N° de Edición 7277
La Matanza

Un camino espiritual

TESTESTE
Un camino espiritual.

“Un año con nuevas propuestas para aquellos que tengan ganas de seguir profundizando en esta práctica hermosa y transformadora”

La directora de “Sattva-Yoga Estudio” (Ramos Mejía), Gabriela Mangone brindó una entrevista a Diario NCO acerca del significado de elegir una disciplina como yoga, sus beneficios y la grilla de clases programadas.

La entrevistada comenzó sus estudios de Hatha Yoga, Filosofía y Meditación en el año 2008 en la “Fundación Hastinapura” donde recibió el título de profesora de Yoga. Continuó su formación en Ashtanga y Satyananda Yoga en “Yogabrahmananda Institute” con Fernando Calviño y Alexa Traugott.

En relación a los cursos y seminarios de perfeccionamiento que realizó a nivel internacional y nacional se pueden nombrar, Satyananda Yoga – Asanas, teoría y práctica- Swami Digambarananda Sarasvati con Danilo Hernández (Madrid), Biomecánica aplicada a las Asanas con Janna Quiroga (Yoga Iyengar) y Kinesiología -Fisiatría con Julieta González Nin (UBA).

Además, Fisiología aplicada al movimiento y la sanación con Sandra Mansur y Yogaterapia y Anatomía aplicada al Yoga con Verónica Belloli (Escuela Yoga), Naad Yoga (Vocal) con Tatiana Wainer (Brasil) y Yoga para embarazadas a cargo de Sol Alonso (Malva Yoga).

Continuó nutriéndose de conocimientos con Filosofía e Historia del Hatha Yoga y Budismo a cargo de Olivia Cattedra (CONICET) y un Posgrado de Profundización en Hatha Yoga con  Maeva Belloli y Matías Panelo (Escuela Yoga). Asimismo, como Terapeuta Sonora se formó con Albert Rabenstein en el año 2014 (Centro de Terapia de Sonido y Estudios Armónicos).

Una posibilidad de compartir conocimientos

Gabriela dicta clases y cursos de profundización de dicha disciplina desde el año 2011. Después, comenzó en la “Fundación Hastinapura” y luego en un espacio propio ya que en el 2014 inauguró “Sattva Yoga Estudio”, sede Haedo y en 2016 su segunda sede en Ramos Mejía.

Una iniciativa que surge de su inquietud personal, es decir, de la necesidad de encontrar un camino espiritual y una respuesta a ciertos interrogantes que la vida le planteaba. Con lo cual tuvo que buscar esas respuestas hacia el interior y eso derivó en la toma de prácticas de yoga- meditación. Luego su interés se incrementó y así empezó a formarse como profesora.

“Utilicé toda esa información en forma  personal y luego se dio la posibilidad de comenzar a compartirlas con otros.  En principio a pedido de un conocido y después esto creció hasta ser hoy la institución que somos”, confesó.

Con respecto al nombre, “Sattva”, se relaciona con un término sánscrito que se refiere a una cualidad de la naturaleza. Y como explicó: “Los hindúes dicen que todo el plano material está hecho de tres cualidades que se interrelacionan entre sí”.

“Una de ellas es mantra, que es la inercia o la ignorancia; la otra es rayas, qué es la pasión o la actividad. Y la tercera es Sattva, que es el equilibrio, la armonía, la bondad, la inteligencia. Se cree que para poder acceder a la liberación o un estado interno de armonía uno tiene que llegar a este estado satvático, que es de equilibrio”, detalló.

Un proyecto hecho realidad

 El staff está conformado por los directores del espacio, Gabriela Mangone y Martín Rossi.  A continuación, en recepción Martín Rossi, Luna Espina, Laura Mangone que son quienes siempre van a estar dispuestas a  tener una respuesta amable a todas las consultas.

Mangone dicta prácticas de “Meditación Guiada” y junto con Sabrina Saldaño son quienes llevan adelante las clases de yoga. Por su parte, Cristian Libretti  junto con Martín, enseñan “Meditaciones Sonoras”. Por otra parte, Laura además de estar  en recepción, también seencarga de hacer la “Terapia/ Masaje Sonora/o Individual”.

Por un lado, las actividades que dictan son clases de “Hatha Yoga” con elementos. Y cabe nombrar que hay distintos niveles, entre ellos, principiante, suave, intermedio y hasta llegar al avanzado. Por  el otro, realizan prácticas de meditación con cuencos tibetanos.

“Dictamos sesiones individuales de armonización sonora, qué es un masaje con cuencos apoyados sobre el cuerpo. Además, brindamos talleres y cursos de profundización, tanto de yoga, como de meditación y otras disciplinas complementarias; como por ejemplo, ayurveda”, especificó.

Los grupos, en las clases, son heterogéneos y concurre gente de todas las edades. Ya sea desde adolescentes de 16 y 17 años, hasta adultos mayores de 80.En cuanto a cantidad de personas, dependiendo del horario, puede ser que haya cinco o 20, teniendo en cuenta que la sala alberga a 25 personas cómodas.

Una disciplina fuera de lo tradicional

 Cabe realizar una salvedad teniendo en cuenta la distancia que existe entre alguien que practicó yoga hace 5.000 años en una cueva o en un Ram, a lo que puede significar ,hoy en día, para quienes están inmersos en este plano material con trabajo, familia, preocupaciones y horarios.

“Creo que la práctica significa mejorar nuestra calidad de vida y siempre digo que nos recuerda, que más allá del cuerpo, de la mente y de todas las preocupaciones; hay algo que habita y que al entrar en contacto con esa esencia/ ser, reunimos una calma interior, serenidad y silencio que permite darnos cuenta que en ese lugar interno todo está bien. Para después poder volver a nuestras actividades desde otra actitud”, resaltó.

En general la gente se entera de las propuestas de “Yoga Estudio” a través de redes sociales,  ya sea por email, WhatsApp o la página web. En especial a través de los grupos de WhatsApp,  es como tienen contacto con todos sus  ex y alumnos actuales.

Recomendaciones básicas a tener en cuenta

 En palabras de la entrevistada, muchas veces, los interesados se acercan por una dolencia física, una inquietud oriental o espiritual y a veces simplemente porque quieren hacer un ejercicio físico que sea diferente a una gimnasia tradicional.

En primer lugar, recomendó que es necesario saber porque la persona quiere practicar. Entonces hay entender cuál es la búsqueda para poder encontrar un estilo de práctica que se adapte a las necesidades que tiene. Luego, tratar de ser pacientes y que esa persona se de el tiempo para encontrar un espacio donde la disciplina se tome seriamente y donde pueda sentirse a gusto y cómodo/a.

“Yo considero que no es referencia probar una clase en un lado y otra en otro sitio, sino que recomiendo tomarse un mes para practicar con un profesor, por lo menos, para poder conocerlo, saber de qué se trata lo que está transmitiendo y que el cuerpo también se adapte”, indicó.

Así detalló que lo ideal es darle tiempo al practicante para primero acostumbrarse,  por eso, como tercer consejo afirmó que hay que contemplar que si la persona no siente que da resultado, puede concurrir  a otro lugar.

“Con  respecto a esto me refiero a que no hay que creer que la práctica  te aburrió o que se lleva demasiado fuerte o que no te hace efecto; cuando solamente fuiste a una clase en unlugar determinado. Quizás con otra experiencia se puede encontrar un mundo diferente y sorprendente”, advirtió.

“La práctica de yoga es en esencia, un camino espiritual con maravillosos efectos secundarios”

 “Muchas veces uno habla de los beneficios de practicar yoga y se está refiriendo a los efectos secundarios de una práctica que en definitiva es un camino espiritual, es decir, que el beneficio principalmente sería el reencuentro con nuestra verdadera esencia, con eso que somos más allá del cuerpo, de la mente y de las emociones”, explicó la profesora.

Por eso, los efectos secundarios son variados. A nivel físico actúa sobre la fuerza y la flexibilidad del cuerpo, sobre él, la regulación del funcionamiento de los sistemas del cuerpoque va actuar sobre el sistema digestivo, el respiratorio y el endocrino; equilibrando todos ellos.

También, un cuerpo enfermo no puede trascender porque va a estar siempre pidiendo atención.  Entonces hacer yoga siempre va a lograr que el cuerpo esté saludable, tranquilo y que  no moleste cuando haya que sentarse a meditar.

En relación al plano emocional  permite  equilibrar, liberar emociones y ayuda salir de estados mentales negativos. Mientras que a nivel mental  se dice que equilibra los hemisferios cerebrales que simula el funcionamiento del sistema simpático y parasimpático ya que elimina la sensación de estrés constante y de alerta en la que se acostumbra a vivir.

Además, mejora la calidad del sueño,  la claridad, la creatividad y la memoria, sobre todo, porque limpia, a través de la respiración y meditación, lo que graba la mente. “Se puede ver más claro, tener más concentración y disminuir los niveles de ansiedad, estrés, depresión, etcétera”, mencionó.

 Un estilo de vida

“No puede ser separado el momento que uno abre la colchoneta y se pone a practicar, de todos los otros momentos cotidianos. Cualquier cosa puede ser en la medida en que estoy consciente y presente, puedo hacer,  trabajar, estudiar,  cocinar, limpiar, estar haciendo yoga y en el mismo momento, estar en un estado meditativo”, fundamentó.

La profesora de yoga reflexionó acerca de su definición y opinó: “Tiene que ver con poder volvernos más conscientes todo el tiempo y con tener cada vez más presente lo que significa la palabra, qué es unión y que no existen dos cosas separadas ya que según dicen los yoguis todo es uno y entonces todo eso que uno hace repercute”.

 “Si vislumbramos el entendimiento, de esa unión, podemos vivir de forma mucho más armoniosa, ecológica, bondadosa. En resumen significa vivir la vida de una forma más integrada y  presente para poder, poco a poco, redescubrir la verdad  en esta unidad que existe entre uno mismo y  todo el alrededor”, añadió.

Las propuestas anuales

 El equipo dicta cursos extras para quienes quieran hacer algo más que simplemente ir a tomar una clase semanal. O sea, mes a mes, cuentan con talleres, actividades abiertas, a beneficio o con contribución voluntaria. Entre ellas se distinguen, prácticas de canción con mantras,  talleres de respiración, charlas acerca de los beneficios de la práctica en sí o de una en particular, como Yoga Nidra.

Cabe aclarar que dichas actividades son abiertas a todo público,  excepto algunas, que son para alumnos con experiencia. Para aquellos interesados en saber más información puede ingresar a su página: http://www.sattvayogaestudio.com.ar o a Facebook, Sattva Yoga Estudio.

En relación al 2020, la entrevistada señaló que durante el mes de enero contarán con un “Seminario de armado de práctica personal” para todos los que quieran trabajar desde sus casas. Y a partir de abril, van a dictar el curso de “Profundización en yoga”.

“La idea es poder entender que no es solamente tomarse una hora por día para hacer yoga en casa, sino que, es poder tener las herramientas de autoconocimiento para, de a poco, ir modificando nuestra personalidad,  temperamento y así volvernos personas más coherentes y saludables”, culminó.

 

 

 

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba