N° de Edición 7271
La Matanza

Por votación de los televidentes: Un matancero ganó Cuestión de Peso

TESTESTE

Retutu
Gastón Villegas, líder de la banda de cumbia “El Retutu”, se coronó campeón este miércoles en la gran final del programa de El Trece. Tras bajar más de 130 kilos, el año pasado se le colocó un by-pass gástrico que le permitió mantener su peso. Se llevó 25 mil pesos en una tarde soñada en el teatro Astral, desde donde se transmitió la última emisión del ciclo.

Nora Adámoli
Noraadamoli.nco@gmail.com

El joven, padre de un niño adorable llamado Matías y de novio con Florencia, otra exparticipante del programa, descendió 136,5 kilos durante el tratamiento que inició en 2011. Desde ese momento, cumplió con disciplina y sacrificio y aprendió a alimentarse correctamente para no volver a caer en la obesidad. Es conocido también como “el hombre récord”, ya que fue quien más kilos bajó.

“Tutu”, como lo apodó Claribel Medina (desviación del sobrenombre que recibe por ser el cantante de la banda “El Retutu”) definió la final frente a Yanina, una participante de 2012.

En el resultado global de la votación frente a ella y los otros dos finalistas obtuvo el contundente respaldo del 45,83 por ciento del público. Como premio, se llevó un cheque por 25 mil pesos y el trofeo de campeón.
El principal problema de Gastón con la obesidad era la imposibilidad que sentía para alimentarse y dormir correctamente durante las giras. Finalmente, gracias a la ayuda del equipo médico, comandado por el Dr. Alberto Cormillot, pudo encontrar la llave maestra y así educarse.

Al comenzar su experiencia en el programa, confesó que comía casi 1 kilo de carne por día, pero con lágrimas en los ojos admitió: “¡Quiero cambiar!”. Y con la ayuda profesional, el músico de Laferrere logró salir de sus 246,5 kilos iniciales para estabilizarse en los 110.

“Voy a confesar algo: un tiempo atrás, cuando la obesidad me había superado, pensé en matarme muchas veces. No quería más a la vida.Tampoco a mí. Fue una lucha dura”, confesó. “Estaba arrodillado ante la enfermedad. Pasaba el día comiendo en la cama, como esperando la muerte”, reconoció anteriormente el joven de 30 años.

Tras el tratamiento, agregó: “»Me quiero y me cuido. Descubrí que soy lindo. Me puedo comprar ropa, vestirme bien. Antes no podía ni ir a buscar a mi hijo al colegio y ahora sí».

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba