N° de Edición 7068
La Plata

Un prontuario que aterra tienen los menores que casi matan al comerciante de Barrio Hipódromo

Fue en un supermercado chino de diagonal 80 y 43, a las 9 AM y con una botella rota. Uno cayó en Ensenada. El sábado ya había sido demorado por un escruche. Al otro lo encontraron a tres cuadras del lugar del hecho.

Un prontuario que aterra tienen los menores que casi matan al comerciante de Barrio Hipódromo
Un prontuario que aterra tienen los menores que casi matan al comerciante de Barrio Hipódromo

Desde septiembre de 2019 hasta la fecha, un adolescente de 16 años sumó seis entradas en la comisaría tercera de Ensenada, en El Dique. También de esa fecha son varios de sus ingresos en la dependencia Segunda de La Plata, situada en Barrio Norte. Casi todos esas aprehensiones fueron por robos que en algunos casos cometió solo, mientras que en otros actuó junto a uno o más cómplices, también menores como él.

Ayer a la mañana el adolescente volvió a ser capturado por la Policía, esta vez acusado de un violento incidente que, meses atrás , los vecinos del Barrio Hipódromo habían presagiado ocurriría “más temprano que tarde”. El hecho en cuestión fue un asalto a un supermercado de diagonal 80 y 43, uno de los objetivos predilectos de una banda de menores de la zona, donde ahora todo terminó en sangre y terror. Los investigadores aseguran que el principal acusado tuvo la ayuda de un “ladero fiel” de 17 años -también dueño de un considerable prontuario-, quien fue detenido horas más tarde.

Los dos están sospechados de atracar el comercio, forcejear con el dueño (de nacionalidad china) y herirlo en el cuello con una botella rota, para luego escapar. El ataque fue filmado por las cámaras de seguridad del local y las imágenes -que permiten observar la brutalidad con la que fue cometida la agresión- fueron determinantes para identificar a los presuntos autores.

“SE SABÍA QUE ESTO IBA A OCURRIR”

“Nosotros los conocemos a todos estos chicos. Es más, juegan al fútbol con nuestros hijos y hemos intentado ayudarlos en más de una oportunidad para sacarlos de la calle”, le dijo una mujer a EL DIA. Ella prefirió el anonimato “para resguardar a mi familia”, expresó. Oscar, un comerciante de la zona, sostuvo que “era cuestión de tiempo, sabíamos que esto iba a pasar porque iban a diario a robar al supermercado. Y como saben que son impunes, cada vez se ponían más violentos”. La última afirmación concuerda con lo que muestran las filmaciones y el relato de allegados a las víctimas, quienes, como se dijo, ya habrían sido acometidos otras veces por las mismas personas.

El episodio se desarrolló en tan sólo 27 segundos. El mayor de ellos fue el primero en entrar al negocio, seguido por su compañero -que traía un envase en su mano derecha- a las 9.44. Todo en su actitud indicaba que no estaban ahí para comprar: el primero comenzó a tomar caramelos y mercadería que tenía al alcance de la mano para colocársela en los bolsillos. Lim Guo Huo esperaba en la línea de cajas y, unos metros más hacia las góndolas, en el interior del autoservicio, su esposa seguía las acciones.

Uno de los adolescentes (presuntamente el más chico) no perdió tiempo y se aproximó de forma amenazante al propietario. Hizo un ademán como si fuese a sacar un arma de entre sus ropas, pero Lim no compró la treta y le gritó que se marchase. Entonces el menor levantó la botella y golpeó al comerciante dos veces, hasta que la base de la garrafa explotó y sólo quedó el pico roto. Con esa suerte de arma blanca hirió repetidas veces a su contrincante, que se resistió con un papel en la mano y lo llevó hasta la puerta.

Mientras tanto, el cómplice golpeaba la caja registradora para abrirla. Sus esfuerzos fueron en vano y se sumó al combate que su compinche mantenía con Lim. El alboroto que se generó fue tal que los delincuentes debieron abandonar la escena. Ambos ladrones escaparon, el atacante con su mano derecha lastimada, en dirección a Ensenada. Poco después se separaron con la finalidad de despistar a las autoridades, aunque no llegarían lejos. Detrás dejaron un ambiente de caos e incertidumbre.

Un frentista llamó al 911 para alertar de la situación y en minutos una ambulancia trasladó al herido al Hospital San Martín. Presentaba “una herida cortante a la altura del cuello”, fue intervenido quirúrgicamente y se encuentra fuera de peligro, informaron voceros oficiales.

EN EL BINGO Y EN EL HIPÓDROMO.

Cuando miraron las imágenes del atraco, los efectivos policiales no tardaron en reconocer a los protagonistas. Apenas confirmaron las identidades de ambos, montaron un operativo cerrojo y salieron en su búsqueda. Así fue como personal de la comisaría segunda de La Plata en conjunto con el Comando Patrulla dieron en un principio con el pibe de 16 años. Con la mano lastimada, el joven merodeaba, solo, la zona del Bingo platense. Conforme revelaron fuentes policiales, no opuso resistencia al ser abordado por los agentes. Al otro, en tanto, lo detuvieron después del mediodía en 40 entre 115 y 116, cerca del Hipódromo. Su captura, sin embargo, fue un poco más compleja y constó de una serie de tareas encubiertas para recabar testimonios que permitieron dar con su ubicación. Finalmente lo vieron salir de su casa todavía con el mismo calzado y gorra con visera que llevaba al momento de cometer el asalto. Asimismo, se solicitó una orden de allanamiento para la vivienda de este último, con el objetivo de “dar con elementos probatorios” para la proceso. La causa, que recayó en la UFIJ Nº 3 y en la UFI Nº 8, está caratulada como “tentativa de robo agravado y lesiones”. Los menores fueron alojados en el Centro de Detención del Menor y hoy a primera hora serán trasladados a la sede Judicial a prestar declaración.

Por otra parte, el sábado último uno de ellos y otro adolescente habían hecho una “visita” a la comisaría tercera de Ensenada por “robo simple”. Según le contaron a este medio portavoces del caso, un vecino los vio mientras llevaban a cabo un escruche en una casa de 1 entre 36 y 37. El testigo llamó a la Policía y aportó características físicas y de la vestimenta de los dos chicos. La denuncia fue cruzada al 911 y un móvil de la dependencia mencionada los avistó al costado de un kiosco, 38 entre 123 y 124. Ni bien advirtieron al patrullero, los dos chicos salieron a la carrera y se metieron en un inmueble que luego sería allanado. En ese lugar secuestraron dos bicicletas y otros elementos sustraídos. Los implicados fueron puestos a disposición de la Justicia y liberados a las pocas horas.

EN ALERTA

Ricardo, habitante “de años” del Barrio Hipódromo, aseguró en diálogo con este diario que “además de estos pibes tenemos a dos motochorros que nos tienen de punto”. En ese sentido, consignó que el domingo pasado atracaron “en 115 y 42, en 115 y 39, y en 120 y 36”.

Desde agosto del año pasado los ataques en el área comprendida por diagonal 80 entre 40 y 43 recrudecieron, con un pico fuerte en septiembre. “Son 10 o 12 chicos, dependiendo el día, que merodean los negocios y entran a robar lo que pueden”, detalló una verdulera de ese sector. En ese tiempo y bajo esa modalidad también golpearon el supermercado “Diagonal 80”, donde ayer podría haber sucedido una tragedia.

El comerciante chino se recupera en el San Martín de una profunda herida en el cuello.

Fuente: El dia.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close