N° de Edición 7269
La Matanza

San Justo: Mensaje de Monseñor García al Policlínico Central

TESTESTE

MONSEÑOR GARCIA 1

Con fecha 24 de abril de 2015, el obispo de la Diócesis de San Justo, Monseñor Eduardo García, envió un mensaje a los directivos y personal del Policlínico Central, con motivo del aniversario número 100 que cumplió ese centro de Salud. El texto del mismo es el siguiente:

A los directivos y a todo el personal del Policlínico Central. Lamentablemente compromisos de pastor me han imposibilitado estar físicamente con ustedes, pero están desde mi oración. Un aniversario muy especial para San Justo. Los 100 años del Policlínico Central. Son miles y miles los hijos de este suelo matancero que han pasado por este lugar en ese doloroso peregrinar que se inicia cuando llega la enfermedad y el dolor. Y frente a la Iglesia Madre de San justo este edificio se transformado por décadas en un “Santuario”. Si, “Santuario del Dolor y la Esperanza”. Santuario del Dolor porque ha sido y es el lugar donde se han acercado tantos con su dolor a cuestas para depositarlos como humilde ofrenda en las salas de este lugar. Ofrenda de dolor, que cuando llega a la vida asume muchos colores, sabores y matices.

En muchos casos se mezcla con la aceptación que no excluye seguir luchando y se hace un poco más tolerable. En otros casos, la no aceptación del dolor produce rebelión, enojo, rencor; y lo que es peor desesperanza. Esa es la ofrenda del pobre que se ha depositado en este lugar, y como toda ofrenda, con el deseo íntimo que sea trasformada. Por eso, este querido Policlínico ha sido y sigue siendo “Santuario de la Esperanza”. Esperanza de salud física, esperanza de consuelo cálido, esperanza de palabra alentadora frente al desafío que proponen las largas esperas. Así como Dios toma las ofrendas de los pobres y las abraza, aquí el dolor es abrazado. El dolor es intransferible, pero se hace más soportable cuando alguien está a nuestro lado y nos  abraza con ternura. Frente al misterio del dolor no hay respuestas humanas que alcancen, a tantas preguntas que se hacen día a día por estos pasillos el Señor responde con una llamada, con una vocación especial que, como tal, tiene su base en el amor.

Cristo no llega hasta nosotros con explicaciones y razones. Llega desde el amor de ustedes hecho vocación y servicio. Y frente a tanto sufrimiento de la que han sido testigos estas paredes ésta es la buena noticia que Dios nos regala. Gracias por abrazar el dolor hacer de este lugar un Santuario, gracias por recibir tanto sufrimiento y regalar tanta esperanza. Gracias por derramar tanto amor, al estilo de Dios, en tantos peregrinos de la vida con su cruz a cuestas.

MONSEÑOR GARCIA

Gracias por revelarnos desde la vocación de cada uno y desde el lugar que cada uno ocupa el Dios bueno que nos sana, nos sostiene, nos anima, nos consuela y acompaña. Muchas gracias a todo el personal del servicio médico y auxiliar que trabaja aquí; su trabajo es grande, noble y valioso; sin embargo muchas veces ignorado y maltratado. No bajen los brazos; los necesitamos. Siempre el dolor saca lo mejor o peor de nosotros mismos. El dolor de los otros ha despertado en ustedes esa vocación dar lo mejor; no se dejen robar la esperanza ni el amor a la vocación, háganlo siempre todo con amor; es un servicio que se hace a Cristo, presente en el prójimo: “Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”, nos dice Jesús. Y a todos los que han trabajado, a ustedes que lo están haciendo les repite: “Vengan, carguen mi yugo y yo los aliviaré”, Muchas gracias y que Dios los bendiga.

Mons. Eduardo H. García

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba