N° de Edición 7092
La Matanza

Propuesta artística:“cada experiencia siempre va a ser diferente”

Propuesta artística:“cada experiencia siempre va a ser diferente”.

El músico de orquesta Ezequiel Piazza dialogó con Diario NCO sobre su proyecto “Clínica de Baterías” -que consiste en la enseñanza para aquellos músicos que tocan en cruceros- y su estrategia diaria de trabajo.

“Chino” Piazza, como lo apodan, toca la batería desde los 11 años y es oriundo de Castelar. Ahora tiene 36 años y como expresó: “Varios músicos me han inculcado el amor por el instrumento”.

Al entrevistado, desde muy chico le interesó el jazz  y eso llegó acompañado con el estudio de “Boris Big Bang”. Después, estuvo  seis años junto a “Boris Big Bang”,  una orquesta importante que armaron con varios músicos, bajo la dirección de Daniel Camelo; en un bar de Palermo.

Dicha orquesta estuvo conformada por Richard Nant, Juan Cruz de Urquiza, Sergio Wagner, Gustavo Musso, Damian Fogiel y otros músicos de Escalandrum. “Hicimos varios shows, tocábamos todos los domingos, ese fue el gran entrenamiento para mí”, expresó.

Todo comienza con una idea que le surgió a un colega, que consistía en empezar a instruir bateristas para los barcos y como reveló: “Él se fue de viaje y tomé esa iniciativa para dar clases para los bateristas que quieran aprender del trabajo. Ya contaba con material propio y experiencias previas en barcos”.

Música en ultramar

“La Clínica surge por la necesidad de enseñar cómo es el desempeño laboral en los barcos. Es una preparación exhaustiva, una guía completa para el baterista que quiera tocar en las orquestas de cruceros. Resulta ser sencillo y difícil, a la vez, porque no se entiende bien como es al principio”, aseguró.

Como ya se mencionó, es una guía que incluye partituras para que el baterista o el músico en general sepa que se requiere, cuál es el nivel, cómo es leer a primera vista música, cuáles son los estilos que se tocan, cómo son las audiciones y en qué consisten los trámites (la visa y los mediccals).

El “Chino” incluye las experiencias que transita en cada uno de sus cruceros, pero también junta mucho material especial para tener todo lo que necesitan aprender y los desafíos posibles a enfrentar.

En palabras del entrevistado, si bien lo realiza solo,  tiene intención de hacerla en algún momento con otro baterista, Pablo Aragona, quien también tiene experiencia. “Y así poder llevar la Clínica al interior y en el resto del mundo”, sintetizó.

“Es algo muy interesante planearse en la vida o en el proyecto de un músico,  hacer un barco y viajar por el mundo. Llegar a ese sitio y ver que todo es absolutamente nuevo. Es un vida, un hotel arriba del mar, es complejo de vivir”, afirmó.

¿En qué consiste “Clínica de Baterías”?

Ezequiel Piazza prácticamente no toca el instrumento, sino que expone mediante proyecciones y partituras. Además, ofrece un blog y diversos links online con experiencias previas escritas.

“Un montón de intérpretes se sorprenden de lo que hay que saber, porque piensan que tocar en un barco es ir a cantar una bossa nova, un tango mientras la gente toma un café y, en realidad, no es así”, señaló el baterista.

A continuación, mencionó una serie de requisitos esenciales, entre ellos hay que tener una mínima base de lectura musical,  hay que tocar variados géneros, estudiar, saber inglés y estar muy despierto. “No se trabaja tanto, no es una tarea tan pesada ni tediosa, pero tiene una complejidad alta”, detalló.

Pautas para los bateristas

Además,  consta de ensayos de 45 minutos con dos shows de una hora cada uno, donde se toca música que no se conoce y como afirmó: “El único contacto con la melodía y la partitura es una hora antes del show. Resulta ser un poco estresante, pero a la vez, si estás preparado, culmina con éxito”.

Con respecto a las audiciones especificó que son en agencia y nombró que funciona con intermediarios entre la compañía, por ejemplo Royal Caribbean International, y el músico. “Se envían videos de un músico que puede llegar a tener condiciones, entonces esa agencia lo audiciona y la compañía confía que le está mandando una buena figura”, especificó.

También, hay que tener en cuenta que la compañía paga los vuelos, la comida y el hotel si la persona llega un día antes. Además, se comparte la cabina generalmente con otro músico.

Por último, son cuatro horas de trabajo, hay que ser cordial y amable con los pasajeros; cuando se hace el “sing on”, existen una serie de trainings acerca de la seguridad del barco, de los tripulantes y pasajeros y se cuenta con un médico ante cualquier eventualidad.

Anécdota y fecha de presentación

A modo de anécdota relató que una vez estaba tocando con un cantante y dando vueltas las partituras “se me cayeron abajo del escenario y fue imposible recuperarlas, el miedo me invadió, ya que no tenía la música para el segundo show, pensé lo peor. Le dije al cantante, esperando algún reto, pero no fue así, por suerte tenía copias de las partituras”.

Por último, se pueden contactar vía Instagram, @chino_piazza o a su Whatsapp personal. Para aquellos interesados en conocer esta propuesta innovadora, recordemos su presentación el 7 de diciembre en “Domus Artis”, (Triunvirato 4311) para la gente de CABA y aledaños.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close