N° de Edición 6870
La MatanzaUNLAM

Nuevos despidos en la UNLaM: persecución gremial a docentes

sidulam-1

Nuevos despidos en la UNLaM. El NCO entrevistó a Alejandro Rogers, Secretario Gremial de SIDUNLAM (Sindicato de Investigadores y Docentes de la Universidad Nacional de La Matanza) sobre los despidos de docentes en esa casa de estudios.

Por Emilio González Larrea

¿De nuevo docentes despedidos en la UNLAM?

      El 30 de diciembre a las 18.30hs. por mail, el Departamento de Salud les comunicó a 17 docentes de la carrera de medicina que no los iban a incluir en  la etapa que comenzaba en enero del 2017; el 2 de enero comenzaron los despidos. Es necesario destacar que 14 del total de los despedidos pertenecen a nuestro sindicato, lo que configura un caso evidente de persecución gremial, entre ellos está el Secretario General, vocales, vocales suplentes y afiliados, es decir que buscan descabezar nuestra organización gremial. Es justo decir que también despidieron a algunos afiliados al gremio oficialista ADUNLAM.

¿Han podido tomar contacto con las autoridades de la universidad para recibir alguna explicación  del hecho?

No. La dirección de la universidad se niega a reconocer nuestro sindicato y también se niega a hablar con la federación gremial universitaria que integramos, la CONADU que es una de las organizaciones  nacionales de los trabajadores universitarios. Cortaron por su parte el dialogo.

 El año pasado también hubo despidos, entre los cuales estuviste vos…

Sí. Desde  setiembre del 2015; entre despidos directos, jubilaciones forzosas y aprietes para que renuncien, han expulsados de la universidad a cerca de 60 docentes. Gustavo Duek, el secretario académico, se encarga de perseguir a los docentes y apretarlos para que renuncien o se desafilien  de nuestra organización gremial, los llama a reuniones, como es el caso de una coordinadora del curso de ingreso a la Universidad que le planteó que su tarea era incompatible con pertenecer a  SIDUNLAM. Ha declarado que él va a expulsar de la universidad a todo aquel que haga planteos de reclamos gremiales.

Los despidos son exclusivamente de la carrera de medicina. ¿Por qué?

Nuestro análisis es que se quiere abandonar el marco teórico en que está inscripta la carrera de ciencias médicas de la UNLAM. La carrera tiene una currícula innovadora, no tradicional, que fue aprobada en el 2015 por la CONEAU, que es el organismo que califica a las universidades. Están desarmando un contrato que hicieron con los estudiantes al ingresar a la carrera, de darle una determinada formación en las ciencias de salud. Por ejemplo, quien ingresaba  tenía en los primeros años una materia que se llama FSH (Formación del Ser Humano) en la cual se relacionaba las materias de Genética y Embriología, la daban docentes de enorme prestigio nacional e internacional como el genetista Víctor Penchaszadeh, quién está entre los despedidos del primer grupo. Ese grupo prestigioso de docentes que daba la materia, fue remplazado por docentes no calificados para ello, y así desarticularon  la materia que era básica en la carrera, orientada a la medicina social.

Concretamente ¿cuál es el cambio en la carrera que se produciría con estas modificaciones que introduce el departamento de Salud de la Universidad?

Con respecto a la carrera se modifica el perfil del profesional médico que se forma. La carrera se creó con el objetivo de formar un médico comprometido con lo social, que supiera trabajar en equipos interdisciplinarios y ahora están apuntando a una mala copia de La UBA, un médico tradicional, aséptico, sin integración en el contexto en que ejerce su profesión. Una de las características principales de esta carrera con currícula innovada como decimos, es que se daba una relación muy directa entre el docente y los alumnos, se ejercían tutorías donde se hacía un seguimiento personalizado del desarrollo de los alumnos en el aprendizaje, lo que genera vínculos y conocimientos diferentes de las clases magistrales como se da en la UBA para 150 estudiantes. Además  desde el principio se buscaba integrar a los estudiantes con los trabajadores de salud de la zona e instituciones sanitarias  de la comunidad. Esto también se está desvirtuando. Esta carrera está por cumplir 6 años, todavía no tenemos egresados de ella.

A ustedes no se les reconoce y se los persigue, pero existe otro sindicato docente en la Universidad. ¿Por qué se da esta dualidad?

El otro sindicato, ADUMLAM, es oficialista, subscripto o adicto a la dirección de la Universidad. El rector Martínez no tiene la costumbre de dialogar, de escuchar temas que lo cuestionen, de abrirse al debate de la política universitaria. Esta no es una universidad democrática, no hay disenso, no se admite la oposición, como dijo el secretario académico Gustavo Duek, en un audio que anda circulando en las redes sociales, él se iba a encargar de quien hiciera política gremial para que no siguiera más en la Universidad y eso es lo que está haciendo con estos despidos. Esta falta de democracia no es solo para los docentes, también sucede con los estudiantes a quienes no se les permite participar y debatir sobre las cuestiones de la vida universitaria. Quieren una universidad aséptica, que no se opine de cuestiones políticas, que no exista la crítica, va contra toda lógica del funcionamiento de las universidades en la historia del país.

¿Cuál es la situación laboral de los docentes en la UNLAM?

El 90% de los docentes  están precarizados, con contratos renovables cada cuatro meses. Pero nosotros tenemos un convenio firmado por la Universidad, homologado por el Ministerio de Trabajo que, a pesar de estos contratos, cualquier docente con dos años de antigüedad pasa a revistar como docente interino y no se le puede disminuir las horas laborales y menos despedir, como han hecho en todos estos casos, desconociendo el convenio laboral. Usan la metodología de cesar los contratos, para despedir y no les importa que se judicialice el tema. En mi caso me despidieron en febrero de 2016 y como proteste, me lo comunicaron en marzo por medio de una carta documento. En abril con los abogados del gremio, presentamos un recurso de amparo con una cautelar para la reposición inmediata en el cargo, pero si bien siguió el recurso de amparo, la cautelar para la reposición inmediata me contestó en diciembre del año pasado la justicia – a los 9 meses- que no era urgente. Todavía estoy esperando volver a mi trabajo. Esa es la justicia laboral que tenemos, y ellos  lo saben, por eso no  les importa que hagas juicio cuando te echan.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Un comentario

  1. Lamentable que un proyecto tan necesario para la salud (y que debería ser imitado en la formación de todo/a trabajador/a de salud, ) sea desmembrado de esta forma, formas ya conocidas e implementadas en trabajo social hace unos años atrás (40 docentes despedidos y estudiantes amedrentados y golpeados) y mas recientemente con medicina, reduciendo horas, persiguiendo y amenazando y si no se adecuaban, llegaba el despido. Ese apriete lo sufren también los estudiantes, no solo de medicina, de todas las carreras.Confío en que se podrá revertir esta situación.La UNLaM deberá entender que la democratizacion de las universidades, no es un capricho de unos/as locos/as, es un derecho de todos/as los que conformamos el ámbito educativo universitario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close
A %d blogueros les gusta esto: