N° de Edición 7075
La Matanza

San Justo: Denuncian amenazas a vecina que lucha contra la contaminación de Klaukol

klau-kol_fotor_collage

Klaukol. Organizaciones matanceras reclamaron justicia por Susana Aranda, vecina de Virrey del Pino, quien fue obligada a ingerir un elemento contaminante por continuar. Alertaron sobre la complicidad estatal con industrias y mafias, y exigieron control urgente para evitar más muertes y enfermedades.

Por: Valeria Virginia Villanueva

villanueva.valeriavirginia@gmail.com

Organizaciones matanceras de Derechos Humanos, ambientalistas, sindicales y sociales brindaron su apoyo a Susana Aranda, vecina de Virrey del Pino que fue atacada e intimada a punta de pistola a abandonar su viejo reclamo por las muertes y enfermedades provocadas por la profunda contaminación ambiental que provoca la actividad industrial de Parex-Klaukol.

En una conferencia de prensa liderada por la víctima junto a la APDH La Matanza y Vecinos Autoconvocados contra la Ceamse González Catán, el viernes 23 en San Justo, se insistió en exigir a todas las instancias del Estado que controlen a la empresa emplazada en 2009 en el barrio Las Mercedes y verifiquen el vínculo con las muertes y enfermedades que sufren sus habitantes.

Asimismo, propusieron que sean las universidades públicas las que realicen un relevamiento sanitario del tercer cordón del conurbano y anunciaron que no claudicarán sino que reforzarán la lucha popular por un ambiente sano contra la complicidad de los poderes estatales.

A la disertación se sumó Ninfa Mora, mamá de Lautaro de 18 años fallecido en 2014 en una tosquera en Pontevedra, y participaron miembros de las sedes locales de SUTEBA, CTA Autónoma y Multisectorial de La Matanza, CTA de los Trabajadores, Patria Grande, Partido Obrero, Partido Comunista, Mesa Política del Socialismo, y Movimiento MAR.

También se hicieron presentes del Colectivo Fotografía a Pedal, Rompiendo Cadenas, Pueblo Libre en la Multisectorial, Sembrando Rebeldía, Grupo de Jóvenes y Memoria (Bachillerato Memoria del Fuego), Centro Cultural Entre Amigos, Murga Mata Mufa, Red de Fotógrafos Comunitarios e H.I.J.O.S Oeste.

Susana cuenta el ataque

Durante el encuentro, la vecina desarrolló lo ocurrido en la mañana del 15 de septiembre a metros de su casa del barrio Las Mercedes, cuando dos sujetos con un arma la interceptaron.

“Hola señora Aranda, cómo le va, bello día, pensé que no nos íbamos a volver a ver porque ya le había dicho pero parece que le cuesta entender las cosas”, citó la mujer a uno de los dos atacantes.

Mientras uno le hablaba el otro le apuntaba: “Vos no querés entender que tu problema no es el material particulado de Parex-klaukol, si no las baterías de Mercedes Benz”, dijo el atacante al meterle un puñado de pilas en la boca, que por el sabor desagradable le dio arcadas a Susana.

Mientras, el otro la desafiaba: “¿Querés un plomo de la 9 milímetros que tenés en tu estomago o tragar esto? Somos democráticos, te estamos dando a elegir”.

“Me dio un beso en la frente y me dijo que no quería que haya un tercer encuentro”, recordó Susana al sujeto descripto como de 35 a 40 años, bien hablado, bien vestido y perfumado, quien ya la había intimado años atrás.

La Matanza entre mafias y enfermedades letales

“¿Quién da un beso en la frente? La mafia”, sentenció el referente de APDH local, Pablo Pimentel, quien advirtió sobre el regreso de “códigos mafiosos avalados por empresas multinacionales”.

“Lo más grave es los políticos que avalan este tipo de conductas, el poder judicial, ni que hablar el brazo armado”, puntualizó Pimentel y, repasando los numerosos y variados ataques que sufrió Susana, concluyó que “lo que ha pasado el 15 de septiembre es un intento de homicidio”.

“Qué casualidad que todas las industrias que contaminan están de camino de cintura hacia los kilómetros –observó Pimentel-. Había una hacia la general paz que se mudó a Villa Palito: la ex Jabón Federal”.

“Estamos en un distrito cerca de capital y dentro de todo tenemos ventanas”, exceptuó en referencia a “las provincias feudales” con situaciones similares, por ejemplo, en San Martin, Tucumán, con el ingenio Ledesma, donde se quema bagazo, altamente contaminante.

Asimismo, Hugo Osores de Autoconvocados contra la Ceamse expresó que “la minería a cielo abierto, la sojización, el glifosato, el entierro de la basura en Catán, la contaminación por las industrias, muestran que solamente hay un Estado que privilegia el negocio”.

“Esta construcción que estamos haciendo por abajo nos permite que se visibilice, pero el poder judicial, político y toda la estructura del Estado que tendría que estar a la par de los sectores populares, no está”, reclamó Osores y llamó a enfrentar en asamblea popular el “intento de silenciarnos”.

“Esto es la subestimación a la enésima potencia del poder a nuestro pueblo”, concluyó Pimentel quien, si bien reconoce el avance en políticas de Derechos Humanos durante el kirchnerismo, “eso no significa hacer la vista gorda a violaciones de derechos humanos en democracia, por eso vamos a reclamar también a quienes estuvieron antes”, anunció antes de dirigirse a una reunión con el gobierno municipal.

Además, pidió “que las universidades públicas sean las que realicen un relevamiento sanitario y se metan a Klaukol con el Estado para corroborar que todo lo que plantea Susana, sus vecinos y los que ya murieron, no es mentira”.

7 años de respirar contaminación a diario

“Cuando hice la denuncia en 2009 me fui contenta a mi casa porque pensé que ya todo estaba solucionado por mi parte -manifestó Susana tras agotar todas las instancias de reclamo- Lamento hoy estar acá porque significa que nada funcionó, estoy acá por la ineptitud de un juez que sabe menos de contaminación que yo”.

Es que la mujer tuvo que aprender a usar una computadora e internet para conocer de qué se trata la contaminación que sufren, los metales pesados que contiene la sangre de los chicos de Las Mercedes que sufren sangrados de nariz frecuentes y perjudican su desarrollo intelectual, entre otros perjuicios.

“No me importa lo que me pasó a mí, porque es irreversible lo que tienen mis hijos, mis nietos, mis vecinos”, planteó en referencia a las muertes y enfermedades, además de ataques a vecinos, y recordó a varios compañeros de lucha que “se fueron en estos 6 años sin haber visto la justicia”.

“Hicimos la casa para toda la vida, antes de que venga la empresa al barrio, y el único fundador que quedó es un hombre que vivió afuera 30 años y ahora de hace 3 años que volvió tiene el pulmón hecho pedazos”, puntualizó Susana.

Por último, agradecieron a los medios locales y alternativos que dan difusión a la problemático y la mujer rememoró que, años atrás durante un reclamo frente a la embajada francesa, un reconocido periodista argentino se negó a difundirla porque pondría en riesgo su trabajo ante los intereses económicos que la empresa francesa Parex-Klaukol tenía puestos en la programación del canal.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close