N° de Edición 7412
La Matanza

Vivía en Gregorio de Laferrere: Polémica por la muerte de una joven en el Hospital Santojanni

TESTESTE

 Jenifer Farias tenía 19 años y murió el 18 de julio último, tras dar a luz. Su familia denunció que los profesionales cometieron “abandono de persona” y “mala praxis”. Tres semanas después, un grupo de personas destrozaron el hospital y agredieron al personal del nosocomio, pero la familia de la joven se desligó de los hechos de violencia.

Jenifer Farias, de 19 años se atendió todo su embarazo en el Hospital Gral. De Agudos Francisco Santojanni. La joven vivía en Gregorio de Laferrere. El 14 de julio ingreso a ese nosocomio pata tener a su bebé.

Alrededor de las 20.30, Jenifer fue internada. Su hijo nació a las 4.10 del 15 de julio. Su familia fue notificada recién a las 7.30. Cuando la mujer su trasladada a la sala, su familia ingreso a verla y la encontraron en muy malas condiciones.

Jenifer manifestaba sentirse mal, le costaba respirar, se sentía mareada y tenía dolores en la espalda. La respuesta que nos daban los profesionales, era que sus síntomas se debían a una depresión post parto” y que era normal”, detallaron los familiares de la joven fallecida.

Fue en la madrugada del miércoles 18 de julio, que Jennifer llamó a su mamá por teléfono avisándole que seguía sintiéndose mal y que nadie la asistía. Esa misma mañana, la madre de Jennifer habló con la doctora que atendía a su hija, explicándole que los síntomas continuaban, la respuesta que recibió fue que clínicamente no tenía nada y ya estaba dada de alta, a demás de una reiterada recomendación de Jenifer sea atendida por un psicólogo.

La madre de Jenifer se negó a llevar a su hija en esas condiciones, por lo que la la doctora le sugirió quedarse un día más. La profesional ordeno un análisis de sangre, y que se le efectuara una ecografía, estudio al que la joven se dirigió sola.

Antes de llegar al sector donde debía realizarse la ecografía, Jenifer se descompenso. Fueron un enfermero y un hombre de seguridad, quienes asistieron a la mujer y la trasladaron hasta su habitación.
Según la familia, “a pesar de esto los médicos y enfermeros seguían asegurando que los controles daban normales”. La noche del miércoles, el estado de Jenifer empeoró. Fue alrededor de las 21.15 que su madre pidió de forma desesperada un médico.

Una enfermera ingreso a la sala a revisar a la joven, y salió pidiendo un tubo de oxigeno y llamando a un médico de guardia. Tras una hora esperando atención, Jenifer sufrió un cardiorespiratorio.

A pesar de las maniobras de resucitación realizadas por los médicos de la Unidad Coronaria del Hospital, Jennifer murió. Su familia recibió la noticia del fallecimiento a las 22.30, sin ningún tipo de explicación de lo ocurrido.
El caso tomó trascendencia en los últimos días y se despertó una polémica, más allá de las acusaciones de “abandono de persona” y “mala praxis” que recaen contra el nosocomio, que ya están en la Justicia.

En la madrugada del martes, unas 60 personas que llegaron al Hospital Santojanni desde Gregorio de Laferrere, en micros, ocasionaron destrozos varios y agredieron a 4 enfermeras.

Pero el viudo de la joven fallecida, desligó a la familia del ataque y aclaró que ellos solo fueron a pedir explicaciones y que estaban manteniendo reuniones con las autoridades del hospital, para exigirles las explicaciones pertinentes sobre la muerte de Jenifer.

A raíz de los disturbios ocurridos en el nosocomio, los profesionales realizaron ayer un paro, en reclamo de seguridad, ya que los ataques a médicos y enfermeras son moneda corriente en el hospital.

Según Marcelo Struminger, titular de la Asociación de Médicos Municipales, la medida de fuerza, tendrá como objetivo pedir “un plan de seguridad efectivo y sustentable”.

El profesional se refirió a los disturbios ocurridos l martes. “Un grupo organizado de sesenta personas que se transportaron en dos micros, con bombos, redoblantes, pancartas, ingresaron al hospital con los bombos a hacer desmanes, pintaron el hospital, rompieron la dirección del hospital y agredieron a cuanta persona se les cruzaba ante ellos”.

Además, Struminger manifestó: “este caso está judicializado. Ya hay un intervención del juez por eso no tenemos más que decir del tema. Este hecho ocurrió hace 20 días. No se entiende cómo al mes viene un micro lleno de gente y entran al hospital amenazando a todos”.

La familia, en tanto, también denunció que no pudieron acceder a la historia clínica de la joven y que aún no cuentan con el certificado de defunción. Tampoco pudieron iniciar los trámites para la confección del hijo de la joven.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba