N° de Edición 7265
La Matanza

Villa Madero: Más vecinos afectados por la rotura de un paso a nivel


Nora Adámoli
Nova.periodismo@gmail.com

Se trata del camino ubicado en la intersección de Pedro de Mendoza y Culpina. Si bien es la única forma de salir de las vías, se encuentra en muy mal estado. Según comentó una vecina a NCO, se han caído abuelos, mientras que otros han sufrido luxaciones y desgarros.

Quienes viven en la zona o transitan por allí, tienen que desviarse o hacer piruetas para poder cruzar la calle a la que desemboca el paso a nivel. “Yo me luxé un tobillo por el mal estado en el que está esa parte. Tenemos miedo porque podría pasar algo más grave”, comentó Julia Altieri, una de la habitantes.

La mujer se acercó a este medio para pedir algún tipo de mejora o señalización vial para que quienes pasen por allí, no tengan mayores inconvenientes y puedan evitar un accidente que podría traerle complicaciones peores que una caída, ya que el camino finaliza en la calle. Esta solicitud la reitera puesto que hace alrededor de dos meses que la situación, pese a hacerse pública, no cambió.

“Hicieron la colectora sobre la calle Pedro de Mendoza. Ahora continúan haciendo obras allí, pero no le están dando importancia al paso que queda del otro lado de las vías por donde pasa el tren”, denunció la vecina y en este sentido, explicó que se construyó un paso peatonal de ambos lados, pero la parte que da a Pedro de Mendoza y Culpina está roto y con pozos, por lo que varias personas han sufrido tropezones y caídas.

“Yo estoy sufriendo de una luxación en un tobillo, pero pueden pasar cosas más graves”, mencionó, agregando que como es una zona residencial, en el lugar habitan muchas personas mayores y mamás con chicos pequeños, por lo que el cuidado y la atención tienen que ser plenas.

Es así que comentó que ya hubo abuelos que se tropezaron y aunque estos casos no terminaron en una caída, generaron sustos y algún que otro mareo. El miedo es aún mayor si se tiene en cuenta que la calle a la que desemboca este paso es muy transitada, por lo que un resbalón puede derivar en una tragedia.

Ese espacio de la vereda, conviene destacar, no está cubierto completamente de cemento, por lo que es dificultoso bajar ya que quien camina por allí puede “patinar” con el barro que se forma o trastabillar al encontrarse con una piedra.

Cuenta saldada

El primer problema que tuvo Julia en la vía pública, estuvo relacionado con la rotura que se había producido en su calle debido al paso constante de los camiones trompo (de una cementera) que, casualmente, se dirigían a la construcción de la colectora.

Tiempo después, a fines de junio, se acercó personal municipal para solucionar el problema, aunque la respuesta no fue la esperada. “Vinieron, señalizaron, limpiaron el lugar, rompieron más el asfalto y dejaron todo así nomás, a la buena de Dios”, dijo irritada por el accionar debido a que su vivienda se encuentra en una esquina, por lo que un despiste podría ser tan fatal para el conductor como para ella.

“Eran unos cuantos. Vinieron en una camioneta y solamente uno trabajó. El resto miraba. A la larga se fueron y quedó todo así nomás”, comentó Julia.
En la actualidad, el bache fue cubierto y la tranquilidad volvió a la zona.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba