N° de Edición 6824
La Plata

Se aprovechan de la inocencia de un nene y asaltan un autoservicio de San Carlos

La inocencia de un pequeño de seis años jugó en favor de dos delincuentes que en las últimas horas, a punta de pistola, perpetraron un asalto en un negocio de San Carlos. Se trata de un autoservicio ubicado en 38 y 140 que, pese a las distintas medidas de seguridad que se le habían implementado, volvió a ser blanco de la inseguridad.

Se aprovechan de la inocencia de un nene y asaltan un autoservicio de San Carlos
Se aprovechan de la inocencia de un nene y asaltan un autoservicio de San Carlos

Las cámaras, las rejas y el recurso de mantener la puerta cerrada y sólo abrir a los conocidos, no le bastaron a los dueños del comercio para esquivar este nuevo atraco. En medio de la bronca por este nuevo robo, la propietaria del comercio dialogó con eldia.com y contó los detalles del momento de zozobra que vivió ayer, alrededor de las 20.00 cuando los dos ladrones se presentaron en la puerta de su negocio.

La inocencia de un pequeño de seis años jugó en favor de dos delincuentes que en las últimas horas, a punta de pistola, perpetraron un asalto en un negocio de San Carlos. Se trata de un autoservicio ubicado en 38 y 140 que, pese a las distintas medidas de seguridad que se le habían implementado, volvió a ser blanco de la inseguridad.

Las cámaras, las rejas y el recurso de mantener la puerta cerrada y sólo abrir a los conocidos, no le bastaron a los dueños del comercio para esquivar este nuevo atraco. En medio de la bronca por este nuevo robo, la propietaria del comercio dialogó con eldia.com y contó los detalles del momento de zozobra que vivió ayer, alrededor de las 20.00 cuando los dos ladrones se presentaron en la puerta de su negocio.

Explicó que se encontraba charlando con su hermano y su cuñada cuando los sujetos tocaron el blindex de su negocio. En el lugar también se encontraba su hijo de seis años que, con el ánimo de ayudar a su mamá, destrabó la puerta y dejó ingresar a los malvivientes.

Su inocencia jamás le permitió sospechar que no se trataba de clientes. Su mamá si pudo darse cuenta de las intenciones que tenían los sujetos pero cuando lo pensó ya era demasiado tarde: los ladrones ya estaban en el interior del comercio dispuestos a llevarse todo lo que pudieran.

«Si yo los hubiese visto, no los hubiese dejado entrar» indicó la dueña que al mismo tiempo revivió el instante en el que uno de los ladrones le mostró un revólver. «Con el arma en la mano le pidió a mi hermano que se fuera para el fondo con mi cuñada y mi sobrino. Le pedí que guardara el arma para que no la viera mi nene pero igual la vio».

Añadió al respecto que «lo que más preocupa es cómo quedó mi nene que todavía me sigue hablando del arma que tenían los ladrones».

Cuando lograron tomar el control de la situación uno de los ladrones se quedó haciendo de campana en la puerta. Mientras tanto, el segundo delincuente pasó del otro del mostrador y comenzó a exigirle a la dueña que entregara el dinero. «Le dí lo que tenía en la caja pero me seguía pidiendo más. Le dí hasta las monedas, tres bolsas, pero quería más. Fue en ese momento que vio mi celular y me lo quitó» explicó.

Con el botín en la mano, el sujeto se dirigió hasta la puerta con la intención de salir y abordar la moto en la que habían llegado con su cómplice. Pero al ver que no tenía en qué llevar las monedas, regresó al mostrador a pedir una bolsa. Fue en ese momento que el ladrón se percató de la alianza de oro de la mujer y le exigió que se la entregara.

Concretado el asalto, los sujetos se dieron a la fuga. A las pocas cuadras se deshicieron del celular, justo cuando la hija de la propietaria había activado una aplicación para rastrear el móvil. El aparato fue lo único que han podido recuperar hasta el momento. Este es el segundo robo que sufre el comercio y el tercero que ha padecido la familia en la misma propiedad.

En el mismo lugar, hace algunos meses, un sujeto utilizó una varilla metálica como una caña de pescar para robar una mochila que se encontraba en el interior de la casa. Luego fueron víctima de un asalto en el negocio en el que sufrieron significativas pérdidas luego de que les sustrajeran computadores y celulares.

Indignada por esta situación la vecina comentó a este diario que «no sabe qué medida implementar para no seguir siendo víctima de asaltos» y que «no descarta la posibilidad de bajar para siempre la persiana de su negocio».

Fuente: El dia.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close