N° de Edición 6945
La Matanza

Talentos jóvenes que van por más  

Talentos jóvenes que van por más  .

Dos adolescentes matanceros, Agustina Vega y Gabriel Rodoni, se dedican a bailar tango con pasión en una compañía de la zona.

Como si fuera poco, ganaron la medalla de oro en forma consecutiva en 2018 y 2019 en los Juegos Bonaerenses. La profesora Juliana Bernardi junto a sus alumnos brindaron testimonios al respecto.

Un ambiente de barras, espejos y equipo de música son testigos del esfuerzo diario de dos chicos que sobre un escenario disfrutan de la danza, pero también provocan que el público reconozca su profesionalismo con los aplausos continuos.

Agustina tiene 13 años, su compañero Gabriel, de 15 y son dos bailarines de San Justo, alumnos de Juliana Bernardi en la Compañía el Bernard’ance ubicada en Balbastro 4492. Con la humildad como marca registrada nada los detuvo y tampoco parece poder separarlos cuando un tango suena.

Llevan siete años juntos, Agustina enseguida se anima a hablar y así elogia a su partener: «Yo conozco su marca para llevarme en lo que es la improvisación y es muy virtuoso».

Desafíos que los pusieron a prueba

La competencia también es parte de sus vidas ya que en 2018 y 2019 ganaron la medalla de oro en los Juegos Bonaerenses (Mar del Plata) en la disciplina “Pareja danza tango Sub 15”, luego de haber prevalecido en las etapas locales y regionales.

“En 2018 ganaron con la canción ‘Quejas de Bandoneón’, en la versión de Osvaldo Pugliese, y en 2019 esa coreografía  la dejamos por si había necesidad de desempate. Pero la  primera performance no se pudo tener en cuenta por el mal estado del piso. El jurado se dio cuenta y pidió que se lo limpiara y que haya una segunda vuelta. Ahí brindaron todo de sí’», explicó la docente.

Por su parte, Gabriel apuntó: «Se festejó más el primero ya que era nuestro debut en competición.  A su vez, Agustina reflejó que pese a que tenían mucho miedo, pudieron sobrellevarlo y resumió: “No me esperaba ganar, lloré mucho».

Práctica desde muy pequeños

Acto seguido, Juliana definió a cada uno de sus alumnos. «Agustina es muy obediente, responsable y si le decís a tal hora hay que ensayar, ella está antes lista para hacerlo”.

Además sobre su alumna agregó que si le haces una corrección, pese al virtuosismo que tiene, la acepta. Y expresó que hace años que está en el estudio, hace varias disciplinas, más allá del tango.

En relación a Gabriel afirmó que aprende, aunque es un poco vago y culminó: «Empezó desde muy chiquito en el estudio, fue nuestro primer alumno de tango. Gaby pasó de bailar con señoras grandes, nenas más chiquitas que él, hasta estar con su compañera. Él hace bailar a cualquiera».

Fuente: Popular.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close