N° de Edición 7269
La Matanza

Ramos Mejía: Tarde De Improvisación En El Centro Cultural Reacción

TESTESTE

CASA CULTURAL 1

“Jam Movimiento Oeste” es un grupo que brinda talleres abiertos de lo que se puede definir como expresión corporal, en este caso, abierto al público en el incipiente Centro Cultural Reacción de Ramos Mejía, para terminar el fin de semana con una experiencia diferente y única, un cambio de energía.

Por: Melanie Martínez

mmelanie92@hotmail.com

 

Los domingos a la tarde suelen ser complicados, por no decir aburridos, cuando no se tiene en mente algo planeado para hacer en familia, con amigos o por propia iniciativa. Una de las propuestas para los amantes del arte para este fin de semana es ir a desapegarse de la rutina e improvisar al Centro Cultural que inauguró hace pocos meses en la zona.

A partir de las 1 y durante dos horas, Reacción Casa Cultural, el incipiente centro ubicado en Avenida de Mayo 1134, abre sus puertas a todos los vecinos que quieran participar. La entrada es “a la gorra” como se suele decir en la jerga cotidiana y aconsejan llevar puesta ropa cómoda por el tipo de actividad que se realiza, para poder disfrutar lo que se vive en el momento.

Es una técnica donde todos son hacedores de sus movimientos a partir de la música y el silencio, no solo los integrantes de “Jam Movimiento Oeste” que estarán a cargo del encuentro que son: Daniel Rugonyi Andrés Tanquía, Ana González Seligra, Sabrina Coclita, Lorena Brava, Lilian Queñón, Diana Vignolles, Daniela Yamashita Unzain.

Al finalizar el encuentro, los participantes se ponen en forma de círculo y cuentan a los demás qué sintieron, cómo la pasaron, cómo fueron las creaciones y miradas que surgieron, qué se llevan de la experiencia, qué aprendieron en el camino que transitaron sin un patrón fijo que les diga qué movimiento deben efectuar.

CASA CULTURAL

Una forma de reaccionar

Un grupo de amigos oriundos de La Matanza fundaron “La Casa Cultural Reacción”: Alan García Sobrero, Nahuel Santillán, Nicolás Sayans y Alejandro Possenti. Son sin dudas un gran ejemplo porque con esfuerzo, transpiración y perseverancia cumplieron su cometido y no bajaron los brazos hasta hoy. En las siguientes líneas se apreciará la historia para conocer el origen del centro.

Cuatro años antes de “Reacción” iniciaron otro proyecto relacionado que consiste en llevar a cabo festivales culturales en la Plaza Bartolomé Mitre de Ramos Mejía, ubicada sobre las calles Pueyrredón y Alberdi, del lado Sur de la Estación de tren, titulado y conocido como “La Varietté de La Matanza”. Siempre asociados al arte, la cultura, la solidaridad y los sentimientos como estandarte.

Los mismos chicos pertenecen a la ONG “Amun”, que colabora con comunidades aborígenes de la provincia de Formosa: hacen viajes, llevan todo tipo de donaciones que les acerquen o ellos mismos consigan (ropa especialmente para niños, artículos de librería, tocador, sábanas, elementos de carpintería u otro oficio necesarios, utensillos de limpieza, materiales de construcción, cosas de jardinería, medicamentos).

El objetivo de la organización es extenderse a otras regiones del país y ayudar con compromiso a los sectores que más lo necesitan. Sin ir más lejos, viajarán en julio para proteger y conservar a la comunidad Qom, donde los niños sobre todo sufren mal de chagas, tuberculosis, desnutrición, embarazos tempranos, hongos en la piel y parásitos.

 

Los objetivos

La meta en este caso es armar una huerta para las comunidades Misión San Francisco de Laishi, El Dorado, San Antonio, Naranjito y Laguna del Gobernador, para que puedan nutrirse los niños en etapa escolar con lo importante que es eso y lo que implica para los menores en sus primeros años y las etapas de desarrollo. El programa de “Amun” es abierto a quienes quieran participar voluntariamente, en especial a partir de sus aportes antes descritos.

Como si esto fuera poco, quisieron llevar el arte a un nuevo plano o, dicho de otra forma, simplemente diferente, un lugar propio, un camino duro y difícil que transitan desde enero del año pasado, cuando definieron realizarlo por iniciativa propia, ya que presentarlo para bancarlo de otra forma se hizo dificultoso. Con gran esfuerzo, deudas que se fueron saldando, se logró el cometido, para ellos, el primer escalón.

El lema que sostienen es que el arte es una pasión interior, un sentimiento que se tiene que compartir, no tiene porqué cobrarse. A partir de esta idea comenzaron a convocar a profesores que quieran brindar talleres, que aún hoy siguen abiertas las puertas para los que deseen hacerse cargo de algún curso que deseen dar sobre alguna temática que conozcan.

En octubre del 2014 consiguieron el establecimiento propio tan esperado, un lugar donde aceptaron la propuesta de convertirlo en Centro, aunque para ellos sea siempre mencionado y conocido como “La Casa” entre los que los siguen y apoyan en el proyecto. El nombre se debe a la oposición de aquellas cosas a las que no están de acuerdo, en especial a lucrar con el arte.

Los talleres que se brindan en “Reacción” son totalmente gratuitos, tanto para aquellos alumnos que asisten o que quieran presencias las clases, como para los docentes que los dictan, ya que consideran que sacar lo monetario de lado es algo bastante importante para mejorar la calidad de la sociedad en la que se vive. La duración es de una hora por semana por temática de taller.

Danzas de estilo urbano, taller de murga, pintura para adultos exclusivamente y para niños por otro lado, Yoga integral, fotografía, canto, técnica de tango, danzas árabes, defensa personal. Además, hay talleres de instrumentos como el bajo, la armónica y la guitarra, esta última con distintos géneros, son los cursos vigentes hasta el momento.

Además, todos los fines de semana se realizan eventos relacionados con el arte: tocan bandas zonales, se hacen exposiciones de pintura o pintura en vivo, talleres de lectura, jornadas de improvisación como la descrita anteriormente, jornadas que honran fechas como el día de la tierra o el trabajador, y la entrada es gratuita o a la gorra.

En el caso de las bandas que quieran hacer su concierto en el lugar, no se les cobra el espacio siguiendo con la idea que llevan al pie de la letra a modo de estandarte: el arte no es un mercado o un comercio sino un espacio de sentimiento y expresión. Solo cobran la consumición de forma económica para saldar sus gastos. Los viernes hacen pizza y cerveza, los feriados hacen eventos. Por amor al arte.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba