N° de Edición 6809
La Matanza

Pobreza en La Matanza: “realmente nos está matando el hambre, por eso la mayoría se va a los robos o a la droga”

Pobreza en La Matanza: “realmente nos está matando el hambre, por eso la mayoría se va a los robos o a la droga”.

Militantes de Unidad Piquetera se reunieron para denunciar las carencias que se viven en los barrios de La Matanza. La asamblea fue en Villa Celina con Juan Marino, precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos.

Rose Mary comenzó contando su situación actual. “Soy madre de cuatro hijos. Las personas mayores aguantamos el hambre, pero los niños necesitan el alimento: la leche, la fruta, y la carne. Hoy en día no se puede comprar la carne. Antes a veces comíamos un asado, un bife, pero hoy en día no se puede. Comemos arroz con huevo. Con lo que va a subir ahora el gas, está mucho peor”.

“No se puede comprar nada. Tenemos que ir a comprar ropa usada, zapatos que están quemados y por eso duran poco tiempo, eso es lo que se ve acá. Somos muchas las madres que no podemos pagar el alquiler ni comer bien”, aseguró la vecina.

La madre de familia criticó: “Macri va a los ricos. ¿Y los pobres qué? Aquí en Matanza se ve mucha pobreza”.

“Nuestros niños quieren jugar, falta una cancha que sea del Estado. Hay canchas que cobran por hora, y a mis hijos les encantan las canchas, pero yo no puedo darles para que jueguen. Tengo que pagar el alquiler, comprarles cuadernos”, comunicó la militante.

La activista continuó: “Ellos quieren jugar. ¿Y qué hacen? Juegan en el cuarto, porque no tienen dónde. Hay varios niños jóvenes que quieren jugar, hacer campeonatos con escuelas; todo se paga, pero hoy en día no podemos pagar eso”.

“Las mujeres siempre estamos luchando para que nuestros hijos tengan algo para comer, aunque nosotras no comamos nada. No tenemos tiempo ni para comer bien, ni para vestirnos bien. Siempre estamos en la cocina o lavando ropa. Lo viví en mi niñez y ahora lo estoy viviendo como madre”, dijo la afiliada, destacando la labor materna.

La vecina transmitió su rutina de todos los días: “Lo que hago es llevar a los chicos a la escuela y me voy a vender hasta las cuatro y media. Un jugo y un pedacito de pan es lo que como en el día. Normalmente trato de cenar con ellos, preparo cualquier cosa. Todo lo hago por ellos”.

“Las madres somos las que más sufrimos y más estamos con los chicos, a veces los padres no quieren entender eso. También necesitamos que los padres luchen por los chicos, y hay padres que lo hacen”, reconoció la madre de familia.

Además la militante detalló la situación de urgencia en la que se está respecto a su vivienda y la dificultad para conseguir alojamiento donde acepten niños. “Una pieza de alquiler está 3 mil o 4 mil, yo estoy pagando 6 mil porque uso una pieza de cocina y otra pieza de dormitorio. Mis cuatro hijos y yo dormimos ahí. Tengo que ver que mis hijos tengan un lugar, no podemos vivir como sardinas. He visto madres que caminamos de alquiler en alquiler, no podemos conseguir piezas”.

“Vidal nunca ha ido a las villas, nunca preguntó qué necesidad tenemos o qué es lo que nos falta. No saben si estamos inundados, no saben lo que vivimos las madres”, reprobó la activista.

La afiliada denunció: “En provincia realmente nos está matando el hambre. Por eso la mayoría se va a los robos, a la droga, porque eso te deja plata. Es lo que se ve en el barrio. Y entonces los chicos aprenden a robar y a drogarse. Pero las madres no queremos eso para los niños. Tiene que haber más seguridad, pero no vienen mucho a las villas. Esto es desde que asumió el gobierno de Macri y Vidal”.

Además estuvo Gladys hablando frente a frente con el precandidato a diputado. “Hay tiempos que no tenemos ni qué comer. Y lo poco que tenemos a veces, de poquito en poquito lo damos a cada uno. Y a veces nos unimos entre todos los hermanos que estamos en la isla, dándonos la mano los unos a los otros, aunque sea para hacer una olla común. No tenemos nada, y nadie se acuerda de nosotros”.

“A mi esposo lo interceptaron viniendo a casa con un cuchillo y le sacaron el auto. Esa era su herramienta de trabajo para llevar los alimentos a mis hijas, ahora no tiene trabajo, hace changas por acá y por allá. Yo trabajaba empujando un chango hasta la feria de la salada, vendiendo. Tres veces me han quitado el chango, ya no tengo en qué trabajar”, explicó la vecina sobre la inseguridad que sufre su familia.

La militante reveló todo lo que tiene que hacer para que sus hijas accedan a la educación: “No hay clases en la escuela de mis hijas, porque no hay gas, ni agua, ni comida. Tuve que buscarles otra escuela por Capital, y hasta ahí tenemos que tomarnos colectivo y después caminar por el frío para llevarlas, porque escuela de barrio no hay”.

“Sé que en la escuela comen, pero llegan a casa, me piden comida y yo me la tengo que aguantar, no tengo nada para darles. Mi marido y yo estamos sin trabajo. ¿Qué podemos hacer? Cuando nuestros hijos ven las necesidades que nosotros no podemos cubrir, ellos salen a delinquir. No les queda otra cosa, porque no tienen qué comer. No es que roben por vicio, es el hambre”, expuso la activista.

La afiliada también hizo saber la falta de movilidad que los afecta. En esas zonas cuando hay una emergencia se ven obligados a recurrir a un remis particular, si es que hay. “Los colectivos no se meten mucho en el barrio y tenemos que caminar.  Algunos no saben cuál es la necesidad de cada persona, nosotros donde vivimos carecemos de muchas cosas”.

“A veces nos hace llorar ver a nuestras criaturas que nos piden un pan y no tenemos. Y eso a mí me duele demasiado”, finalizó la madre de familia.

Fuente y fotos: youtube.com/user/videostpr

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close