N° de Edición 7146
La Matanza

Teleconsultas para el tratamiento de personas con el llamado «labio leporino»

Teleconsultas para el tratamiento de personas con el llamado «labio leporino».

La modalidad de atención virtual para continuar con el tratamiento de pacientes con fisura de labio alveolo palatina fue establecida por el trabajo conjunto de las organizaciones Piel y Smile Train

En el marco de la pandemia y la cuarentena impuestas por el coronavirus en el país, diversas actividades tuvieron que optar por el establecimiento de alternativas virtuales para poder continuar con su desarrollo.

Entre las mismas se encuentran diversos tipos de actividades vinculadas a distintas especialidades del ámbito de la salud como es el caso de las sesiones y consultas terapéuticas entre otras cuyos pacientes requieren de un seguimiento por parte de los profesionales médicos.

En este sentido, el doctor Ricardo Bennun, cirujano especialista en fisuras de labio alveolo palatina, lo que comúnmente se le llama «labio leporino», dialogó con Radio Provincia (AM 1270) para dar detalles sobre la atención por teleconsulta que se estableció para continuar con los tratamientos de las personas afectadas por dicha malformación.

La virtualidad como herramienta para la medicina

En relación a la iniciativa que llevan adelante en conjunto con la organización Smile Train, Bennun explicó: «Con la pandemia se ha visto complicada la atención presencial de los pacientes, entonces con el apoyo de Smile Train, que trabajamos hace 20 años para realizar cirugías en niños de bajos recursos, la plata que destinaba para las cirugías se derivó para la telemedicina».

«De esta manera, cada vez que nace un niñito nos están contactando y se evalúa el caso y las necesidades y de acuerdo a eso se organiza la teleconsulta con la madre y los diversos especialistas y se lo saca adelante para tratar de conseguir el alta», detalló el cirujano.

 Historia del nombre

 Por otra parte, el médico habló sobre el origen de la denominación que recibe la malformación y explicó: «En realidad el término labio leporino es una costumbre que desciende de las liebres y la gente lo adoptó, pero lo correcto es hablar de fisura de labio o de paladar».

Por otro lado, en cuanto a las posibilidades de que esta malformación pueda ocurrir, el especialista precisó que «después de las hemangiomas, que son las malformaciones más frecuentes en los niños, están el labio y el paladar fisurados en una frecuencia estimada en nuestro país de 1 cada 800 nacimientos vivos».

A su vez, en relación a cuáles pueden ser los motivos que den lugar a que se produzca este tipo de afección, el entrevistado sostuvo: «No es una enfermedad hereditaria, es una malformación congénita y su causa es multifactorial».

«Dentro de las causas multifactoriales hay un pequeño componente hereditario, pero lo más importante son factores como la malnutrición, los tóxicos que afectan a la gente, las condiciones de vida, y las condiciones socioambientales en que viven los pacientes. Son una de las principales causas de producción de malformaciones congénitas», subrayó Bennun.

El acompañamiento médico

Por otra parte, en cuanto al trabajo que realizan en lo que atañe al tratamiento, el también director de la Asociación Civil sin fines de lucro llamada Piel, recordó: «cuando comenzamos a trabajar con estas patologías, hace más de 30 años, en el hospital siempre se decía que había que operar».

«La reconstrucción del labio había que realizarla alrededor de los tres meses y nunca me llegaban los niños por debajo de los tres años, sumado a las listas de espera en el hospital público, se complicaba muchísimo el posterior tratamiento y reinserción social de estos pacientes», puntualizó el entrevistado.

La importancia de hablar sobre el tema

Por otra parte, en relación a lo que se conoce respecto de la malformación, el cirujano especialista planteó que «falta mucho lo que es la tarea de difusión. Durante estos 30 años hemos trabajado difundiendo y tratando de que la gente se entere».

«La cirugía reparadora de labio y nariz se hace alrededor de los tres meses, entonces los pediatras derivan al niño al hospital a los tres meses como si apenas llega pudiera operarse», señaló el médico

En este sentido agregó: «Pero el hospital está abarrotado, entonces el paciente que llega a los 3 meses hasta que se lo prepara y se reúne todas las condiciones entra en una lista de espera que puede estar en un año y así se va dilatando todo».

Sin embargo, Bennun quiso destacar que «el hecho de haberlo difundido, fundamentalmente entre la gente que hace diagnóstico ecográfico fue bueno porque el ecografista lo pone en contacto con el equipo interdisciplinario, entonces nosotros la primera entrevista la tenemos alrededor del quinto mes de embarazo».

«Hablamos con la pareja, los tranquilizamos, les enseñamos, ayudamos a que tengan un embarazo placentero y empezamos a trabajar con ese bebé desde la hora cero, desde el mismo momento que nace y esto ha cambiado fundamentalmente las condiciones del tratamiento», aseveró el médico.

Por último y para finalizar, el entrevistado hizo referencia a los avances que significó la incorporación de recursos técnicos y detalló: » la técnica transvaginal ha ayudado muchísimo y la incorporación de nuevas técnicas y con un ecógrafo bidimensional  de alta resolución se puede hacer el diagnóstico a partir del quinto mes».

Fuente fotografía: provinciaradio.com.ar.

 Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba