N° de Edición 6937
La Matanza

¡Salud, campeón!

¡Salud, campeón!.

Almirante Brown igualó 0-0 con la UAI Urquiza en el estadio de Platense y se consagró campeón del Torneo Apertura de la Primera B Metropolitana.

De esta manera, clasificó a la final por el ascenso al Torneo Nacional, partido que podrá ahorrarse si obtiene también el Clausura.

La tarde que muchos esperaban llegó. Más de 11 mil almas Aurinegras asistieron al Estadio Ciudad de Vicente López, donde hace de local comúnmente Platense, para poder soñar con el tan ansiado título de campeón, el cual llegó luego del empate sin goles ante la UAI Urquiza.

Dos horas antes del inicio del encuentro, la parcialidad Mirasol comenzó a llegar al estadio que se encuentra a metros de la General Paz, a más de 22 kilómetros del Presidente Fragata Sarmiento. De a poco, el clásico marrón que caracteriza al Ciudad de Vicente López fue tomando un tinte amarillo y negro que, en cuestión de un rato, llenó casi por completo las gradas norte y sur, además de la platea baja.

La expectativa era grande para la Fragata: luego de perder la chance de campeonar en el empate 0-0 ante Talleres Remedios de Escalada en Casanova, un resultado en tablas era suficiente para consagrarse. En caso de perder, debía esperar qué sucedía en el partido entre Villa San Carlos y Flandria, que se jugaría de forma simultánea en la cancha de la Villa.

La UAI, por su parte, no suponía mayor amenaza, puesto que, de los últimos 7 cotejos jugados, solo había ganado uno (1-0 frente a un débil Colegiales). Pero claro, en la B Metro no existen partidos fáciles, un hecho que se demostró en los 90 minutos.

Ante tal panorama, y en búsqueda de la hazaña, Almirante saltó a la cancha con: Ramiro Martínez; Leandro Guzmán, Agustín Dattola, Alan Barrionuevo, Milton Ramos; Ignacio Lago, Rodrigo Vélez, José Luis García, Diego García; Jonatan Goya y Álvaro López.

Tras el pitazo inicial de José Carreras, de mal arbitraje, ambos equipos se evaluaron con sumo cuidado. Las llegadas fueron, en general, inocuas. Lo más destacado del partido fue un cabezazo de un jugador de la UAI que le ganó la marca a Dáttola en el primer tiempo, y un mano a mano en el complemento de Lago que, tras una gran jugada individual, remató ante Ignacio Pietrobono, pero su disparo se fue cerca del palo izquierdo.

No obstante, la polémica estuvo en un penal no sancionado por Carreras, luego de una clara mano de un jugador de la UAI. Asimismo, dejó golpear varias veces al delantero del local Ezequiel Vidal, quien estuvo constantemente al borde de la tarjeta roja.

Y luego de 90’ minutos friccionados y sin brillo, Almirante volvió a gritar campeón en la Primera B Metro, tras de 9 años de sequía copera. La última vez que alzó el título fue el 8 de abril de 2010, cuando la Fragata venció 2-1 a Atlanta en Casanova.

Números de una campaña sólida

A Almirante no le sobró nada. Con un juego poco vistoso, cumplió con el concepto “bilardista” de ganar, porque cada vez que tuvo que sacar los 3 puntos, cumplió.

¿Hubo mérito de campeón? Por supuesto, la Fragata potenció sus virtudes a tal punto que logró consagrarse. De local, nunca recibió un gol, por lo que quedó invicto en esa condición (6 victorias y 3 empates), algo histórico.

También fue el equipo menos goleado del campeonato: solo recibió 7 goles en 17 partidos. Los 7 tantos en contra fueron marcados en 4 encuentros. De los 16 goles que marcó, solo 5 fueron en el primer tiempo, mientras que de los 11 restantes, 4 fueron anotados sobre la hora o en el adicionado final.

Otro dato no menor es que de los 9 partidos ganados, siete fueron por 1-0. Solo ganó con más goles frente a Fénix (2-0) y San Miguel (3-0). Finalmente, desde la derrota frente a JJ Urquiza (1-2 en la fecha 9), no volvió a perder. Fueron cinco victorias al hilo y 3 empates en los últimos encuentros.

 

 

Foto: Prensa Almirante Brown.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close