N° de Edición 7419
La Matanza

Villa Luzuriaga: Denuncian explotación y maltrato a caballos que tiran de los carros

TESTESTE

caballos

Maltrato a caballos. Una yegua que llevaba carga cayó muerta en pleno centro de Villa Luzuriaga. Proteccionistas denuncian casos similares a diario y reclaman cumplimiento de las leyes de tránsito que prohíben esta práctica.

Por: Valeria Virginia Villanueva

villanueva.valeriavirginia@gmail.com

El pasado martes, en pleno centro de la localidad matancera de Villa Luzuriaga, una yegua que tiraba de un carro de recolector se descompensó y murió en la vía pública, sobre la calle Bermúdez al 2900, frente al sanatorio Cruz Celeste.

Así lo denunciaron vecinos y proteccionistas a NCO, quienes alarmaron sobre la explotación y maltrato animal que sufren los caballos que realizan esta actividad que, de hecho, está prohibida y penada por ley.

Entre ellos, Adriana recordó que “la ley de tránsito prohíbe la Tracción a Sangre (TAC)” así como la “Ley de maltrato Animal que data de la época de Juan Domingo Perón ampara y defiende a los animales de tales acciones y castiga a quienes las realizan”.

Por ello es que, en primer lugar, exigen que las autoridades controlen y apliquen la norma que ya existe, como afirmó la periodista Noemí, quien se ocupó del caso de la yegua entre otros tantos que se producen a diario en todo el conurbano bonaerense.

Asimismo, Noemí y Adriana denunciaron que en diferentes zonas de La Matanza, como en Villa Luzuriaga y barrio Los Pinos, se alquilan los caballos a los recolectores de cartones, botellas y demás artículos, sin darles un descanso y buena alimentación.

El maltrato animal

“Se debería penar el maltrato y el hecho de no tener las condiciones”, reclamó Noemí al afirmar que los equinos explotados “no tienen libreta sanitaria, no están bien alimentados, suelen tener anemia y no están vacunados”.

Es tarea de las autoridades y fuerzas de seguridad “controlar la libreta sanitaria con el detalle del veterinario para poder circular”, según indicó y agregó que también algunos llevan libretas truchas.

En ese sentido, la proteccionista comparó que “si uno va con un vehículo y no tiene seguro, hay una multa. Con el tema de los caballos tiene que ser así”, porque además, “cuando no les sirven más para acarrear, los matan y los faenan”.

De hecho, adelantó que para la próxima peregrinación anual a Luján se están preparando controles de certificados de salud para quienes vayan con sus animales y además, están exigiendo que los municipios vayan controlando también ese mismo día.

“Si bien hay millones de problemas en la sociedad, es necesario que se vaya instaurando que no es un tema menor”, remarcó Noemí, quien además protestó por inacción de los funcionarios y la mala atención de la policía ante la denuncia de la muerte de la yegua.

Falta de condiciones para el rescate

Según sostuvieron las proteccionistas, el rescate de caballos explotados se dificulta debido a que los municipios carecen de los medios adecuados para su traslado y de predios y recursos suficientes como para cuidarlos.

En caso de rescatar un animal, se suele acudir a Asociación Protectora de Rescate Equino (APRE) o Ayuda a Caballos Maltratados (ACMA), donde se les da tratamiento y luego adopción con el seguimiento de la justicia, según contó Noemí.

Los problemas de fondo

El maltrato y explotación animal por parte de recolectores en carros se dan en un contexto con muchas más complicaciones, como las situaciones de riesgo de accidente, tanto para el caballo como para quienes van en él, así como el trabajo infantil.

Al respecto, Adriana reconoció que “es una congruencia de delitos e infracciones que pueden hacer que no circulen más” pero que “no se van a acabar de un día para otro”. Sin embargo, comentó que en otros municipios bonaerenses hubo planes para que los recolectores dejen al animal y carguen ellos mismos otro carro, pero fueron rechazados.

De todos modos, afirmó que “sería una solución transitoria, para el caballo que no tiene por qué ser explotado”, ya que “no son responsables de la situación económica de los humanos”. En ese sentido, Adriana concluyó diciendo que “si tiene corazón y sangre, siente”.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba