Número de edición 7823
La Plata

La Plata: un ex jugador de rugby pelea por su vida después de ser baleado en un robo en su casaquinta

Se trata de Jorge Merlo Ocampo, vinculado al club San Luis. Fue internado en el Hospital Italiano de La Plata y su estado es muy delicado. No hay detenidos por el hecho hasta el momento.

La Plata: un ex jugador de rugby pelea por su vida después de ser baleado en un robo en su casaquinta
La Plata: un ex jugador de rugby pelea por su vida después de ser baleado en un robo en su casaquinta

Un ex jugador de rugby de La Plata de 57 años pelea por su vida después de haber recibido tres disparos de bala durante un robo en su casaquinta de la ciudad de Los Hornos.

Se trata de Jorge Guillermo Merlo Ocampo, quien a lo largo de los años se convirtió en un referente del club de rugby San Luis: hoy se encuentra internado en grave estado y con pronóstico reservado.

El hecho ocurrió el sábado, cerca de las 23, en la quinta que Merlo Ocampo posee en las calles 60 y 182, en el barrio La Berzosa, en la localidad de Los Hornos. La víctima se encontraba solo en el domicilio y fue sorprendido por un grupo de delincuentes.

Te puede interesar:

https://www.instagram.com/diarioncomatanza

https://facebook.com/diarionco

En un principio, los ladrones encerraron al dueño del hogar en una habitación aunque minutos después, en circunstancias que se desconocen, los delincuentes terminaron atacando a tiros a Merlo Ocampo y le ocasionaron heridas muy graves.

Un hermano de la víctima del robo, que tiene a cargo una construcción dentro del mismo predio, fue quien avisó a la Policía Bonaerense. Se cree que los delincuentes escaparon y se escondieron en un asentamiento que se ubica en una zona aledaña al barrio La Berzosa.

Una de las principales hipótesis indica que Merlo Ocampo intentó resistirse al asalto y en ese forcejeo con los delincuentes terminó lastimado. Las balas le causaron heridas en el abdomen, una pierna y un hombro.

Asimismo, se constató que los delincuentes quisieron escapar con un televisor y una notebook, pero terminaron por arrojar ambos artefactos en un baldío durante su huida. Así y todo, sí pudieron sustraer un iPad y un teléfono celular.

Una vez que el hermano de Merlo vio a la víctima en el suelo, decidió cargarlo como pudo en su vehículo y acudir de inmediato al Hospital Italiano de La Plata. Allí, se confirmó desde un primer momento que la situación era muy delicada. De acuerdo a los especialistas, el ex rugbier tenía comprometidos el corazón y los pulmones.

De acuerdo al diario El Día, el hombre de 57 años fue sometido a una cirugía y por el momento su situación es inestable. Merlo Ocampo está casado y tiene dos hijos, un varón y una mujer, que apenas superaron los 20 años.

Por ahora, no se pudo comprobar cuántos delincuentes participaron en el ataque y cómo se introdujeron en el domicilio pese a las diferentes medidas de seguridad existentes en la zona.

Al tratarse de un sector rural, las posibilidades de conseguir registros fílmicos de lo ocurrido fuera del domicilio son muy bajas. En tanto, se investigan las cámaras de seguridad de la propia casa para intentar al menos poder corroborar la identidad de algunos de los delincuentes.

La causa quedó en manos de la fiscal Ana María Medina, quien se presentó en el Hospital Italiano para asistir a la víctima del robo y quien dio instrucciones a detectives de la DDI local y a peritos de la División Científica para que intenten resolver el motivo del crimen y encontrar a los culpables.

Mero es una persona muy conocida dentro del club San Luis. Jugó allí en la década del ‘90 y el club representa una tradición para toda su familia. De hecho, sus hermanos también jugaron al rugby en el mismo club.

El robo sufrido despertó un clima de tensión entre los vecinos de la zona. De hecho, en un grupo de Facebook llamado “Los Hornos – Basta de Inseguridad” se abrió un intenso debate sobre las medidas a tomar entre los vecinos de la localidad frente a los hechos delictivos. Algunos de los vecinos del barrio La Berzosa proponían apelar al uso de armas de fuego para la defensa personal. Otros, intentaban calmar las aguas y mantener los reclamos de justicia y las respuestas al delito por la vía judicial.

Fuente: Infobae.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba