N° de Edición 7274
La Matanza

Una matancera de palabra:Entrevista a Marta Pizzo

TESTESTE

marta ´pizzo2
En su curriculum de vida, Marta Pizzo, oriunda de San Justo, supo que el arte de la palabra era lo suyo y desde ahí se proyecto como poeta, narradora, promotora socio-cultural, letrista, y compositora de tango.

Patricia Dávila
patriciasdavila@gmail.com

Sus primeros pasos lo dio en la Asociación Literaria La Besana, de la cual fue co-fundadora en 1994 y desde ese entonces trabaja en diversos espacios literarios donde deja su huella. En una charla con NCO, hablo sobre su vocación, el arte en La Matanza, y su más reciente composición, “himno a la Vuelta de Obligado”, seleccionado por autoridades provinciales para ser parte del cancionero patrio.

NCO:¿Cómo surgió tu interés por las letras, la poesía y la narración?

Marta: De chica mi papá me incentivó comprándome una guitarra y fui a clases de teoría y solfeo durante 5 años con la señorita Lidia Ricciardulli, que enseñaba en su casa de Rivera Indarte y Camacuá. Íbamos muchos pibes y pibas del barrio. A través de la música comencé a percibir la poesía contenida en las canciones. En esa época era el folklore. Luego, de adolescente, descubrí que en las letras del rock muchas veces estaban mis sentimientos y me atreví a escribir. Así fue que comencé a disfrutar al mostrar lo que iba creando… y de adulta, al ser mamá, supe definitivamente que amo narrar, aunque no soy muy productora de prosa.

NCO: Desde que descubriste tus inclinaciones hacia el arte de la palabra, ¿Como fue desarrollarte y salir del barrio hasta llegar a ser reconocida y premiada?

Marta: Hice la primaria en la Escuela Nº 57 (hoy 140). En ese entonces mi guitarra y yo interveníamos en todos los actos. ¡Aún conservo diplomas y medallas que me dio la Municipalidad! La secundaria fue en el Nº 2 de Haedo y lo mismo, era un clásico cantar. En los años 80 fui parte de una banda de rock. Ensayábamos en la casa de uno de mis compañeros, frente a la Siam. Nació mi primer canción, “Alma libre”, que hablaba de un hombre enfermo, que vivía en la calle. Un poema surgido de una historia real, que me conmovió.Luego, cuando comencé a trabajar en el Banco Provincia de Villa Insuperable, conocí a Quique Rassetto (el contador), quien por su profesión de guitarrista sabía de mi inclinación por la escritura, y siempre me pedía que le pase poemas, tal vez para componerles música. Al mismo tiempo con otros poetas de La Matanza, José Paredero, Héctor Picallo, Walter Stella y Gustavo Castro, fundamos la Asociación Literaria La Besana y editamos nuestro 1º libro: Estampas de un Tiempo Nuevo (1994). Luego fuimos sumando escritores/as, vinieron los Encuentros Culturales, los Certámenes Juveniles, y otros 2 libros más: Semillas de violetas cautivas (1196) y Manantial de los espejos (1998).
Rassetto musicalizó mi poema A mi calle Bermúdez, y ése, nuestro primer tango, fue premiado en el Certamen Enrique Santos Discépolo, en 1998 en Mar del Plata. Aunque al casarme me mudé de La Matanza, creo que nunca me fui del barrio… De hecho mi mamá, mis hermanas, mis sobrinos… todos siguen viviendo en la zona.El reconocimiento y los premios fueron viniendo como consecuencia del trabajo, y los concibo como signos positivos de que el camino es por ahí, que voy bien. Me considero una Obrera de La Palabra y, como Pueblo, intento ser “parte de”, más que gozar de protagonismo individual.

NCO: ¿En qué te inspiras para hacer las letras de Tango?

Marta: En los hechos cotidianos y sencillos de la vida. Los más bellos y terribles paisajes del vivir me conmueven, y trato de pintar con una especie de “realismo poético” lo que el pincel del alma dibuja en mi interior. El género tango me permite entrar en su melodía con estas historias.

NCO: ¿Cómo fue la participación en el concurso donde se buscaba un himno a la Vuelta de Obligado?

Marta: La propuesta del Instituto Cultural de la Prov. de Bs As fue “Una canción por nuestra Soberanía”, referido a esta gesta. No sabía mucho de ese tema y tuve que ponerme a estudiar. Escribí de corrido el poema, y la música la hizo mi amigo Walter Larroquet, cantor marplatense. Mandé un demo y al tiempo recibí la buena noticia de que habíamos ganado. Fue de un gran valor el apoyo que recibimos de parte de Cultura de La Matanza para que se grabe en la voz de Daniel Argañaraz, con sus músicos, se presente el cd en el Palacio Municipal, y se difunda, como se continuará haciendo este año en todas las instituciones educativas.

En base a esto ¿Cómo ves la movida cultural en La Matanza?

Ser co-fundadora de La Besana me dio la posibilidad de estar siempre en comunicación con artistas matanceros. Luego, llegó la Feria del Libro y allí caí en la cuenta de que somos más de los que parece. ¡Y que hay muy buenos valores! Hay mucho movimiento, muchas ganas de hacer, y pienso que es un momento positivo porque, además, se vislumbra una voluntad de apoyo, tan necesario, por parte de las autoridades que, junto a la organización y unión de los/as artistas, daría buenísimos resultados.
Ojalá podamos lograr que se sigan concretando nuestros proyectos.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba