N° de Edición 7485
La Matanza

Zona Sur de La Matanza, un caos después del temporal

TESTESTE

Zona Sur de La Matanza, un caos después del temporal. Uno de los tantos barrios que se vio afectado por la tormenta del fin de semana fue Intendente Federico Pedro Russo, en Gregorio de Laferrere. “La gente necesita ser asistida en todas las áreas, hasta en lo psicológico porque esto es súper traumático, en especial para los chicos y los adultos mayores”, señaló a Diario NCO la secretaria de la ONG “1º de Mayo”, Marcela Leguizamón.

Por Luis Fernández
Luchofernandez1992@gmail.com

El desastre climático que azotó la ciudad de Buenos Aires en la madrugada del domingo dejó un tendal de destrozos, pérdidas edilicias, materiales, económicas, caídas de árboles y falta de suministro eléctrico, entre otros graves problemas.

La secretaria de la ONG “1º de mayo” del barrio La Loma en Gregorio de Laferrere, Marcela Leguizamón, está ayudando a las familias de Intendente Federico Pedro Russo.

“La gente está en sus casas con el agua adentro, no puede salir, estamos solicitando ayuda para ellos. Están desde anoche dentro sus viviendas y no quieren dejar sus casas por miedo a que sufran saqueos”, señaló.

En relación a la tardanza de los estamentos oficiales en ofrecer respuestas, la referente de la institución matancera subrayó que “nosotros sentimos un total desamparo por parte del estado. La gente necesita ser asistida con urgencia. Tienen que ir a sacar urgente a la gente y no esperar a que ya no se pueda entrar”.

“La gente necesita ser asistida en todas las áreas, hasta en lo psicológico porque esto es super traumático, en especial para los chicos y los adultos mayores”, completó Leguizamón.

A su vez, solicitó que “la Intendencia intensifique su trabajo, que se metan más en el fondo y verifiquen bien porque no queremos que sufran mayores consecuencias de las que ya sufrieron”.

Asimismo, agregó que estuvieron proporcionando donaciones a lo largo de toda la tarde del domingo pero que la cantidad de familias afectadas es “innumerable”.

La entrevistada también está a cargo de un comedor comunitario llamado “Mi eterna murga” con el cual repartieron comida caliente en la jornada del domingo.

Lo que más se está necesitando para estas personas que han perdido la mayoría de sus bienes materiales son alimentos, ropa, calzado, agua mineral en cantidades grandes e insumos como alcohol, vendas, desinfectante para heridas y cualquier producto de limpieza.

El Palomar también se vio afectado

La escuela número cinco de esa localidad, ubicada en Capitán Joaquín Madariaga al 800, en el Partido de Morón, sufrió el desprendimiento de su techo, el destrozo de gran parte de la planta alta de la locación y la inundación de sus aulas. Al momento del siniestro, no se encontraba gente en el lugar por lo que no se registraron heridos ni víctimas fatales. Además, el suministro eléctrico está regresando paulatinamente a la zona.

Al poco tiempo de ocurrido el desastre climático, personal de Bomberos, Defensa Civil, Asistencia Social, el SAME, la Policía y hasta el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, se hicieron presentes en el colegio para comenzar con los trabajos de prevención y estudios del caso.

Por el momento no se tienen precisiones sobre si el establecimiento podrá abrir sus puertas el día miércoles, luego del fin de semana largo. Al colegio asisten más de 300 alumnos en doble turno y adultos en la escuela nocturna.

En tanto que, en el aeropuerto de esa misma localidad el temporal tuvo ráfagas y fuertes vientos que causaron voladuras y daños en los alrededores de la instalación. El techo de la terminal de pasajeros tuvo filtraciones que fueron reparadas, pero la pista, el balizamiento y las calles de rodaje no sufrieron ningún daño. Todos los vuelos desde y hacia Palomar operaban normalmente y solo se canceló un vuelo a Bariloche, por la mañana, debido al factor climático.

En 2012 ya se vivió un desastre similar

En aquel año se registró un tornado que dejó once víctimas mortales por aplastamiento y electrocución: cuatro murieron en Moreno y dos en La Matanza. Las otras fueron en Morón, Avellaneda, Quilmes, La Plata y Florencio Varela.

Los vientos, que alcanzaron los 120 kilómetros por hora, tuvieron la intensidad de un huracán nivel 1, según los protocolos internacionales, y se ensañaron especialmente con las zonas más humildes: la mitad de los muertos vivían en villas o barrios carenciados.

Te puede interesar: https://www.diarionco.com.ar/matanza/piden-donaciones-en-laferrere-por-las-inundaciones/

 

 

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba