N° de Edición 7424
La Matanza

Rafael Castillo: ¡El Sol de Mayo no se toca!

TESTESTE
Rafael Castillo: ¡El Sol de Mayo no se toca!

Los clubes de barrio son una organización comunitaria que surge de la necesidad de compartir una actividad común, en este caso es el deporte o el futbol como pasión de multitudes. Surge en el potrero, en algún terreno baldío o un espacio “robado” a la urbe, donde se juntan muchas voluntades a correr tras la pelota.

EMILIO G. LARREA

Un día aparecen las camisetas y la necesidad de tener un nombre, lo cual le da una identidad y una pertenencia territorial que le da pertenencia al barrio. Eso son los clubes de barrio, camiseta y pertenencia, lugar de encuentro, no solo para el deporte, también para la cultura; socializar y practicar la solidaridad, como sucede en esta época de hambre y de pandemia que muchos de ellos plantan ollas populares para acercarle un plato de comida a los vecinos que más lo necesitan. Instituciones necesarias para la integración de la comunidad, para acercar a los jóvenes a la práctica del deporte y como barrera de contención a la amenaza de la droga.

Ese es el caso del Club Sol de Mayo, ubicado en Sergio Boronoff y Zarate, en el Barrio Central, un barrio humilde de La Matanza.  Hoy amenazado en su continuidad.

Fuimos invitados a conocer el lugar y hablamos con Mariano Oviedo, vicepresidente del Club, sobre la problemática por la que están pasando.

Una historia de 50 años.

“Estamos aquí, en el predio, vecinos del barrio e integrantes del club para manifestar nuestra oposición a que nos saquen una parte del espacio verde que viene usando nuestro club hace alrededor de 50 años. Ha venido gente con un plano que dice que se les autorizó a construir un jardín privado. Integrantes del club fuimos a la ciudad de La Plata y hemos averiguado que no hay ningún proyecto para que se construya un jardín en este predio.

Nuestro club tiene una trayectoria de más de 50 años con diferentes actividades deportivas, hemos participado en los torneos bonaerenses, en los torneos juveniles, hemos representado a La Matanza en competencias futbolísticas en Mar del Plata, así como también hemos formado chicos que fueron a jugar a Italia. Además, realizamos actividades solidarias como ollas populares y festejamos todos los años el día del niño, para mencionar algunas de las cosas que hacemos”.

¿Quién es el propietario del predio?

“Este predio figura como espacio verde, en algún momento como plaza, pero nunca se construyó una plaza. En Google está el predio reconocido, en el GPS, como Sol de Mayo. La delegación municipal de Rafael Castillo siempre supo que nosotros éramos los usuarios de este espacio, que lo cuidamos, lo mantenemos y el barrio lo destina a actividades deportivas o sociales. Por nuestra parte hemos hecho esfuerzos para mejorar el lugar, juntamos firmas en el barrio para mejorar las luminarias, para el arreglo de las calles aledañas, pero nunca nos escucharon, por lo contrario, nos respondieron que para este lugar no iban a dar nada.

Y ahora aparecen representantes de esa delegación respaldando a la gente que quiere tomar una parte de nuestro predio, con un proyecto privado y sin un fundamento legal, es muy extraño. Esta gente no tiene ningún título de propiedad, ni papel legal que pruebe que tienen la propiedad o un proyecto aprobado por las autoridades educativas”.

El club es un sentimiento del barrio.

“Nosotros tenemos personería jurídica, estamos registrados como Asociación Civil, Club Social y Deportivo Sol de Mayo, del Barrio Central. Existe una Comisión Directiva, un padrón con socios, realizamos diferentes actividades deportivas de varones y mujeres. En este barrio es el único espacio verde para el deporte, el recreo y la socialización de los vecinos en forma libre y gratuita.  Este predio y el club es un sentimiento del barrio, nos da pertenencia, identidad y por eso el Sol de Mayo, no se toca.

¿Por qué creen que les quieren cercenar una parte del predio del club?

Esto es una jugada política de gente de la delegación que quiere hacer negocios, y han venido a prepotear a los vecinos con la policía. Los funcionarios municipales no quisieron presentarse con sus nombres y cargos, solo decían que eran del Municipio y querían usar el espacio. pero no tenían nada para demostrar que se iba a hacer la construcción de un jardín. Nosotros vemos atrás de esta jugada la mano del subdelegado de Rafael Castillo, Juan Carlos Arroyo. Es lamentable que los delegados del gobierno municipal no defiendan a los vecinos y sus organizaciones y se presten para negocios privados con los terrenos de uso público.”

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba