los altoparlantes, dos segundos antes de cerrar las puertas, que el tren se transformó en un “rápido”. Esto quiere decir que el ferrocarril va a saltear las próximas tres estaciones para ir directo a Morón, otra estación central de este recorrido.

La gente  en voz alta le pregunta al resto de los pasajeros porque no avisaron antes. Pero nadie tiene la respuesta. Indignación colectiva (aunque ya sea costumbre). ‘Afortunadamente, prendieron el aire acondicionado  y ahora ya no hace tanto calor’, le dice el hombre trampa a su mujer ferroviaria.

Ella a esta altura se quedó sin señal. Por lo cual ya no habla por celular. No lo llego a ver por mi corta altura, pero escucho un sonido pegajoso. Entonces me rió por dentro. No me río del tren que está pintado a nuevo por fuera, pero por dentro se cae a pedazos.

No me río de las personas que no tienen opción y deben viajar en este destartalo. No me río de las víctimas que se cobró este vehículo hace algunos años por quedarse sin frenos. Me río porque el mundo acá adentro sofoca,  pero a ellos no les importa: arden, arden entre besos desenfrenados” .

El apoyo al periodismo independiente

Ante el interrogante sobre cómo surge su iniciativa de recolectar y después relatar las ideas, la periodista recordó que el año pasado fue a visitar el “pueblito” de su bisabuela llamado, ‘La Coruña’.

“Me contaban muchas situaciones, pero distinto es cuando uno lo ve con sus propios ojos. Me enteré que ahí había una editorial pequeña que se llamaba  ‘Axóuxere’  que quiere decir ‘Cascabel’ en castellano. Entonces cuando volví quise seguir uniendo mis raíces a través de la editorial”, argumentó.

Para aquellos interesados en conseguir el libro pueden ingresar en escrituracronica.com y hacer un clic en la solapa “tienda”. Por otra parte, realizan entregas para los oriundxs del Oeste y hay algunos puntos de venta en distintas librerías como “Sudestada”, “Hernández”, “Libros del Pasaje”, etcétera.

Grasso agradeció el espacio para comunicar el arte y expresó que a veces uno piensa que lo más importante está muy lejos aunque las “historias imperdibles” también, se encuentran cruzando la Av. General Paz.  “La distancia social tiene que ser más corta y está bueno tejer redes con personas que tenemos cerca y que, quizás muchas veces no conocemos”, concluyó.

Fotos: Gentileza escrituracronica.com/ Agustina Grasso

Diseño -“Foto Mujeres Crónica”: Lucía Sierra

Ilustración- “El viaje de las sardinas”: Flav Tattoo

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close