N° de Edición 6960
La Plata

Maniataron a dos empleados y amagaron con balearlos en un local de ropa de Gonnet

Cuatro jóvenes entraron como clientes en la tienda de Camino Centenario entre 505 y 506. Eligieron mercadería. Y sacaron un arma. Antes de eso, las víctimas habían llamado al 911.

Fueron 20 minutos a puro miedo los que en la noche del miércoles les tocó padecer a dos jóvenes vendedores de una conocida sucursal de venta de ropa y calzado de Gonnet, durante un asalto cometido por cuatro delincuentes que se declararon dispuestos a todo.

Tanto, que los empleados del local “King of Kings”, situado en Camino Centenario entre 505 y 506, estaban convencidos de que los asaltantes iban a dispararles, “como amenazaron con hacerlo”, dijo ayer una de las víctimas a este diario.

Por suerte eso no pasó, aunque los dos vendedores fueron atados y despojados de dinero y sus pertenencias. La banda también se llevó la recaudación y mercaderías del negocio, en una fuga que emprendieron corriendo en dirección a los monoblocks de 7 y 505, según aportaron algunos testigos.

Simulacro

Alrededor de las 20.15 del miércoles, a 15 minutos del cierre, entraron en el negocio cuatro muchachos de entre 20 y 25 años.

“No parecían ladrones, estaban bien vestidos, con ropa deportiva cara”, los describió María Soledad Fernández (35) -la empleada que estaba en ese momento junto a otro vendedor- antes de apuntar que se pusieron a elegir camperas para la nieve y “zapatillas tipo botita o borcegos”. Sin embargo, ella y su compañero sospecharon de los supuestos clientes. El joven fue al baño y llamó al 911 para avisar que había sospechosos en el comercio, presunción que no tardaría mucho en confirmarse.

Cuando ya habían elegido las camperas y las zapatillas que supuestamente pretendían pagar -hasta consultaron si hacían descuento por cancelarlo en efectivo- uno de los muchachos sacó un arma de fuego con la que “blanqueó” el verdadero propósito que tenía la banda.

“Dos de los ladrones hicieron ir a mi compañero para el depósito que está en el fondo del local, donde lo tiraron al piso y lo ataron de pies y manos con un cable que arrancaron del aire acondicionado”, relató María Soledad.

Los dos restantes se quedaron con ella en el salón, pidiéndole la plata. “Cuando les dije que no había el que tenía el arma me apuntó en la sien derecha y me llevó también al depósito, donde mi compañero tirado en el piso, atado de pies y manos y con un delincuente pisándole la espalda”, detalló.

No sólo eso. Antes de que llevaran a su compañera hasta donde él estaba los ladrones le dijeron que los compinches iban a balear a María Soledad.

En la misma cuadra, robaron hace poco en una juguetería e intentaron lo mismo en el local de Topper.

“Cuando me vio (el vendedor), me pidió por favor que les entregara los 10.000 pesos que había del local. Estaba aterrado, porque ya lo habían amenazado con pegarle un tiro en una pierna”, aseguró la vendedora, quien también atravesó por verdaderos instantes de terror.

Fue cuando entregó el efectivo de la recaudación y el asaltante que portaba el arma le reprochó que le hubiera mentido.

Entre insultos prometió pegarle un tiro, cosa que afortunadamente no hizo. Eso sí, en el depósito ató las manos de la chica con cordones de zapatillas y le quitó 3.000 pesos que eran suyos, junto con su celular y el de su compañero.

Una vez que la banda huyó del negocio con esos 13.000 pesos, los teléfonos y las camperas y zapatillas que habían elegido mientras “jugaban” a ser clientes, el vendedor se desató como pudo para poder salir a la calle a pedir ayuda.

Desde la vereda alcanzó a ver cómo se alejaban corriendo los ladrones. “Después nos dijeron que encararon hacia los monoblocks de 7 y 505”, señaló la empleada.

A un muchacho que justo pasó por allí le pedieron su celular para llamar al 911, ocasión que aprovecharon para reprochar que ningún patrullero hubiera acudido al primer llamado, lo que hubiera frustrado el asalto o, por lo menos, permitido la captura de los responsables. “El móvil llegó recién a los 15 minutos, cuando los ladrones estaban bien lejos”, expresó María Soledad con fastidio. Dejó en claro que no se trató de un caso aislado, porque en la misma cuadra desvalijaron hace tres semanas una juguetería en la que se colaron por los techos, además de intentar un robo en una casa deportiva.

Allanamientos en city Bell

En medio de la ola delictiva que viene golpeando a la zona Norte, en las últimas horas la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de La Plata hizo cuatro allanamientos en la zona de 473 y 27, en los que secuestraron más de un kilo de marihuana y capturaron a dos sospechosos acusados de integrar una banda dedicada a vender droga en la Región, marcar objetivos y “pagar” con estupefacientes a la “mano de obra”, para vender lo obtenido en portales de internet (ver página 6).

Fuente: El dia.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close