N° de Edición 6688
La Plata

Es inexcusable el deterioro de edificios públicos de La Plata

Cualquier observador ocasional que pase frente al Pasaje Dardo Rocha podrá comprobar a simple vista el estado de deterioro que presentan sus fachadas, que son objeto de permanentes ataques vandálicos con aerosoles o pinceles, que soportan indiscriminadas y cambiantes pegatinas de afiches y, por lo que luego puede corroborarse, también exhibe notorias deficiencias en algunos salones, en los ascensores y en los baños.

 

 

Tal como lo destacó ahora un informe publicado en EL DIA, el uso intensivo del complejo cultural platense se concretó en las últimas décadas, sin el correspondiente y continuo mantenimiento que ese edificio merecía.

Desde la Comuna acaban de informar acerca de la puesta en marcha de un plan de obras que consistirá, primeramente, en la restauración de las fachadas y en la reparación de las veredas de toda la manzana, sobre las cuales se creará un denominado “paseo de los artistas”, incluyéndose pequeños museos a cielo abierto y un moderno mobiliario. Como se sabe, el Pasaje conforma el centro cultural más importante de la Provincia, está ubicado sobre la céntrica plaza San Martín y se lo enmarca, como uno de los principales referentes, en el contexto de la postulación para el reconocimiento de La Plata como Patrimonio la Humanidad.

Se informó así que en la Municipalidad toma forma el proyecto que lleva adelante la Secretaría de Cultura y Educación junto a la Secretaria de Obras y Servicios Públicos, con el que buscan recuperar y poner en valor toda la manzana perimetrada por las calles 7, 6, 49 y 50. Como se sabe, el edificio proviene de la época fundacional, se lo construyó para que fuera la primera estación ferroviaria y lo fue por muchos años, para ser destinado luego a distintas actividades, entre ellas la de sede del Correo Argentino hasta la década del 70. Al cumplirse el primer centenario de La Plata, se lo municipalizó y fue convertido en complejo cultural.

En cuanto a las tareas de reparación, se pintará toda la fachada, además de ejecutarse mejoras en los techos, trabajos de carpintería en persianas y aberturas y restauración de los muros.

Convendría señalar, por lo pronto, que tal como se ha dicho en esta columna reiteradamente, no son tan gravitantes -ni, a la postre, efectivos- los grandes planes u obras que puedan proyectarse sobre los paseos o edificios públicos, como lo sería el despliegue de un mantenimiento cotidiano, menos costoso y más práctico, así como de una mayor custodia. No faltan en esta hora, por dar un solo ejemplo, recursos humanos a los que la Municipalidad podría capacitar para ocuparse del debido cuidado de estos lugares tan caros al sentimiento ciudadano.

Asimismo, una revisión de las noticias publicadas en torno al Pasaje Dardo Rocha deja en claro que fueron los actos vandálicos y la aparición de la venta ambulante recostada sobre el edificio las incidencias que han predominado en los últimos años. Una situación de virtual abandono que también afectó a otros edificios públicos de gran valor, como el caso del Teatro Argentino, cuyo exterior fue virtualmente destruido por skaters. La propia plaza San Martín es otro lamentable espejo del endémico abandono al que ha sido sometida.

En buena hora se corrijan deficiencias estructurales de un edificio que, como el Pasaje Dardo Rocha, merece el mejor de los cuidados. Pero, como se ha dicho, es de esperar, entonces, que no sólo se lo proteja y enriquezca en su funcionalidad, sino que se lo mantenga cabalmente, todos los días, para evitar tener que volcar después erogaciones muy costosas.

Fuente: El dia.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close